Crónica de los ídolos vallenatos

108 0

El Folclor Vallenato a pesar de ser una expresión musical joven en la aceptación general cuenta con figuras que se pueden enmarcar dentro de la calidad de ídolos, por la aceptación popular que han tenido.

El fonógrafo, que es de reciente data en el historial musical Vallenato, ha sido el gran aliado para llevar a estos cantores al pedestal de los dioses del Olimpo.

Aunque ya pasamos de los 50 años, cuando por primera vez se prensa un disco con una canción Vallenata, 1943, discos odeón, Abel Antonio Villa, realmente esta práctica se masificó después del primer Festival Vallenato cuando los cachacos descubrieron el Folclor a través de este evento y llegaron en tropelía al Valle en busca de talentos, para llevarlos al disco.

El primer cantor vallenato que ostentó la distinción del ídolo fue el negro de la piel de ébano, Gilberto Alejandro Durán Díaz, quien a pesar de ser un discreto intérprete del acordeón, era un magnifico compositor y un gran hacedor de melodías, que con su potente voz y sus ‘Apa’, ‘sabroso’, característicos, cautivó a propios y extraños hasta el extremo que algunos lo creen el ‘Padre del Acordeón’, por ser el músico más popular de su generación.

En las postrimerías de los años 60 sucedió un auténtico revolcón, un movimiento que estremeció los cimientos sólidos del Folclor Vallenato, que se rehusaba mostrarse a la civilización.

Con los cambios estructurales que le hizo Alfredo Gutiérrez al modificarle el mensaje campesino de las letras de sus canciones por verdaderas romanzas, mostró Alfredo que con estas canciones también se podía serenatear, además, Gutiérrez le introdujo a esta música aditamentos musicales ajenos a ella, como la tumbadora, los coros, bajo eléctrico.

Este suceso le permitió a la música Vallenata entrar a escenarios que le eran prohibidos y causó mucho escozor entre los eruditos del folclor que sin embargo lograron que esta música fuera rechazada en algunas emisoras que tímidamente osaban sonar muisca del Valle.

A partir de este momento Alfredo Gutiérrez fue conocido en todo el plano nacional como ‘El Rebelde del Acordeón’.

El reinado de Alfredo Gutiérrez fue corto, ya que aparecieron otras figuras que le disputaron este liderazgo, como Oñate, Zuleta, Rafa Orozco y Diomedes Díaz, quienes fusionan lo tradicional con las canciones de los compositores que comienzan a figurar.

Es cuando irrumpe la colosal figura de Diomedes Díaz, quien ha sido el único artista de esta región que ha vendido más de un millón de discos de una misma producción. Ha llenado todos los escenarios del país donde se ha presentado por más de dos décadas, además de ser ovacionado todos los años por miles de seguidores en caminatas, desfiles conciertos y otros eventos, cada vez que lanzaba un disco al mercado.

Ante el ocaso de Diomedes Díaz por múltiples problemas y el lógico paso del tiempo, esta responsabilidad recae hoy en Silvestre Dangond, quien acaba de demostrar su calidad de ídolo con una multitudinaria caravana, con motivo de la salida de su más reciente disco ‘El Original’.

Lo esperaron en el aeropuerto vallenato y lo pasearon por todo Valledupar, hasta llevarlo al Parque de la Leyenda donde se concentraron 40 mil personas aproximadamente, sin contar los quedaron afuera ante la incapacidad física del lugar para albergar gentes venidas de todas las latitudes del país.

Este hecho es histórico, es indudablemente un referente para los demás músicos que quieran hacer este tipo de eventos en el futuro, además es un momento para que Silvestre Dangond reflexione sobre la responsabilidad que miles seguidores y los amantes del Vallenato le han delegado, que asimile bien este mandato popular, porque ante todo es un compromiso con la región, ya que los enemigos de la Cultura Vallenata están al acecho.

Fuente: El Vallenatero 

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados