El DJ. Sasha tocará en Bogotá

115 0

Nacido en Gales en 1969, Sasha comenzó su carrera musical durante la locura de los “veranos del amor” al final de la década del ochenta. Veinte años más tarde, sigue a la vanguardia del ámbito de la electrónica como uno de los DJs más grandes del mundo. Sin embargo, nunca se duerme sobre los laureles: “Todavía me pongo nervioso antes de tocar”, dice, “es lo que me hace sentir vivo”. Siempre adaptando e innovando, no sólo por el lado musical sino también por lo técnico, ha sido uno de los líderes de la revolución digital de la electrónica, que tradicionalmente depende de los acetatos y los tocadiscos. Sus dos álbumes de la serie “Involver” redefinieron el concepto de lo que es una compilación: mezcló y readaptó canciones de otros artistas en una verdadera sinfonía electrónica.

Con un sonido futurístico, que es a la vez eufórico y muy refinado, cada fin de semana provoca la locura de miles de aficionados a través del mundo: sus discípulos en Bogotá lo esperan con sus oídos y sus piernas.

¿Cómo comenzó su música y cómo ha cambiado a través de los años?

La música electrónica siempre está progresando, evolucionando, por eso es tan emocionante; los nuevos movimientos musicales siempre están surgiendo y escindiéndose. Muchos de mis temas más conocidos, como “Xpander”, eran del género progresivo: muy eufórico. Pero en este momento, ese sonido progresivo para mí es un poquito anticuado. Es mi trabajo como DJ estar avanzando continuamente y evolucionar con lo que sea el sonido más emocionante del momento. Justo ahora la música más emocionante sale de Alemania. Cuando produzco mi propia música siempre hay un sonido más melódico, siempre ha sido así, pero la música que selecciono cuando toco es más del estilo tecno.

¿Cómo se le ocurrió la idea de la serie Involver?

Tentía que el mercado estaba inundado con compilaciones, y quería hacer algo diferente, algo más interesante. Entonces se me ocurrió la idea de desmontar todo y luego reconstruirlo en una forma única. Ha sido muy divertido y los resultados han sido magníficos. El primer álbum es bastante ecléctico en cuanto al sonido, aunque casi todos los artistas fueran electrónicos; mientras que en el segundo, la selección de artistas es más ecléctica, por ejemplo Ray Lamontagne y Ladytron, y el sonido más puro. No había creado un álbum durante tres años y había estado de gira, entonces pensaba que era importante hacer un álbum con un sonido bastante específico para que la gente supiera dónde tenía yo la cabeza.

En “Invol2ver” hay un remix que hizo de una canción del cantante de Radiohead, Thom Yorke. Él lo felicitó, diciendo que le había encantado. ¿Cómo sintió eso?

Fue maravilloso.. es buenísimo recibir una reacción de grandes artistas como él porque normalmente no pasa. Cuando sale una canción, el grupo que lo hizo suele estar de gira y volviéndose loco. Entonces cuando alguien hace un remix, por ejemplo, lo pasan por alto. Por eso da mucha alegría recibir una reacción como esa. Usted y el DJ inglés John Digweed tocaban muchísimo juntos, pero ahora no tanto. ¿Por qué? Sí, éramos inseparables, pero tras un rato, ambos queríamos hacer nuestras propias cosas. Yo quería producir un álbum, él quería seguir adelante con su sello disquero. Era importante que hiciéramos cosas diferentes. Por eso, en estos días cuando tocamos juntos, es muy especial y muy emocionante.

Hace unosaños, protagonizó una revolución tecnológica en la electrónica, dejando los tocadiscos a favor del computador y el programa “Ableton Live”. ¿Esto cómo ha cambiado la manera en que usted toca?

La ha cambiado enormemente. Todavía estoy seleccionando temas y mezclándolos, pero utilizo diferentes métodos y herramientas, y ha cambiado el enfoque de mis sets. Como cualquier salto de la tecnología, esto tiende a complicar mucho las cosas, pero ahora lo he superado. Todavía toco de vez en cuando con discos, por ejemplo la fiesta en el barco en Miami. Es un set diferente y es divertido hacerlo. No obstante, cuando toco en clubes, festivales, lo que sea, sigo con Ableton, me encanta usarlo. Durante más o menos 6 meses, tras empezar con Ableton, me tocó enseñarme de nuevo a tocar, pero ahora siento que esta es la forma normal de tocar.

Usted ha protagonizado la música electrónica durante 20 años. ¿Cómo ha cambiado el ámbito al pasar del tiempo?

Sin duda ha perdido un poquito de la importancia cultural que tenía en los primeros años del 90, cuando era un movimiento musical, una cosa “clandestina”, muy libre. Desde ahí se ha hecho un negocio, uno muy exitoso. Hay elementos de la inicial libertad, ingenuidad y euforia, caracterizados por salir y escuchar la música electrónica que extraño de vez en cuando, pero me ha regalado una carrera larga, la que nunca hubiera pensado que iba a tener. Me ha dado la oportunidad de recorrer el mundo durante veinte años.

¿Mientras está de gira, cómo cambia la música que toca?

Evoluciona constantemente. Cada semana recibo de 50 a 100 nuevos temas, entonces algunos fines de semana mis sets pueden cambiar totalmente. Hace, digamos, 10 años, era diferente: uno tenía su contenedor de discos y durante tres meses tenía un set que tocaba, sólo lo cambiaba un poquito con los elementos fundamentales ya establecidos. Ahora la gente tiene internet, siempre están escuchando tus mixes, quieren escuchar nuevas cosas y saber que cuando vienes a tocar estás tocando un set único para ellos.

¿Qué es lo que más le gusta de tocar en Suramérica?

La energía allá es increíble, y no hay tantos conciertos de electrónica así que es algo muy fresco. ¡Y parece que les cae bastante bien mi música, además! Siempre me ha gustado tocar en Suramérica, acabo de pasar unos fines de semana increíbles en Argentina y Brasil, entonces me muero de ganas de tocar de nuevo en Colombia.

¿Cómo cambia el ámbito de la electrónica a través del mundo?

Una noche buena es una noche buena en cualquier lado: la electrónica es una cultura global. Se trata de poner la gente a sonreír, a poner las manos en el aire y, sobre todo, a bailar.

Después de todos los años que usted lleva tocando, ¿qué es que le mantiene la pasión encendida?

Recibir mi pila de discos nuevos cada semana. Escuchar lo que están creando los músicos, personas en sus cuartos con computadores, gente por todo el mundo. Cuando escucho un nuevo tema que me mata, no puedo esperar salir y tocarlo. Esa es la fuerza que me impulsa.

Sasha toca el viernes 17 de Abril en club THE END (Car 10 No 27-51 piso30), Bogotá.

Fuente: El Espectador / Will Caiger-Smith