Lo llaman ‘Mini Terminator’ porque, al parecer, heredó no solo la pinta, sino además el gusto de su padre, el actor y político Arnold Schwarzenegger, por el ejercicio, los escenarios y el dinero. A los 18 años, Patrick Schwarzenegger es una promesa del modelaje en Estados Unidos y pertenece a una nueva generación de maniquíes que son hijos de personajes famosos.

Acaba de salir del bachillerato y ya tiene un contrato con la agencia L.A. Models, la cual proyecta ponerlo en anuncios de marcas como Armani y Ralph Lauren. La revista para hombres Details le augura éxitos en su carrera, a juzgar por el impacto que causó su primera campaña grande para la marca de jeans Hudson, de la cual también es imagen Georgia May Jagger, la hija menor de Mick Jagger. El aviso, puesto en una valla del glamuroso Sunset Boulevard de Hollywood, lo mostraba sin camisa, lo cual les recordó a muchos a Schwarzenegger padre en sus años mozos.

Pero el joven dice que modela más por vocación empresarial que por vanidad. En efecto, su verdadero gran negocio se llama Project 360, la marca de ropa para hombres que creó cuando tenía 15 años y que se vende muy bien en Estados Unidos y Asia.

Si por el lado de su padre sacó la vena de negociante, por el de su madre heredó el espíritu altruista. No hay que olvidar que también es hijo de Maria Shriver Kennedy, del célebre clan estadounidense. Su abuela, Eunice Kennedy Shriver, se destacó por su mística por las causas sociales y fue ella quien le aconsejó que cada vez que se ganara una plata ahorrara 15 por ciento y dedicara 10 por ciento a obras benéficas. Él ha hecho caso y es así como aporta esa fracción de lo que gana en Project 360 a fundaciones de diversa índole. Y, como buen hombre de empresa, sabe ponerle la trampa al centavo: cada vez que puede, posa él mismo para los avisos y catálogos de su marca, por supuesto, sin cobrar nada.

Fuente: Jetset.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados