El mundo necesita la mitología de solo ‘superhéroes’

134 0

El director mexicano Guillermo del Toro, que este viernes estrena en las salas de EE.UU. y México la nueva entrega de “Hellboy” , abogó porque el cine recurra a “la mitología de los superhéroes” en tiempos convulsos como los actuales.

El director de “El laberinto del fauno” y “Blade II” defendió en una entrevista que tantos directores recurran en estos momentos a filmar películas que cuentan con superhéroes como protagonistas, ya que, según aseguró, “el mundo necesita una nueva mitología, y ésa es la de los superhéroes”.

“Hay una demanda de una mitología fresca y aceptable para los jóvenes. El superhéroe representa al Aquiles, al Héctor de nuestros días”, explicó Del Toro, quien ha vuelto a acercarse de algún modo a ese mundo con “Hellboy 2: El ejército dorado”.

“El péndulo de la fantasía va muy ligado al de la realidad. En los tiempos más duros, con las realidades sociales más brutales, surgen nuevas fantasías, y éste es uno de esos momentos”, explicó Del Toro, quien se ha ganado el respeto de crítica y público con sus títulos fantásticos.

Para el realizador, “éste es un período política y humanamente muy desconcertante, en el que se ha producido un serio retroceso en la línea ética de la humanidad como especie y se requiere de un replanteamiento de la existencia en términos heroicos”.

El hecho de que aparezcan cada vez más películas de superhéroes no se debe a una falta de imaginación, sino a “la necesidad de crear ficción en un mundo que progresivamente se olvida del aspecto espiritual, que no cree en la magia ni en las cosas abstractas y sólo en lo material y en lo inmediato”.

Este año ya se han estrenado en EE.UU. varios filmes basados en el mundo del cómic y los superhéroes, entre las que destacan “Iron Man” , de Jon Favreau, y “El increíble Hulk”, de Louis Latierre, y ahora se suma a ellas la nueva apuesta de Del Toro por Hellboy, un personaje creado por Mike Mignola y un héroe fuera de lo normal.

Se trata de un demonio socarrón criado por un científico e investigador de lo paranormal para un gobierno, que ya convenció al público con su salto a la gran pantalla en 2004.

“Quiero que, con Hellboy, la gente acepte la diversidad, que vea que existen héroes diferentes”, aseguró Del Toro, para quien el protagonista de su saga es “profundamente humano y se caracteriza por su idiosincrasia”.

El director mexicano asegura que ha cargado esta secuela precisamente de “una mayor humanidad y un mayor sentido del humor”, al tiempo que ha podido explayarse “en la creación de mundos y criaturas con mayor libertad”.

“Es una película más libre y a la vez, paradójicamente, más grande”, reconoció Del Toro, que cuenta en esta segunda entrega cómo el príncipe elfo Nuada trata de despertar a un ejército indestructible para que su raza vuelva a gobernar el mundo.

Uno de los próximos proyectos de Del Toro que dará mucho que hablar es la adaptación a la gran pantalla de otra historia plagada de fantasía, la de “The Hobbit” , de J.R.R. Tolkien, sobre la que el director se resiste a hablar mucho.

“Espero ponerme a ello ya, porque los únicos sentimientos que tengo son mucho respeto y un absolutamente desaforado entusiasmo por dirigirla”, dijo Del Toro, quien no tiene miedo a enfrentarse al proyecto tras el éxito cosechado por la trilogía “The Lord of the Rings”, basada en la obra del mismo autor, a manos de Peter Jackson.

El mexicano reconoció que, de momento, no se conocen los nombres de los posibles protagonistas -en su día se habló del británico James McAvoy-, ya que “hay que hacer bien las cosas y acabar el guión primero”.

“Seguimos sin hablar con nadie. Si cierras el casting antes de terminar el guión, te has puesto una trampa” , indicó Del Toro, quien se propuso buscar a los mejores actores sin importar su nacionalidad y dejó así la puerta abierta a la participación de intérpretes españoles o latinoamericanos en el proyecto.

“Me encantaría. Si hubiera algún personaje que le fuera bien a alguien del Mediterráneo o de México, lo llamaría sin problema, pero decidirlo a priori sería un error”.

Fuente: El Espectador

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados