Colombia anfitrión del FITB más grande del mundo, trayendo lo mejor

Colombia, el anfitrión del festival de teatro más grande del mundo, será protagonista indiscutible de esta fiesta. Por eso trae a diez de las salas bogotanas lo mejor de las artes escénicas del país desde lugares tan diversos como el Litoral Pacífico, el Valle del Cauca, Antioquia, Boyacá, Cartagena y Bogotá. Los espectadores se sorprenderán con montajes y géneros variados que reflejan la pasión nacional, los colores, olores y tonalidades que caracterizan a una nación de infinitas culturas y razas que jamás dejará de sorprender.

Ser el anfitrión de un festival que con el paso del tiempo toma cada vez más fuerza y se vuelve un escenario indiscutible para directores, actores, dramaturgos, periodistas, amantes al teatro y a la cultura, ha sido una gran oportunidad que las compañías colombianas han utilizado para crecer y afinar. Por eso, a treinta y dos días del arranque oficial del XII FITB, las cuarenta y dos compañías colombianas que tendrán el honor de estar dentro de la amplia programación de sala ya están con motores encendidos y no paran de ensayar sus obras una y otra vez, todo para cumplir con el gran objetivo de satisfacer al público que espera ver lo mejor de las artes escénicas nacionales sobre las tablas.

Si de géneros se trata hay para todos los gustos; los amantes de lo unipersonal podrán disfrutar de un novedoso debut con luces, música, cine, video y una excelente actuación en A solas con Margarita Rosa, donde la reconocida actriz y cantante Margarita Rosa de Francisco contará la historia de su propia vida. A través de la comedia negra, Noëlle Schonwald hará un retrato cómico acerca del problema de la violencia, en el que despertará distintas provocaciones entre los espectadores con la obra Aurora, donde la música es el principal hilo conductor. Patrik Delmas, dirigirá Un sabor a Boris Vian, un montaje divertido y surrealista a partir de la obra del reconocido escritor francés, en la cual la libertad y la censura son los temas centrales.

Las niñas no elevan cometas será otra puesta en escena unipersonal que pondrá en duda la crianza típica que se le da a las mujeres en las familias colombianas, resaltando los valores y la importancia del papel de la mujer de una manera amena e improvisada. Al tema familiar se une Columpio de vuelo, obra en la que se reflexiona sobre la violencia, las pérdidas humanas y el paso inevitable del tiempo. Y no podía faltar el talento de la reconocida actriz Alejandra Borrero con Pharmakon, un curioso montaje en honor a uno de sus maestros y mejores amigos (Carlos Mayolo), a quien encarna en este papel para revivir parte de su vida entre poesía, fantasmas y recuerdos que muy seguramente lo conmoverán.

El drama también estará presente, y en la obra El testigo o Libro de los prodigios, proveniente de Villa de Leyva, una historia antigua donde la memoria de Juan de Castellanos es todo el espacio escénico, protagonizada también por la estética y varios tipos de música. El último viaje del libertador, pondrá en escena los momentos más determinantes que hicieron parte del portentoso paso por la tierra de Simón Bolívar,.

La poesía del teatro Varasanta también hará lo suyo con Fragmentos de libertad 200 años, un montaje que le propone al espectador una manera diferente de verse como colombiano más allá de cualquier formalismo a través de la poesía y basado en las historias de los héroes de la patria. Y desde el Litoral Pacífico viene La Lección de piano de la selva, una conmovedora historia que destaca la importancia de la cultura afro americana y representa su histórico y doloroso pasado de una forma muy visual.

Como la traición hace parte del drama de la vida diaria, la obra Los Demonios esta lista para trasladarlo al pasado y para que piense en la lamentable capacidad de destrucción del ser humano y la disyuntiva entre el bien y el mal. Esta obra, está basada en la impresión que le produjo a Dostoyevski un hecho sucedido en Moscú a finales de 1869, cuando un líder nihilista, Sergei Nechayev, instó a cuatro de sus seguidores (congregados en torno a una célula revolucionaria de cinco personajes) a matar al quinto integrante como sospechoso de una traición inventada.

La guerra también es sinónimo de drama y la obra Los ejércitos, basada en la novela de Evelio Rosero (Premio Tusquets de Novela 2006) es una una historia de combate, dolor y olvido que despierta sentimientos en los espectadores acerca de todo lo inconcebible que a diario ocurre en la vida, más, en un país como Colombia. Y como a veces vivir en pareja también resulta ser todo un drama, llega Una historia de amor, obra escrita por el reconocido actor Enrique Carriazo en la cual un hombre y una mujer, a pesar de amarse, no pueden dejar atrás su pasado. Dentro de esta categoría está también un drama no convencional, representado por la puesta en escena ¡Haberos quedado en casa, capullos!. De manera novedosa y sorprendente, los directores Manolo Orjuela y Marc Caellas llevan al público por un recorrido de cuatro escenarios naturales en donde, de un modo impredecible, el espectador resulta siendo parte de lo que ocurre en esta obra en la que participan Mario Duarte y Patricia Tamayo como actores, entre otros.

La tragedia quiere tener parte en el festival y por eso desde Medellín viene Hécuba y las troyanas, un claro reflejo de la historia de Eurípides en Atenas, en el cual el destino de las mujeres y el machismo de la época son los protagonistas. Poniéndole un poco de humor a la tragedia, vale la pena mencionar la tragicomedia, que este 2010 llega cargada de espectáculos nacionales entre los que esta El autor intelectual, obra en la que a través de una ventana, el público será testigo de un extraño y cómico conflicto familiar que posiblemente nos haya ocurrido a todos alguna vez.

El casamiento, dirigida por el reconocido Pawel Nowicky, es otra muestra de los típicos líos familiares donde un matrimonio entra en dificultades luego de que el hombre regresa de la guerra a un hogar completamente diferente al que había dejado, y además es obligado a renovar sus votos matrimoniales. Otro espectáculo representante de Medellín es El Mediumuerto, donde el rollo de un mentalista cautivará a los espectadores a través de un retrato vívido, oloroso, burlesco y poblado de personajes populares colombianos que actúan al ritmo de sus conveniencias.

Ningún festival que se respete deja de lado alguna obra de Beckett, En esta ocasión el turno para esperar a Godot será de la compañía El anhelo del salmón. Para complementar esta cuota, llega desde Cali la obra Orgía, una adaptación del texto original de Enrique Buenaventura hecha por Beatriz Monsalve, en la cual es protagonista una vieja dama llena de problemas en el presente, que pretende taparlos reviviendo obsesivamente su pasado glorioso, de una manera simpática pero extraña.

La comedia en su esencia también quiere llevar la delantera, por lo cual trae piezas teatrales como El atolondrado de Moliére, una divertida historia de un hombre mayor y torpe que se la pasa estropeando los planes que le tienen sus allegados a su favor y reúne sorpresas e ingenio. Meseras también se suma al humor teatral y, en medio de sus propias historias y las de sus clientes, cuatro mujeres hacen un retrato atrevido, crudo y divertido de sus sueños, esperanzas y tribulaciones.

Dirigidos por Diego León Hoyos, Nicolás Montero y Coraima Torres ponen en escena Pequeños crímenes conyugales, la historia de amor de una pareja que ya cumple quince años de casados, que se quiere, se cuestiona, se tortura y se hace daño sin saberlo. Y Como el clown también es un género experto en sacar sonrisas, llega La cita, una obra en la que el protagonista tiene en mente el encuentro romántico ideal y soñado, pero al preparar su casa se topa con una serie de obstáculos sutiles pero simpáticos de los que seguro el público se burlará. Pero además habrá teatro documental, dentro del que clasifica la obra Amor es…, pieza que analiza la forma en la que se aman las parejas comunes y corrientes y pretende dar una respuesta a lo que realmente es o puede ser ese revelador sentimiento.

La farsa, ese género que sabe persuadir al espectador por su fuerza en las historias, también estará presente con obras como Nuestras vidas privadas, una sátira a la doble moral y al supuesto bienestar que trae consigo el progreso al interior de una familia que se debate entre el parroquialismo pueblerino y la modernidad urbana. A esta clasificación se suma Pathelin, una farsa francesa del Siglo XV de autor anónimo, en la que un abogado andrajoso y pobre intenta salir de la miseria y el público es testigo y partícipe de la fiesta que viven los personajes.

El teatro como tal tiene una fuerte y muy novedosa presencia con montajes como AdentroLacasaAfuera, donde herramientas expresivas como el video, el sonido y la actuación convergen para crear una experiencia de múltiples niveles formales y narrativos. La vida es sueño, la tradicional obra de Pedro Calderón de la Barca, se presenta esta vez sobre las tablas dirigida por el joven y talentoso Pedro Salazar, esta vez acompañada de elementos escénicos llamativos y novedosos que atrapan a sus espectadores, y la adaptación que mario Duarte hace de la novela de Welsh y de la película de Boyle, Trainspotting, innova con una puesta en escena en la que actúan cuatro personajes que se sobrellevan, sobreviven, sobre-beben, sobre-cogen y, sobretodo, se sobre-pasan.

Y si de estrenos se trata, sin duda la trilogía Cien Días, de los directores Fabio Rubiano, Ricardo Sarmiento y Javier Gutiérrez, la sacará del estadio (o del teatro, más bien). Tres obras diferentes, Cien días I, “Sara dice…”; Cien días II, “Te equivocaste al decir no…” y Cien días III, “…En una azotea sin lotos”, todas con un común denominador: ser parte de la historia original de M. Saguru, escritor y piloto japonés desaparecido en la segunda guerra mundial, la cual sucede en Nagasaki, Japón, después de los bombardeos atómicos ordenados por Estados Unidos. Y de los reconocidos hermanos Abderhalden, de Mapa Teatro, llega el estreno Los santos inocentes, una pieza de la cual sólo conocemos la frase con la que Rolf y Heidi quieren intrigar al público: “En toda fiesta está metido el enemigo” (Frase de un Santo Inocente).

El teatro físico se une a la fiesta con Entre mortales, un espectáculo teatral que tiene también ingredientes de lo contemporáneo y de lo gestual, y cuestiona asuntos como el nacimiento, la vida, las creencias, los paradigmas, las pérdidas y los encuentros. El teatro musical no se quiere quedar por fuera, por eso llega La ópera de los tres centavos, escrita por Bertold Brecht, para examinar temas como el de la miseria usada como mercancía y el de la importancia única del capitalismo, pero en Colombia, con el propósito de hacer reflexionar atractivamente a los espectadores sobre el presente, en medio de melodías. Y si de rememorar personajes de otra época se trata, la pieza ElegíaA…Lorca le abre paso a imágenes evocadoras del arte pictórico y escultórico de la época de Federico García Lorca, a través de la historia de un hombre que busca desesperadamente a este personaje original en tiempo pasado y presente a la vez.

De igual manera, la danza y su característica armonía se verán en obras como Dúo ¿en qué lugar de la mente están las ideas…?, una reflexión sobre el acto creativo a través del lenguaje del movimiento, y La razón de las Ofelias de Tino Fernández, que nace de una relación íntima y personal con la esquizofrenia como experiencia del mismo director, que se une a este grupo para expresar ese duro estado de manera artística, distinta y cautivante hacia su público. Pero claro que tampoco faltará el sesudo y a la vez sensible Álvaro Restrepo del Colegio del cuerpo, que estará en programación con Palabrademar, un homenaje a la poeta Martinica Aimé Césaire en un espacio no convencional, en el que el público estará itinerante y hará parte de la obra, que es casi una “instalación coreográfica”.

Y para cerrar este importante bloque hay que mencionar que ahora los títeres ya no hacen parte de la programación infantil exclusivamente, pues entran en la programación Los Títeres porno “Una experiencia artística con escenas de sexo explícito”, y desde Medellín vienen con curiosos muñecos y una obra compuesta por seis cuadros sólo para adultos en la que entre strip tease, historias de animales y personajes cómicos, los asistentes morirán de la risa. Además, se suma una orquesta show de gran formato, Big Band Ensamble, que con 22 maestros de la música contemporánea, interpreta los grandes hits de la Billo’ s Caracas Boys, Pacho Galán, Lucho Bermúdez y composiciones estelares de las grandes Big Bands Americanas como Duke Ellington y Gleen Miller Band.

El mejor cartel teatral colombiano estará desde el 19 de marzo hasta el 4 abril protagonizando una fiesta que indudablemente el público no se podrá perder, pues éste variado menú le apunta a todos los gustos.

Fuente: Festival de teatro

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.