El iPhone también quiere tentar a las empresas

80 0

iPhone 3G: sinónimo de música, podcasts y videos de alta calidad. iPhone 3G: gran exponente de diseño con el sello Apple, moda y hasta fenómeno cultural. iPhone 3G: navegación móvil inigualable, correo electrónico, Facebook en cualquier lugar. iPhone 3G: novedosa miniconsola de juegos sin teclas.

Nadie duda de la versatilidad de este nuevo dispositivo de Apple, que heredó la fama y el estatus del iPod en el terreno de los reproductores multimedia y le sumó una gran variedad de funciones.

Apple está feliz con estas percepciones. Las ventas del iPhone 3G están disparadas: la firma de investigaciones Piper Jaffray pronostica que se venderán 4,5 millones de unidades en su primer trimestre en el mercado, frente a 1,2 millones del iPhone original, y estima que en el 2009 se venderán 45 millones.

Los medios de comunicación no paran de publicar informes sobre él (en el servicio Google News hay más de 62.000 noticias relacionadas). El valor de la compañía en la bolsa va en ascenso y la semana pasada, por momentos, Apple llegó a valer más que Google.

Pero mientras todo esto complace a Apple, sus accionistas y hasta los fanáticos de la compañía, su presidente, Steve Jobs, se planteó un reto que no parecía tener mucho sentido: convertir al dispositivo de moda en universidades, bares y hogares en un jugador de peso en el mundo de los negocios.

Quizás el sueño de Steve Jobs sea que a la hora de pensar o escribir sobre el iPhone 3G, las personas, o al menos los empresarios, piensen diferente: en el iPhone 3G como herramienta de productividad para trabajadores móviles, cliente de redes privadas virtuales (VPN) y arma secreta de usuarios móviles de aplicaciones corporativas de Microsoft, Oracle, SAP, IBM, Salesforce.com y más.

Los argumentos de Apple

Desde la misma presentación en sociedad del iPhone 3G, el 11 de julio en San Francisco (E.U.), Steve Jobs hizo un especial énfasis en las nuevas capacidades empresariales del iPhone 3G y en las aplicaciones que empezaban a surgir dirigidas a las empresas.

Jobs destacó que desde antes de ese lanzamiento, 35 por ciento de las compañías del listado Fortune 500 (las 500 más grandes de Estados Unidos) ya habían probado el iPhone 3G con sus correos corporativos basados en la tecnología Exchange, de Microsoft.

También presentó un video en el que directivos de grandes organizaciones, como Disney, la científica Genentech y el Ejército de Estados Unidos, comentaron sobre sus pruebas del iPhone 3G y coincidieron en afirmar que es un teléfono inteligente listo para la empresa.

Rápidamente, para reforzar su mensaje, la empresa publicó una página en su sitio web (www.apple.com/la/iphone/enterprise) en la que presenta todas las razones por las que el iPhone 3G, si sus usuarios lo requieren, puede convertirse en todo un ‘animal corporativo’.

Allí destaca que soporta la tecnología Microsoft ActiveSync, que le permite al iPhone recibir y enviar el correo de empresas con servidores de correo Exchange, tal como lo hacen teléfonos inteligentes orientados a los negocios como el BlackBerry, el HP iPaq o el Palm Treo.

A ello se suma el soporte a VPN de Cisco, la disponibilidad de aplicaciones empresariales que aprovechan las tecnologías de pantalla táctil multitoque, el sensor de movimientos (acelerómetro), la conectividad inalámbrica y el sistema GPS, para localización geográfica.

Todo esto lo dice Apple, pero algunos hechos la respaldan. El 11 de julio, día del estreno del iPhone 3G en 22 países, grandes firmas de software corporativo lanzaron sus primeros desarrollos para él.

Oracle presentó Oracle Business Indicators for iPhone, que permite a los trabajadores móviles acceder a la información corporativa desde el teléfono y utilizar diversas herramientas de inteligencia de negocios.

Salesforce.com, el principal jugador en el software por demanda de CRM (manejo de relaciones con clientes), también presentó su aplicación móvil exclusiva para el dispositivo de Apple.

SAP, otro de los grandes del software corporativo, ya había desarrollado una aplicación de CRM para el iPhone original y recientemente publicó su versión de la suite empresarial BusinessOne en la tienda del iPhone, llamada App Store. Las aplicaciones de Oracle y SAP son las más costosas de la App Store: 1.000 y 450 dólares respectivamente.

Dos noticias más apoyan la idea de que el dispositivo sí tiene opciones de competir ante las ‘fieras’ en el terreno de los teléfonos inteligentes corporativos, que llevan muchos años colonizando ese territorio y que no planean ceder su espacio a un recién llegado.

La primera es el fuerte rumor, reportado por medios como ZDNet y sustentado en declaraciones del vicepresidente de tecnología, de que el banco global HSBC está planeando comprar 200.000 iPhones 3G en todo el mundo y desechar los BlackBerry que han acompañado a sus empleados en los últimos años.

La segunda noticia proviene de Gartner, la firma de investigación y análisis de tecnología, que publicó un informe en el que le da su aprobación al iPhone 3G como teléfono inteligente para las grandes organizaciones, aunque con algunas limitaciones.

El analista de Gartner Ken Dulaney inicialmente había criticado al iPhone 3G por no ser suficientemente seguro y no proveer muchas funcionalidades requeridas en las grandes empresas, pero en este estudio señaló que el dispositivo sí puede desempeñarse adecuadamente en las empresas, aunque advirtió que todavía no están claras sus tecnologías de seguridad informática y sugirió que las empresas lo prueben paulatinamente y lo examinen en detalle antes de llevarlo a todos sus empleados.

Espacio en las empresas colombianas

Las aplicaciones corporativas disponibles en la tienda App Store se pueden comprar desde cualquier lugar del mundo y se integran a las tecnologías que ya se tengan implementadas.

Así, por ejemplo, si una pyme utiliza el CRM por demanda de Salesforce.com, puede adquirir la versión móvil para el iPhone. De igual manera, Oracle también brinda soporte para su aplicación de indicadores e inteligencia de negocios.

De hecho, tiene un ‘doliente’ para esta tarea: Roberto Arteta, director de ventas de Oracle Fusion Middleware para América Latina, quien afirma que Oracle Business Indicators for iPhone “es la primera aplicación que tenemos para estos dispositivos, pero ofreceremos otros tipos de aplicaciones acordes con las necesidades que surjan en el mercado”.

Pese a este respaldo, el iPhone 3G todavía genera cierto escepticismo, debido a algunas limitaciones. En primer lugar, la ausencia de un teclado físico -tiene uno virtual, en la pantalla- hace que los usuarios de otros teléfonos inteligentes lo perciban como menos productivo para escribir.

Además, por lo pronto solo puede mostrar documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones, pero no es capaz de editarlos o crearlos como los teléfonos inteligentes rivales.

Los fabricantes de smartphones, por su parte, no muestran preocupación por la llegada de un nuevo rival.

Paola Franky, gerente de smartphones de Hewlett-Packard (HP) para Colombia y la región, afirma que, por el contrario, la llegada del iPhone 3G es una oportunidad para la categoría de teléfonos inteligentes. Según ella, para HP el iPhone 3G no será una competencia directa, pues sus teléfonos iPaq son productos distintos, más orientados a la productividad y con una fuerte presencia entre los trabajadores móviles y las empresas.

En el mismo sentido, Clara Cifuentes, gerente de Palm para la Región Andina, reconoce el éxito del dispositivo de Apple, pero resalta que “todavía no hay muchas aplicaciones corporativas”, si se compara con la cantidad que hay para los teléfonos inteligentes de Palm, el Treo y el Centro.

Predecir el éxito del iPhone 3G en Colombia no es tarea fácil, y menos si se habla del sector empresarial. Sobre todo porque, aunque se cuenta con la información técnica, de aplicaciones disponibles, de limitaciones y de la competencia, falta un detalle que podría marcar el fracaso inmediato o un gran impulso en las empresas del país: los precios de los planes corporativos que Comcel y Movistar diseñen y ofrezcan desde el próximo viernes 22 de agosto.

Fuente: El Tiempo

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados