El malo II: prisioneros del mambo, es el nuevo disco de Willie Colón

94 0

‘El malo II: prisioneros del mambo’, es la primera producción del músico después una década de ausencia musical. Dos años le tomó tener en sus manos el nuevo proyecto, en el que incluyó salsa, balada, música urbana, y la plena y bomba puertorriqueña, ya que no olvida sus orígenes. El disco se consigue por Internet.

Colón, de 58 años, admitió que no fue fácil volver a un estudio de grabación, tras diez años de su disco ‘Demasiado corazón’, por lo que le tomó dos años tener en sus manos su nuevo proyecto musical, en el que incluyó salsa, balada, música urbana, y la plena y bomba puertorriqueña, ya que no olvida sus orígenes.

Nuevos temas, ideas y conceptos. Es así como Colón define este disco, pero también son tres palabras que han acompañado su exitosa carrera en la salsa, en la que debutó profesionalmente en 1966 con su primer disco ‘El malo’ junto a Héctor Lavoe, con quien conformó uno de los duetos más populares de la salsa, y a quien rinde homenaje en su nuevo álbum con un popurrí de éxitos del dueto´.

Colón vuelve a usar en este álbum el nombre de ‘El malo’ porque, según el trombonista, compositor, cantante y productor, con él cierra un ciclo en los estudios de grabación.

Trece temas de su autoría componen ‘El malo II: prisioneros del mambo’, y en él recurre a temas sociales que le han caracterizado desde que compuso y grabó el primero de ellos: ‘Fuego al barrio’, en 1964, sobre lo que ocurría en ese momento en ‘El Bronx’, donde nació y creció junto a su abuela.

En esta ocasión, el problema de las drogas le inspiró en ‘Narcomula’, con la historia de un joven de clase media “acostumbrado al uso de cosas buenas”, a “las mejores marcas” e “hijo de papá y orgullo de mamá, que nunca sufrió dificultades” y que al morir su padre y perder su estatus social termina en el mundo del narcotráfico.

‘Magia blanca’ es otra composición en la que también alude al tema. “Cuando era chamaco en el barrio, la magia blanca también era la heroína. Si te metías a la magia blanca todo era color de rosa, estabas contento. La magia blanca va hechizando a la gente”, comentó el asesor de medios del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

“He vivido el problema de las drogas personalmente, con mi familia, con Héctor y mis amigos. La droga se ha llevado a mucha gente buena y sigue estando presente en mis grabaciones”, agregó.

“En este disco hay de todo. Hay chisme, ‘tiraera’ (críticas), tragedias, mensajes socio-políticos y soltura musical y donde los músicos se lucen en solos”, aseguró el artista, que promociona en esta ciudad, donde vive, su álbum, que produjo para su sello ‘Lone Wolf’ y que se adquiere en www.williecolon.com.

“Traté de hacerlo de la misma manera que cuando producía para Jerry Masucci (sello Fania), de forma artesanal, como un taller, hasta que tuvimos que decir ‘no más'”, indicó Colón, quien considera que sus temas sociales “han abierto las puertas para yo poder participar directamente en la política”.

El disco, aseguró, tiene mucho para el que gusta de la “salsa gorda” y también una “presencia afroboricua muy fuerte” en temas como ‘El brujo’.

Colón confesó que cansado de escuchar la salsa que muchos están produciendo y que para él, no es la mejor, se motivó a volver al estudio de grabación y experimentar, incluso, con música urbana, como prefiere llamar al reguetón.

El músico aseguró que le encantaría poder realizar una gira para presentar su nuevo disco, y no descarta un concierto en Nueva York en verano, aunque reconoce que el público sigue pidiendo los viejos éxitos que cosechó junto a Lavoe y Rubén Blades.

Fuente: EL Espectador

Otros links relacionados