Los médicos aseguraron que el colombiano tendrá mucha inestabilidad en las próximas 48 horas.

El colombiano Miguel Calero, exportero del club mexicano de fútbol Pachuca, quien el fin de semana pasado sufrió una trombosis cerebral, fue sedado nuevamente este viernes, un día después de que el equipo médico que lo atiende en México le retirara los sedantes, debido a que aumentó el edema le afecta el cerebro.

Calero, de 41 años, sufrió el pasado domingo una trombosis cerebral que lo puso en peligro de muerte y lo mantiene en condiciones críticas e inestables. “Miguel Calero sigue en la unidad de terapia intensiva, (este jueves) se hizo un intento de retirar la alteración, sin embargo todavía tiene mucho efecto el edema cerebral. Por tal razón decidimos volverlo a sedar, hicimos una tomografía que demostró que el edema aumentó respecto al día anterior”, dijo a la cadena ‘ESPN’ el neurocirujano Edgar Nathal.

El especialista agregó que las próximas 48 horas serán de las más inestables que pase el exportero de los clubes colombianos Deportivo Calí y Atlético Nacional. “Las medidas antiinflamatorias están al máximo y esperamos que esta fase que es la más crítica pase sin causar daños adyacentes. Quedan 24 o 48 horas de mucha inestabilidad”, explicó Nathal.

Calero dejó las canchas en el 2011, cuatro años después de que una trombosis venosa le afectara el brazo izquierdo. El exportero llegó a México para jugar con los “Tuzos” de Pachuca en el 2000, y ganó los torneos locales Invierno 2001, Apertura 2003, Clausura 2006 y 2007, además de la Copa Suramericana del 2006 y la Liga de Campeones de la Concacaf en 2007, 2008 y 2010. También integró la selección de su país que ganó la Copa América del 2001 como local.

Tras su retiro como jugador profesional, se convirtió en el entrenador de porteros de Pachuca. “Está todavía muy deprimido por la inflamación cerebral y sigue con tratamiento completo para tratar de reducir el edema, que en su fase crítica va a durar de tres a siete días”, dijo Nathal en entrevista con el diario ‘Reforma’. “Lo volvimos a sedar y hemos seguido con el tratamiento, su condición es delicada, las condiciones las valoramos cada 12 horas y pueden cambiar a favor o en contra en cualquier momento”, apuntó el especialista.

Fuente: Eltiempo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados