Coro Ortodoxo de Moscú cantará en la Biblioteca Luis Ángel Arango

78 0

Como ellos, pocos (hay quienes dicen que nadie más) pueden cantar en el mundo. La suya es una cualidad exclusiva de los coristas rusos y aunque varias pueden ser las razones que expliquen esta peculiaridad, lo cierto es que los bassos profundos del Coro Ortodoxo de Moscú alcanzan una octava por debajo de lo interpretado por cualquier cantante occidental. La oportunidad de oírlos en vivo será única e irrepetible, el próximo el miércoles 14 de abril en la Biblioteca Luis Ángel Arango y el 15 de abril en el Área Cultural del Banco de la República de Ibague.

Al igual que en la tradición cristiana de occidente, la Iglesia Ortodoxa de Rusia celebra una liturgia cantada de principio a fin; esta cualidad no sólo incentivó el repertorio coral a lo largo de su historia sino que desarrolló una inigualable técnica en sus cantantes bajos o bassos profundos. El canto coral litúrgico es algo afianzado en el pueblo ruso, sus intérpretes tienen una propensión cultural e intuitiva hacia la polifonía.

Se dice que durante los años 50 el gobierno de la URSS buscó que sus ideales políticos tuvieran eco en todas las manifestaciones artísticas. Por ejemplo, se rechazó toda relación o influencia con los movimientos musicales de occidente, y se opacó la creación de obras para solistas mientras que aquellas que tenían aire “comunitario”, como el canto coral, fueron bien recibidas por el público soviético.

Podríamos enumerar centenares de explicaciones para la riqueza tímbrica de estos músicos, pero poco importarían cuando se tiene el placer de oírlos. Sus conciertos, que incluirán obras propias de la liturgia ortodoxa, serán una oportunidad única de escuchar unas voces inexistentes en nuestro continente.

El Coro Ortodoxo de Moscú

Se formó en 1992 con los mejores cantantes de iglesias y monasterios de Moscú para interpretar servicios religiosos de fiesta y conciertos. Bajo la dirección de George Smirnov, desde sus primeras presentaciones llamó la atención del público y de la crítica especializada por la destacada interpretación de sus integrantes quienes alcanzan tesituras una octava más abajo que cualquier otro bajo; no sólo se considera uno de los coros más importantes de Rusia sino del mundo entero.
Año tras año participan en reconocidos festivales y concursos de música antigua como los festivales internacionales de Música Espiritual de Moscú, el de Música Espiritual de Marktoberhoff (Alemania)), el de Boston y las conmemoraciones al bicentenario de la Iglesia Ortodoxa de América, entre otros.

Son asiduas sus colaboraciones con artistas rusos de la talla de Irina Arkhipova, Artur Eizen y Alexander Vedernikov. Su repertorio abarca cantos litúrgicos anónimos, canciones folklóricas populares, y música de compositores rusos como Tchesnokov y Gretchaninov; cuentan con 11 grabaciones discográficas y regularmente ofrecen conciertos alrededor del mundo.

Fuente: Prensa BLAA

Otros links relacionados