El Rock indígena se estrena en la IX Feria de las Colonias

Publicado en at 26/05/2009
131 0

tn_corferias_bogotaCon Kenas, Charangos, Violines y Zampoñas, Walka, una agrupación indígena colombiana internacionaliza nuestra música desde Corferias.

La feria de las Colonias, en su novena versión, trae una vez más las diferentes culturas indígenas de nuestro país, desde el Putumayo hasta la Sierra Nevada de Santa Marta, una de las regiones más apasionantes por su belleza natural y su a veces enigmática cultura.

Al ingresar al Pabellón de la Colombia Indígena, en Corferias, el visitante se encuentra con Walka, una banda musical conformada por seis jóvenes indígenas, quienes con su música alegran el espíritu y los sentidos. La agrupación tiene un estilo único e innovador; su música es una fusión entre ritmos nativos de los Andes, canticos tradicionales de los indígenas de Norteamérica y sonidos modernos como el rock, el funk, el reggae y el pop entre otros. Las letras de sus canciones son interpretadas en Kichwa, su lengua nativa, y en español. Los músicos indígenas utilizan kenas, zampoñas, charangos, violines, flautas, bajo eléctrico, batería y guitarra. Esta nueva banda de rock nativo lanzará su tercer álbum y estará hasta el próximo 31 de mayo en Corferias.

En el pabellón siete que sirve de escenario a los músicos indígenas, los visitantes encuentran igualmente productos artesanales tradicionales de la cultura que prolifera en la Sierra Nevada de Santa Marta, entre ellos las mochilas, hamacas, collares, pulseras y chamanes, entre otros.

En el mismo pabellón se ubica además uno de los departamentos que hacen parte de la región amazónica de Colombia: Putumayo donde se ha dispuesto una gran variedad de productos originarios de esa región, entre ellos manillas, collares, aretes, palo de agua, bolsos en lana natural y mascaras indígenas en diferentes tipos de madera. Las pulseras elaboradas en chaquiras, con colores como el amarillo, rojo, verde, azul y anaranjado, tienen plasmadas las diferentes pintas del Yaje que observan los indígenas en el momento de realizar este rito.

Tampoco podían faltar las mochilas arhuacas, una de las muestras más representativas de nuestra cultura indígena, elaboradas a base de fique, lana de ovejo, algodón e hilo de colores y tejidas por las mujeres de la comunidad indígena Arhuaca (iku), ubicada en la Sierra Nevada de Santa Marta.

En Colombia Indígena, no sólo hay artesanías, comida y productos naturales, se encuentran Marcelino Chindoy, el Taita; un medico tradicional que con solo observar la cara de la persona, sentir su pulso y mirar la mano, puede diagnosticar su enfermedad y hacer una precisa composición de medicamentos elaborados a base de bejucos, cortezas, semillas, palos y hojas. La consulta tiene un valor de 20.000 pesos y este Chaman proveniente del Putumayo, puede curar tanto males físicos como espirituales.

Fuente: Prensa Corferias