El final de Harry Potter causa incertidumbre en sus protagonistas

Los protagonistas de la saga del joven mago dieron ayer una conferencia de prensa en la que hablaron de sus miedos pero también de la nueva libertad que alcanzarán con el fin de la historia.

Paralelamente al film que estrenarán en los cines, ellos viven su propia película en sus cabezas. Una en la que le dan vueltas y vueltas a sus pensamientos y sensaciones de incertidumbre ante el futuro, una que les dice que concluye una historia que duró más de diez años y que les muestra que lo predecible llegó a su fin. Así viven hoy Daniel Radcliffe, Emma Watson y Rupert Grint los días previos al estreno de Harry Potter y las Reliquias de Muerte, primera parte del final de la saga del joven mago.

El trío protagonista del éxito dio una conferencia de prensa ayer en Londres y para descontracturar sus lógicos miedos, algunas preguntas se orientaron a qué cosas podrán hacer y que antes por contrato no podían.

Un nuevo corte de pelo para la intérprete de Hermione, una película de terror para el protagonista principal y un tatuaje para Ron: son esas iniciativas con las que compensan su angustia y nervios.

“¡Un tatuaje sería genial!, respondió con una carcajada Rupert Grint, de 22 años, cuando se le pregunta que le gustaría hacer ahora que ha terminado con Ron Weasley, el pelirrojo que encarnó en la pantalla durante más de 10 años. “A lo mejor tatuarme la cara de Dan”, dice mirando a Daniel Radcliffe, de 21, alias Harry Potter.

No eran ni siquiera adolescentes cuando empezaron la serie. Durante más de 10 años y ocho películas, su vida estuvo pegada a la del joven mago, lo que puede ser agobiante para unos jóvenes con ganas de libertad.

“Inicio una nueva fase de mi vida”, declaró con un entusiasmo nada disimulado Emma Watson, que compareció ante la prensa con el pelo muy corto y mechas rubias, lejos de la imagen seria de Hermione.

“Es tan liberador cortarse el pelo”, recuerda la joven que ahora también estudia en Estados Unidos para recuperar “un poco de anonimato”.

Como sus dos compañeros, es multimillonaria, pero “nunca” se quedará sin hacer nada. “Me volvería loca. Soy una trabajadora”, confiesa.

Además de continuar su exitosa carrera de modelo, confía en seguir actuando. “Espero ser una buena actriz. Las dos últimas películas me dieron confianza en mi interpretación”.

Daniel Radcliffe también tiene buenas esperanzas. A mucha distancia del bueno de Harry Potter, actúa en “Woman in Black”, una película de terror que se estrenará en 2011. Pero sabe que lleva al mago pegado a la piel: “Tengo que trabajar dos veces más para separarme del personaje”.
Fuente: Adnmundo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados