Circo Baobab, el primer circo aéreo de África en el XI FITB

157 0

A 15 metros de altura, los acróbatas interpretan un mito popular de África, según el cual los humanos les robaron la música a los chimpancés.

Es una mezcla entre el circo tradicional y la cultura guineana, tan rica en percusión, danza y música. Según su inspirador, Pierrot Bidon, en Guinea hay personas que «hacen circo sin saberlo», puesto que existe una gran tradición de danza, música y acrobacias. Pero con el Circo Baobab los guineanos han conocido un concepto que no existía ni en su lenguaje.

Este circo, creado en África, se presentará en Bogotá en el tradicional festival y aunque suele presentarse al aire libre, debido a las lluvias bogotanas, estará en el coliseo cubierto El Campín.

Así lo decidió Isabelle Sage, directora de producción de la compañía, quien visitó Bogotá recientemente para cuadrar varios detalles técnicos. “El baobab donde los intérpretes africanos hacen sus acrobacias consta de ocho ramas hechas de una madera muy fuerte llamada ‘esteca’.

“Estarán fijadas en un soporte metálico”, cuenta. La estructura será traída en barco desde África. “Estuve mirando dónde se va a ubicar el público. También la potencia eléctrica del coliseo”, dice Sage.

El grupo no se preocupa por la iluminación del montaje, ya que están acostumbrados a presentarlo de día y al aire libre. Por esto, la organización del festival será la encargada de conseguir las luces. Se basarán en una carta técnica que trajo Sage. La música será interpretada en vivo por miembros del grupo.

El Circo Baobab

En la antigüedad el hombre no conocía los tambores, que eran propiedad de los chimpancés. Un día, Saudieu, un cazador, les pone una trampa a los monos para robarles sus instrumentos. Desde ese momento, los animales se dan golpes en el pecho para tratar de imitar el sonido de la percusión.

Esta es la historia del mito que este circo interpretará en Bogotá durante el XI Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que se celebrará del 7 al 23 de marzo del 2008.

La compañía nació hace nueve años, cuando el director de cine Laurent Chevalire quería hacer una versión fílmica del mito africano. Pero debido a la dificultad de construir la historia, decidió realizar un documental, en el que utilizó diferentes acróbatas que fueron dirigidos por el artista francés Pierrot Bidon.

A Bidon le gustó tanto el trabajo de los intérpretes, que decidió formar con ellos el circo Baobab, el primero que se creó en África. Como los intérpretes eran de muy bajos recursos, además de tomar clases de acrobacias, recibían cursos de matemáticas, geografía e historia. La escuela todavía existe, pero trabaja separada de la compañía, que ha viajado a España, Italia, Francia, Inglaterra, Holanda, Polonia, Hungría, Grecia, entre otros países.

Esta es la primera vez que visitan Suramérica. “Íbamos a venir para el Festival del 2004, pero tuvimos inconvenientes”, dice Sage. Ella abandonó la semana pasada Bogotá y regresará en marzo con este espectáculo que está basado en un árbol en el que se reúnen los guineanos cada vez que ocurre un suceso importante para la comunidad.

Fuente: El Pais

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados