El actor Juan Pablo Raba esta en el mejor momento de su vida

82 0

Él quería ser presentador. Pero se desanimó de ser lo primero cuando se presentó a una audición en Caracol y le fue ‘como a los perros en misa’.

Entonces pensó en ser piloto. Por fortuna, una amiga lo convenció de acompañarla a una clase de actuación con Edgardo Román y se enamoró de las tablas.

El talento que mostró lo llevó a participar en Amor en forma, Marido y mujer, La reina de Queens y Crónica de una muerte anunciada.

Este viajero, que ya había vivido en España y en Argentina, exploró el mercado de Venezuela y allí se convirtió en galán. Participó en Viva la Pepa, La niña de mis ojos y su gran éxito: Mi gorda bella, producción que lo devolvió a Colombia. Aquí, protagonizó Por amor a Gloria y Sobregiro de amor, pero fue ‘Pirulo’, en El cartel, el papel que lo cotizó como uno de los mejores actores y que le ha hecho llover ofertas.

¿Está en su cuarto de hora?

La verdad es que desde el año pasado, después de Sobregiro de amor, tomé la decisión de no hacer novelas durante un año y dedicarme a las series y al cine. Y tuve la oportunidad de trabajar como en seis seriados y dos largometrajes: Sin tetas y En coma. Espero que este año pueda recoger el fruto de los años de estudio.

¿Cómo llegó a Ricardo Arjona?

Me contactó su publicista a través de Facebook. Me dijo que si estaba interesado y me pareció chévere.

¿Cómo es su personaje en ‘En coma’?

Se llama Álex. Es una película basada en hechos reales. Soy un poco el narrador, pero no soy el protagonista.

Allí participó junto a Natalia París. ¿Cómo le fue con ella?

Hizo un papel muy pequeño; hace de esposa de Julián Román. Yo tuve un par de escenas con ella y nos fue bien.

¿Hubo o no romance?

No, para nada.

¿Cómo será su nuevo personaje en ‘El último matrimonio feliz’?

Se llama Alejandro Pizarro. Es amigo de Bernardo Torres (Marlon Moreno), entra a uno de los proyectos que él realiza y cuando conoce a Paulina queda super flechado. Ella es bastante complicada.

¿Soporta a las cascarrabias?

No, no soy muy paciente. Más bien busco a alguien tranquilo con la que pueda tener una vida bacancita. No soy una pera en dulce, pero no soporto los compliques.

Quería ser presentador, pero…

¿Qué pasó con la presentación?

(Risas) Nada… Curiosamente pensé que por ahí estaba mi futuro, pero cuando me dijeron que no tenía ni idea de eso me desanimé mucho. A veces me llaman para hacer ‘cositas’, pero no me he atrevido a intentarlo otra vez.

¿Ha dudado de su carrera actoral?

Todavía dudo. Es una carrera complicada. Nunca se sabe na- da.
Dependemos de los demás, de las críticas. Afortunadamente las cosas han salido bien y me encanta lo que hago. Creo que el día que no me cuestione lo que hago es porque estoy aburrido.

Fuente: EL Tiempo

Otros links relacionados