Cientos de personas se reunieron hoy para honrar a Luciano Pavarotti en Italia

Cientos de personas se reunieron hoy jueves por la noche en la plaza principal de Módena para despedir a Luciano Pavarotti, cuyo vibrante do de pecho y carisma inigualable lo convirtieron en uno de los cantantes de ópera más festejados desde Caruso.

El público aplaudió en señal de respeto mientras el féretro con los restos del tenor era introducido a la catedral de su ciudad natal, donde se programó el funeral para el sábado.

Pavarotti murió hoy jueves por la madrugada a los 71 años tras batallar un cáncer pancreático durante un año. Aunque Pavarotti conmovió al mundo entero con lo que un admirador llamó "la última gran voz" de la ópera italiana, su legado va mucho más allá de este género.

El tenor colaboró con cantantes clásicos e iconos del pop de igual modo para llevar la ópera a las masas, rescatando el arte de la oscuridad intelectual en el proceso.

De muchas maneras, Pavarotti cumplió con los requisitos que la imaginación popular atribuye a un astro de la ópera. A menudo usaba una colorida bufanda y un sombrero, y aunque no siempre tuvo barba, era difícil imaginarlo sin la suya.

Su corpachón y un restaurante en su propiedad en Módena eran testimonio de su apetito de gourmet. Pero por encima de todo, su voz absolutamente cristalina, apreciada por su dicción, lo convirtió en el tenor más elogiado desde Caruso.

"Pavarotti era la última gran voz italiana capaz de mover al mundo", dijo Bruno Cagli, presidente de la Academia Nacional de Santa Cecilia en Roma.

Fuente: Prensa.com

Related Post