James Rodríguez, Falcao García y ‘Teo’ Gutiérrez anotaron para la victoria 3-1 sobre los australes.

Colombia hizo historia este martes al vencer 3-1 a Chile, en Santiago, y agigantó la ilusión de clasificar al Mundial de Brasil 2014, tras jugar un partido memorable en el que fue superior a los australes de principio a fin, para quedar ahora con 13 puntos en las posiciones suramericanas.

Un planteamiento inteligente, con cambios osados, pero efectivos por parte del técnico José Pékerman, también merecen un capítulo especial en el monumental triunfo, logrado con goles de James Rodríguez, Falcao García y Teófilo Gutiérrez, todos en el segundo tiempo. Chile se fue en ventaja en la primera parte a través de Matías Fernández.

Una sola falla de Colombia bastó para que Chile cobrara. A los 41 minutos, los jugadores ‘cafeteros’ se quedaron esperando que el árbitro del partido, el peruano Víctor Carrillo, sancionara una falta sobre Edwin Valencia, y dejaron libre a Matías Fernández, un especialista en la media distancia, quien desde fuera del área disparó cruzado y con potencia, para vencer a David Ospina y decretar el 1-0 del partido.

Esta anotación, virtud del ‘10’ chileno por aprovechar el descuido colombiano, arruinó lo que había sido un primer tiempo impecable en defensa del seleccionado dirigido por José Pékerman. La concentración, el anticipo, los relevos y la buena entrega de la pelota eran hasta entonces las virtudes del visitante, que con todas ellas desconectó los circuitos ofensivos del local.

Tanto fue así, que Chile apenas tuvo dos remates al arco de Colombia antes de la anotación y solo tres aproximaciones, una de ellas en un tiro libre cobrado por Fernández. Y fue tanta la impotencia de los australes, que apelaron a la pierna fuerte al juego brusco, por lo que se quedaron con uno menos tras la expulsión del volante Gary Medel, a los 35 minutos, por darle un manotazo en la cara a Luis Amaranto Perea.

Precisamente, fue Perea el mejor colombiano en la cancha del estadio Monumental de Santiago durante la primera parte del juego, porque hizo todo bien, incluso hasta tirarse al pasto cuando fue agredido.

En funciones ofensivas, a Colombia le faltó la puntada final, estar fino en el último cuarto de cancha, porque con la salida por izquierda de Pablo Armero, los toques sutiles de Macnelly Torres y las incursiones explosivas de James Rodríguez, Falcao y ‘Teo’ tuvieron entre ambos tres opciones de anotar cuando el partido estaba 0-0.

El tanto chileno fue como un témpano de hielo para Colombia, que jugaba mejor y tenía un hombre más, pero perdía. Era hora de ver la estrategia de Pékerman y la categoría de los jugadores.

Los cambios ganadores de Pékerman

Y Pékerman demostró su sapiencia. Mandó a Juan Guillermo Cuadrado por Mario Yepes para el inicio del segundo tiempo. El cambio sorprendió a tirios y a troyanos, pero fue el primer aviso del seleccionador colombiano en su tarde de gloria.

Edwin Valencia pasó a ocupar el puesto del capitán como zaguero central y Abel Aguilar quedó solitario como volante de marca, mientras el recién ingresado se acomodó por la banda derecha.

Fue un acierto. Cuadrado rompió con su velocidad la defensa chilena, para que una y otra vez Colombia generara peligro, con Falcao y Teófilo, quienes seguían sin fortuna en la definición.

Pero, precisamente, a los 14 minutos, tras una falta sobre Cuadrado, fue James quien puso su sello de ‘crack’ y de tiro libre empató el partido con un golazo. Cobró de zurda y la pelota se fue al fondo de la red luego de besar el palo izquierdo.

Con el empate, Colombia creció en confianza y se apoderó de forma absoluta de la pelota. Dominó a Chile y se envalentonó por el triunfo. Entonces, Pékerman hizo su segundo cambio: mandó al campo a Aldo Leao Ramírez por Macnelly Torres. La orden era darle respaldo a Abel Aguilar, pero mantener el control de la pelota.

Y, como un designio divino, a los 28 minutos Aldo, como si fuera un consagrado número ‘10’ le metió un pase preciso a Falcao, quien definió por abajo ante la salida de Bravo ¡Goooollllll de Colombia!!!! El marcador se puso 2-1 y era el premio a un partido bien jugado por el equipo tricolor y muy bien pensado por Pékerman.

Faltaba el gol de la puntilla, el de asegurar la histórica victoria. Y fue de ‘Teo’, quien fabricó una pared con Falcao, recibió la pelota limpia y con un sutil disparo por abajo, cruzado, amplió la cuenta a 3-1 a la media hora del segundo tiempo. Goooooolllll, se oyó de nuevo.

El resto del partido fue de aguante para Colombia, para no cometer errores. Chile estaba confundido, entregado y sin respuestas para descontar. En medio de la alegría y la emoción que invadía al equipo, la expulsión de Abel Aguilar a los 39 minutos fue el lunar de un partido espectacular, y más que eso, histórico para la selección nacional.

El juego terminó y fue el momento de los abrazos, los saltos jubilosos y las felicitaciones mutuas. Para que la ilusión mundialista se agigante ahora para Colombia.

Fuente: Eltiempo

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados