El neoyorquino Ray Sepúlveda visitará a Bogotá

115 0

Ray Sepúlveda y Frankie Ruiz comenzaron juntos su carrera en las orquestas salseras La Solución y La Dictadora. Sepúlveda, que está en Bogotá para presentarse en la Galería Café Libro el jueves 5 de marzo, cuenta que a lo largo de su carrera en la salsa ha pasado los altibajos de la salsa y ha aprendido que Colombia es uno de esos pocos países donde siempre ha estado vigente.

Y lo mide al contar que mientras en Estados Unidos se oían una o dos canciones de cada álbum, en Colombia siente que se pegaron canciones que llegaban por gusto a los oídos de la gente y siempre eran más de dos. “Tengo bantantes canciones que han sonado allá (en Colombia) y acá (E.U.) no tuvieron promoción, como ‘Si no tengo tu amor’, ‘Una mujer como tú’ o ‘Dónde estarás’, que sonó mucho en las discotecas colombianos”, afirma.

Los temas de Sepúlveda están siempre acompañados por el grito: “¡Salsabor!”, que es como su firma. “Cada cantante tiene un grito de victoria -explicó-, algo que nos da a conocer. Gilberto Santa Rosa dice: ‘Camínalo’ y Frankie Ruiz, que en paz descanse, decía: ‘Vaya mi china’. Yo, desde los 16 años acostumbraba decir ‘Salsabor’ y me quedé con eso. La gente cuando lo oye, sabe que soy yo”.

Sepúlveda es un neoyorquino, nacido en Brooklyn, hijo de padres puertorriqueños que recibió la influencia musical y el gusto por la salsa romántica de su padre, un músico que interpretaba canciones en el Trío Romántico. “Falleció en un accidente de tránsito a los 38 años -recuerda el salsero-. Yo tenía 18 años, pero lo vi cantar muchas veces. Siguiendo su estilo romántico, básicamente me di a conocer. Así, aunque me crié con la salsa brava, la salsa dura, me di a conocer más con la romántica”.

Aunque Sepúlveda hizo parte de orquestas puertorriqueñas, considera que profesionalmente comenzó en Nueva York, poco después, con la orquesta Sociedad 76, la primera con la que grabó un disco, mucho después de compartir escenarios con Frankie Ruiz en orquestas como La Solución.

Con Sociedad 76 grabó The Big Apple y otros dos álbumes para el sello Fania. El regreso a su ciudad natal le permitió hacer coros con Héctor Lavoe, a quien considera su ídolo, en un par de ocasiones. “También hice coros para Adalberto Santiago -recuerda-. Y después estuve fuera de la música como por seis años”.

Se refiere a la época de mediados de los 80, en que la salsa tuvo una especie de receso, ante el boom del merengue. “No soy merenguero”, explica. Así que se puso a trabajar en otra cosa, con el Gobierno Federal estadounidense. Sin embargo, la música lo llamó de vuelta en 1988, cuando conformó Johnny y Ray Orchestra, junto con Johnny Rivera. De esa unión surgieron éxitos como ‘Bandolera’, ‘Mascarada’ y ‘Es mi mujer’. Posteriormente, en 1990, Sepúlveda fundó su propia orquesta.

Sobre los altibajos de popularidad que viven los diferentes ritmos musicales, el cantante afirma: “En lo últimos años, no en Colombia porque allí siempre la salsa es fuerte, el reguetón se ha impuesto bastante. La situación de la salsa es un poco débil con relación a las presentaciones en clubes nocturnos y discotecas. De hecho, no hay tantas discotecas como antes. Desde el 9-11 del 2001 la cosa bajó. Pero, siempre estoy viajando a España, Italia y Suramérica”.

Y precisamente, se prepara para la presentación en Café Libro con canciones como ‘No vale la pena’, que grabó junto con Johnny Rivera. “Es la canción que tengo que cantar dos y hasta tres veces en cada concierto, porque la gente la pide. Lo mismo que ‘Bandolera’ y ‘Cuando vuelvas conmigo'”.

Jueves 5 de marzo, en Galería Café Libro, sede Parque de la 93 (Cra. 11A No. 93-42), 8 p.m. Teléfonos: 285-1794 y 218-3435.

Fuente: Vive In / Liliana Martínez Polo