El Príncipe Harry y sus escándalos reales

148 0

Las fotos del príncipe desnudo en Las Vegas se suman a su largo “prontuario”: alcohol, drogas, peleas, crueldad con animales y hasta comentarios racistas a sus compañeros

Parecía que el hijo menor de la fallecida Lady Di y el príncipe Carlos había dejado atrás su polémico pasado y por fin había sentado cabeza. Pero Harry no cambia y otra vez volvió a la carga.

El primer escándalo se desató en su adolescencia, cuando a pesar de ser menor de edad, reconoció que tomaba alcohol y fumaba marihuana. Su revelación provocó que el palacio saliera a explicar que no era un consumidor habitual.

En 2004, mientras cursaba sus estudios en el prestigioso Eton College, el escándalo volvió a salpicar a la casa real británica. En esta ocasión, la profesora Sarah Fosyth denunció haber escrito trabajos del miembro de la realeza. Incluso, unas grabaciones de audio donde el príncipe se jactaba de haber aprobado los exámenes sin haber estudiado circularon por la prensa, pero desde Buckingham aseguraron que las cintas estaban editadas. La profesora fue despedida de la institución.

Al año siguiente, el joven tampoco pasó desapercibido, aunque esta vez tuvo que salir a pedir disculpas, luego de ser fotografiado disfrazado de militar nazi durante una fiesta en el colegio Highrove High.

Además, en distintas oportunidades fue denunciado por fotógrafos, a quienes llegó propinarles golpes de puño para evitar que pudieran tomar su imagen en un evidente estado de ebriedad.

A los 22 años, su cara volvió a recorrer el mundo cuando fue fotografiado mientras inhalaba y tomaba vodka durante unas vacaciones en Namibia. Su actitud fue repudiada por distintos grupos que combaten el alcoholismo, que advirtieron de la peligrosidad de aspirar esta bebida blanca.

Tres años atrás, salió a la luz un video en el que Harry se refería a dos de sus compañeros de la milicia con palabras racistas y despectivas. A un cadete paquistaní lo llamaba “paki”, palabra que causa repudio en Inglaterra por su extrema carga racista. A otro compañero le decía “raghead”, un término con el que se llama despectivamente a los musulmanes. Y llamó “pobre negro” a un comediante afroamericano.

Harry también fue acusado de trato cruel hacia los animales. En un partido de polo, uno de los caballos que montaba se lastimó seriamente pero el príncipe lo siguió cabalgando sin importarle el sufrimiento del equino.

Fuente: Infobae

 

Otros links relacionados