El Grupo Niche cumple sus Bodas de Plata

99 0

A la pregunta ¿Cual es la mejor Orquesta de Colombia? Sin duda la mayoría de respuestas tendrían un nombre que ha traspasado fronteras ondeando con orgullo nuestra bandera, Niche, de igual manera tendríamos en mente éxito tras éxito que han hecho historia en las paginas de la música Colombiana quien no recuerda o ha coreado, bailado o simplemente escuchado Cali Pachanguero, Mi Valle del Cauca, Como Podré Disimular, Nuestro Sueño, Miserable, Colombia mi tierra, Una Aventura, Al pasito, Las Mujeres están de Moda, La Negra No Quiere, Ana Milé, No me pidas Perdón, Eres, Ése Día, Mecánico, Esto me huele a matrimonio, Cali Ají, Mi Pueblo Natal, La Magia de tus Besos, El Amor Vendrá, Hagamos lo que Diga el Corazón, Gotas de lluvia, Sin Sentimiento,  Te Enseñaré a Olvidar, Brilla el sol, Han Cogido la Cosa, La Canoa Ranchaa, Se Pareció Tanto a Ti, Del Puente Pa Allá, Buenaventura y Caney, Busca por dentro, Una Aventura….en fin canciones que han permanecido en varias generaciones.

Gracias al talento del maestro Jairo Varela quien hoy orgulloso llega a sus Bodas de Plata. El primer síntoma de que el Grupo Niche se estaba convirtiendo en una leyenda, lo dio Jairo Varela, su director y Forjador, cuando en inicios de los años 80, la prensa de todo el mundo lo buscaba y se preguntaba por un grupo de músicos colombianos que hacían sus primeros pasos en la ejecución de música Salsa, su vida y sus sueños empezaron a penetrar por el inmenso y luminoso túnel de la fama y la gloria, y Varela no tuvo tiempo de despedirse de sus amigos ni de sus amores. Cuando alguien en Colombia, quería sentir al Grupo Niche , el único consuelo era escuchar en su casa los discos de la agrupación, puesto que Varela y sus muchachos andaban de correría por todo el mundo.

Desde entonces, su existencia comenzó a mitificarse, a adquirir visos de celebridad y esos personajes, que le viven pisando la cola a la inmortalidad, permanecen casi siempre en un mundo de neón del que difícilmente pueden escapar; sin embargo, él lo hace con frecuencia, se escapa raudo de las letras de molde en las que está escrita la palabra Niche, se sale de sus discos y de sus carátulas, y se sumerge en sus pensamientos, profundos, reflexivos y sólo se dispone a crear. En cualquier momento, en una simple servilleta, cuando plasma con paciencia esas sencillas palabras que ha de entender el público, con esa melodía que él escucha en su mente, con toda la orquesta …

La primera vez que empezó a soñar, fue en 1980 en el piso 13 de un edificio de la carrera Séptima con Calle 18 de Bogotá, tenía en su cabeza centenares de aspiraciones, muchas canciones y una palabra sencilla pero sonora que, seis años después, le transformaría su vida: NICHE. Con esas cinco letras revolucionó la música salsa, le imprimió categoría a la música hecha en Colombia hacia el exterior y le demostró al mundo que Colombia era algo más que cumbias y vallenatos; que también sabíamos tocar salsa y que podíamos exportarla.

Por todo lo que ha significado Niche en el contexto salsero latinoamericano, por su originalidad, por imponer un estilo temático e interpretativo, y por elevar su categoría, Niche se ha convertido en una leyenda viva de la salsa contemporánea.

El maestro Jairo Varela Martínez nació el 9 de diciembre de 1949 en Quibdó, departamento del Chocó (Colombia), en el hogar formado por el comerciante antioqueño Pedro Antonio Varela Restrepo y la escritora y poetisa chocoana Teresa de Jesús Martínez Arce, quien falleció hace poco, sumiéndolo en la más inmensa pena, pero también recordándola como una mujer de mucha fortaleza que le imprimió carácter a su vida.

Su primer contacto con la música se produce a los ocho años de edad, en el barrio Roma de Quibdó en donde conformó la agrupación “La Timba”, que en esencia era una dulzaina, un bongó, unas maracas y un guiro.

La infancia, la pubertad, la adolescencia y parte de su vida adulta, transcurrieron en Quibdó, su pueblo natal, al que le ha cantado en tantas oportunidades. Hacia la década de los 70, con su madre y su familia, Varela decide cambiar su ambiente y se traslada a Bogotá, en busca de nuevos y más sólidos rumbos. Sus primeras composiciones fueron “Difícil” y “Atrato Viajero”, ésta última la grabó en el tercer disco de Niche en New York bajo nombre de “Atrateño”, con relativo éxito

Fuente: Prensa Marta Ordoñez

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados