El bailarín japonés Ko Murobushi presenta su obra ‘Quick Silver’

216 0

Con la obra “Quick Silver”, el bailarín japonés Ko Murobushi, uno de los más conocidos y aclamados maestros de la danza butoh, regresa a Colombia para festejar los 15 años de La Casa del Teatro Nacional. Así, del 18 al 20 de marzo, Murobushi nos presentará un espectáculo que ya ha sido aclamado en el Festival de Nueva York y en la Bienal de Danza de Venecia. Y el sábado 21, los espectadores realizarán un recorrido por los diferentes salones de la renovada Casa del Teatro, donde encontrarán diferentes sorpresas. Al final, una gran fiesta los recibirá en la sala central para festejar el paso a la madurez de este laboratorio teatral, pionero de una zona que hoy crece en propuestas culturales para la ciudad. “Quick Silver” se presenta en Colombia con el apoyo de la Fundación Manusdeadance y la Japan Foundation.

“¡Quick silver!

Una forma informe, conocer sin miedo o alegría, lo cual crece en un molde de éxtasis.

Como el mercurio que ha disparado su fuerza, una vida sorprendente que invade lo desconocido en múltiples direcciones.

Como el mercurio que ha aniquilado su fuego, consumida su fuerza hasta la última gota, una forma informe que invade lo desconocido en múltiples direcciones.

La metamorfosis de un momento… en vano.

Parpadeando débilmente…endeble”

Ko Murobushi

Después de su exitosa presentación en el III Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, Ko Murobushi regresa a Colombia para presentarnos su última producción “Quick Silver”. Pintado totalmente de plata, este afamado bailarín y coreógrafo nos introduce en un instante íntimo que va desde el inmovilismo, la tensión, la contracción muscular y la gran concentración, hasta los movimientos más desconcertantes y bellos. Su cuerpo desnudo explora y se explora logrando lo que él mismo describe como “la metamorfosis de un momento, una forma informe que invade lo desconocido en múltiples direcciones”.

Ko Murobushi

“La danza es una pelea. En el interior existe una lucha continua. El ser humano no puede estar siempre en balance. A veces tenemos distintas emociones e identidades.

Es una lucha, porque al danzar tienes que ser quien eres.

La danza es un viaje. Bailar, como vivir, son búsquedas hasta el límite del proceso”.

Reconocido en el Japón como el principal heredero de la tradición de la danza butoh de Hijikata, Ko Murobushi estudió con él en 1968, dejando brevemente la danza a un lado para convertirse en monje “Yamabushi”, en las montañas. Junto con Ushio Amagatsu (Sankai Juku) y Akaji Maro, fundó el grupo de danza butoh Dairakudan. En l974 creó una revista de butoh llamada “La estación violenta” y fundó la compañía Ariadone, al lado de Carlotta Ikeda, con quien realizó diferentes coreografías. Dos años después, fundó una compañía masculina de butoh conocida como SEBI. Con la producción en conjunto de estas dos compañías llevó la danza butoh a Europa con la obra “El último Edén – Puerta de aquí y de allá”, que se presentó exitosamente en París en 1978, y fue seguida de un enorme tour por toda Europa con el grupo Ariadone, durante dos años. En 1988 se dedicó a producir obras con Urara Kusanagi y en los siguientes años realizó giras por Europa y Sudamérica.

Por un lado, continuó abriendo su tradición butoh a las influencias de todo el mundo y, por otro, siguió profundizando en las raíces japonesas. Su producción en solitario (Filo01 – “Edge01” y Filo02 – “Edge02”) y su producción en grupo (Filo03 – “Edge03”) ha participado en diferentes festivales internacionales: ImPulsTanz Festival, Montpellier Dance Festival, London Butoh Network Festival y más. Murobushi ha recibido numerosas condecoraciones a lo largo de sus residencias en todo el mundo, incluyendo México, India y Nueva York. En el año 2003, estableció su equipo Ko&Edge Co., con tres jóvenes japoneses y obtuvo un gran éxito al presentar “Apuesto cielo azul” en la conmemoración hecha a su maestro Hijikata (presentada también en 2005 dentro del marco de la gira Estados Unidos – Canadá). En el 2004, presentó una nueva serie titulada “Cuerpo experimental”, con la cual exploró el concepto de “borde”, “filo” y “orilla” a través del cuerpo.

Sus coreografías, así como sus interpretaciones en solitario, continúan dándole la fama de ser considerado uno de los más grandes representantes de la danza butoh. Además, es un excelente entrenador y es director artístico del Festival ImpulsTanz en Viena. Su última interpretación en solitario es “Quick silver”.

El Butoh es una danza única en su género; dura, oscura, danza de exploración y de descubrimiento. Uno de sus principios básicos es la exigencia de sumergirse en el proprio cuerpo para descubrir y dejar surgir, mucho más allá de una forma o de un estilo preestablecido. Esta danza no es una composición lineal o un arreglo sintáctico de movimientos, ante todo es una exploración exigente y sin límites de la profundidad del propio cuerpo. También conocida como “la danza de las tinieblas”, se basa en movimientos lentos, realizados por cuerpos pintados de blanco, plata, oro, o totalmente desnudos, y evoca imágenes de decadencia, miedo, desesperación, erotismo, éxtasis y silencio. Es visceral, primitiva, regresiva. El movimiento surge de la interacción del mundo externo y el mundo interior. Quien danza, deja de ser sí mismo, para ir “bajo la piel” y convertirse en un otro, o en otra cosa. A diferencia del baile tradicional donde lo que se refleja es una idea o una emoción, en el butoh lo importante es la exploración y la metamorfosis.

“Mientras el Butoh ha perdido su sentido de misterio y se está convirtiendo rápidamente en un entretenimiento mundano, Ko Murobushi va en contra de las actuales tendencias con plena confianza. En su última interpretación en solitario, él emana una energía ilimitada de su cuerpo pintado de plata. Ver a Murobushi moviendo constantemente su cuerpo con el fin de evitar detenerse en una sola posición fue similar a ver el poder del mercurio ondearse y rodar por todo el escenario. Con su formidable físico, Murobushi penetra en la imaginación de los espectadores.” Hideki Sukenari, Periódico Yomiuri.

“40 años siguiendo el genio de Tatsumi Hijikata, han permitido que ni una sola interpretación no emane su fuerza dentro del corazón del espectador. Esto se debe a que la perspectiva orientada hacia la técnica y el estilo se hayan vuelto la prioridad máxima del Butoh. En estos tiempos, un bailarín que encare su arte de frente con tal pasión como Murobushi es una rareza.En Quick silver, Murobushi utiliza técnicas promovidas por Hijikata, moldeándolas y combinándolas para hacer de ellas algo propio. La esencia del Butoh es cavar en los campos de la danza donde Occidente no ha puesto sus ojos. Espero continuar viendo a Murobushi cavar hondamente en estos campos y sonsacar de ellos más excelentes obras de danza.” Tatsuro Ishii, DANZA.

Creada hace ya 15 años por la visionaria Fanny Mikey, con el fin de crear un escenario experimental donde se presentaran todos aquellos grupos que no tenían espacio y cuyas propuestas tuvieran riesgo, nuevos lenguajes, innovación y mucha diversidad, La Casa del Teatro ha acogido a más de 300 grupos y asociaciones teatrales, muchos de los cuales son hoy grandes exponentes internacionales del teatro en Colombia. Igualmente reúne toda la labor académica de la Fundación Teatro Nacional, como sede de su Escuela de Teatro y de sus diferentes programas de talleres permanentes y especiales, además del Proyecto Pedagógico dirigido a colegios y universidades. La primera directora de la Casa del Teatro fue Clarisa Ruiz y desde 1997 Adela Donadio es la directora, quien en todos estos años ha impulsado la idea de que esta sea una verdadera casa para los artistas, los alumnos, los maestros y todos sus colaboradores.

Funciones del miércoles 18 de marzo al viernes 20, a las 8:00 p.m.

Boletas: $60.000 y $90.000.

Fuente: Prensa Teatro Nacional