‘Coraline y la puerta secreta’ ya la puedes disfrutar en 3D

202 0

A través del arte único y milagroso de la tercera dimensión, los personajes de esta película cobran vida en medio de la aventura, la fantasía y el miedo.

Holly solía llegar a casa después del colegio y se sentaba en las rodillas de su padre para contarle historias mientras él escribía. La mayoría de estos cuentos se basaban en niñas como ella, cuyas madres eran secuestradas por brujas malvadas que se parecían mucho a sus madres. Su padre intentó buscarle un libro que tuviera el mismo tipo de historias, pero al no encontrarlo decidió escribirlo y así surgió Coraline.

El escritor Neil Geiman, responsable de la génesis de esta niña e inspirado por los recuerdos de infancia, y el director Henry Slick, el mismo de El extraño mundo de Jack, imaginaron esta emocionante película de animación llena de suspenso, que es la primera en ser concebida y fotografiada en 3D.

Si bien la película está clasificada para todos, habría que tener en cuenta que el terror también existe en la animación y que a pesar de la extraordinaria realización y de la belleza de cada escena no está destinada para niños sensibles a los miedos propios de la infancia.

El filme cuenta la historia de una niña, Coraline Jones, que se muda con su familia de Michigan a Oregon. Al llegar a su nueva casa, nada le parece divertido, extraña a sus amigos y se aburre entre unos padres que no le prestan la debida atención. En su búsqueda de entretenimiento conoce a sus vecinos, unas excéntricas actrices británicas, Miss Spink y Miss Forcible y al señor Bobinsky de origen ruso quien guarda remolachas en sus bolsillos, no menos raro que ellas. Asimismo, se cruza con Wybie Lovat, un niño de su edad con el que establece una amistad de amor y odio.

Cuando ya nada más la podía sorprender, encuentra una puerta secreta en su casa que conduce a un extraño túnel. Al otro lado encuentra una vida paralela y así como en el mito de la caverna de Platón, el mundo de Coraline se desdobla en dos. Descubre una versión alterna de su existencia pero en versión mejorada, con mucho más color, banquetes de platillos calientes y suculentos donde ella es el centro de atención. Sus otros padres son casi idénticos a sus padres reales, sólo que éstos tienen botones cosidos en lugar de ojos. “Es el tipo de metáfora que permite varias interpretaciones, afirma el escritor Neil Gaiman. “Son todas correctas, los ojos son las ventanas del alma, por ejemplo los romanos ponían monedas en los ojos de los muertos”.

Siguiendo el dicho popular de que el plato del vecino es siempre mejor, la curiosa Coraline lo refuta y se da cuenta con el tiempo de que su vida real sabe mejor. En realidad, su viaje fantástico se convierte en una verdadera pesadilla.

La película es como una escultura teniendo en cuenta los años de trabajo que implica la tercera dimensión. Coraline y la puerta secreta es un espectáculo de imaginación y de tangibilidad que logra atrapar la mirada y el corazón.

Fuente: El Espectador

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados