Depeche Mode en Bogotá: el trío británico se lució con un concierto inolvidable

Martin Gore - El EspectadorSer fanático de una banda por espacio de décadas te despierta toda clase de sentimientos. Quienes adquirimos nuestros primeros discos de Depeche Mode a principios de los noventa, cuando la música habitual en las fm’s capitalinas era la de los primeros manifiestos del grunge, podemos entenderlo. El álbum Violator era completamente innovador gracias a ese sonido oscuro logrado a partir de un inteligente uso de los recursos electrónicos de su época, pero el conjunto originario de Basildon, Essex, ya comenzaba a interesarse más y más por los oscuros postulados del género alternativo antes de la publicación de Songs Of Faith and Devotion, inaugurando así un nuevo sonido que le haría ganar más adeptos. Y hoy, en el marco de su gira internacional Tour Of The Universe, logramos apreciar a una banda que cuenta con una legión de seguidores de todas las edades: quienes le siguen incondicionalmente desde los tiempos de A Broken Frame, uno de sus trabajos más bizarros y menos recordados, los del Music For The Masses o Violator, que fueron enormemente populares en todas las latitudes del planeta, los entusiastas de su era más alternativa y los más jóvenes, los de Exciter o Playing The Angel.

Más allá de ser un paradigma del denominado synthpop de los ochentas, independientemente de su aprovechamiento definitivo o no de la electrónica, Depeche Mode nos demostró en su concierto del pasado sábado que su música es absolutamente imperecedera, porque lo que predomina en ella es su belleza lírica, la ampulosidad sonora que el grupo siempre proyecta, el carisma descomunal de un Martin Gore que casi después de tres décadas de carrera se mantiene en estado de gracia, componiendo y cantando mejor que nunca, un Dave Gahan que ha logrado salir de todos los abismos y que a pesar de sus quebrantos de salud todavía demuestra una presencia abrumadora en el escenario, y un siempre discreto Andrew Fletcher, cumpliendo con las funciones de programación desde su teclado. Las puertas del Parque Simón Bolivar fueron abiertas a los más de veinte mil asistentes a eso de las 5:00 P.M., y la aparición de la banda britanica ocurriría a las 9:10 P.M, minutos después de la intervención del telonero local Angel Phase, que tocaría por espacio aproximado de media hora.

Con las notas de la canción “In Chains”, Gahan y compañía iniciaron un concierto donde se hizo un buen repaso a los temas emblemáticos de discos como Black Celebration, los ya mencionados Music For The Masses, Violator, S.O.F.A.D, Ultra, y su más reciente producción, Sounds Of The Universe, ya que del Exciter o Playing The Angel hubo pocos temas. Martin Gore fue uno de los protagonistas definitivos de la velada, pues interpretó un total de cuatro canciones, como la sorpresiva “Home”, original del álbum Ultra, que pocos esperábamos, y en la que se explaya el rubio con una estremecedora emotividad: “And I thank you, for bringing me here, for showing me home, for singing these tears”, para deleite de toda la audiencia. Otras en voz de Martin fueron la reciente “Jezebel”, y una sorpresiva “Somebody”, ya durante el encore, y que fue uno de los puntos álgidos del concierto para los seguidores más antiguos del conjunto. Una verdadera belleza. El rubio además conserva su voz más poderosa que nunca, y en pocos momentos se separó de su impresionante colección de guitarras, ya que las funciones de teclado ahora son casi todas asignadas a Peter Gordeno. La batería del austriaco Christian Eigner suena apabullante durante casi todo el concierto, dándole un punch más rockero al sonido de los tres ingleses. Fabulosos músicos de apoyo que al final también merecen todas las ovaciones.

Hay que destacar el estupendo sonido y la impresionante pantalla de leds que asombró a todo el aforo. Pocas veces vimos un montaje escénico semejante desde el concierto de Roger Waters en 2007 en términos tecnológicos, ya que la pantalla central del sábado funcionaba sin un sistema de proyección, a diferencia de las otras dos laterales menores que se ubicaron en sendos costados del escenario. Luego de la calma de “In Chains”, “Wrong” y “Hole To Feed”, el show se hizo cada vez más excitante, especialmente a partir de temas como ‘Walking In My Shoes”, apoyada por la reproducción de las imágenes de un cuervo majestuoso en alta definición. Para esta gira se recuperaron algunas canciones clásicas de Black Celebration como “A Question Of Time”, “A Question Of Lust”, o “Fly On The Windscreen” y a medida que avanzaba el show, la euforía aumentó con temas como “Enjoy The Silence” a la que se la han hecho nuevos arreglos, “Never Let Me Down Again” o “Stripped” con un Dave Gahan entregado al 100% y animando permanentemente al público, o la obligatoria “Personal Jesus”, en medio la plenitud máxima. Quienes habíamos consultado previamente el set list de algunos shows recientes, esperábamos clásicos “Master and Servant” o “Strangelove”, pero serían sustituidos por otros temas esenciales de Violator como “Policy Of Truth”.  Al final, Gahan y Gore se despidieron de la mejor manera demostrando sus grandes aptitudes vocales con una preciosa versión casi a capella de “Waiting For The Night”, sobre una sutil base de teclado.

El show de Depeche Mode, a pesar de las habituales dificultades logísticas y de las eternas limitaciones acústicas del parque Simón Bolivar, fue uno de los mejores conciertos que hemos podido presenciar en la capital a lo largo de los últimos años; un público a la altura, un show fastuoso, impactante y sobrio a la vez, donde el principal protagonista fue la buena música de una leyenda por derecho propio: una banda que con su música se ha mantenido al margen de todas las tendencias, siempre notoria, siempre genial. Seguiremos esperando que la administración inicie la construcción de un escenario adecuado para la realización de este tipo de eventos. Agradecimientos especiales a los organizadores y a los asistentes que acudieron al Simón Bolivar para disfrutar de una maravillosa velada sin mayores inconvenientes qué reportar.

Iván Torres.

Otros links relacionados

Amor Sincero se estrena en Venezuela

Por - 19/08/2010 3
La telenovela Amor sincero, realizada por Vista Productions para el canal RCN, llega a Venevisión, después de Pobre diabla (que…

Comments are closed.