El Woodstock del siglo XXI

95 0

En un vaso de mezclas, prepare un combinado de Rock in Rio, FIB y Sonar. Añada a la mezcla unos golpes de festival de jazz, de feria de teatro y de encuentro literario. Agítelo bien y sírvalo a temperatura ambiente sobre una isla en mitad del Danubio y el resultado será algo parecido al Sziget Festival.

Desde hace más de quince años, la ciudad de Budapest viene volcándose en lo que se ha convertido en una cita ineludible de la agenda cultural europea. El festival, que por primera vez abre una delegación en España (las entradas se pueden comprar desde aquí y se fletarán autobuses desde 7 ciudades españolas), recibe visitantes de Italia, Francia, Holanda, Alemania, Inglaterra, Rusia, Finlandia y, por supuesto, Hungría.

Ni más ni menos que 400.000, en su última edición, que disfrutaron de 600 conciertos, 1000 eventos, 120 hectáreas, 20 escenarios y artistas originarios de más de 55 países diferentes.

De todo, para todos

Este veterano festival, que ha visto pasar por sus escenarios bandas como Radiohead o Franz Ferdinand, no deja ningún palo sin tocar. Primeras figuras del rock, el pop o el indie: R.E.M., The Kooks, Alanis MorrissetteThe Killers, los rejuntados Sex Pistols, Kaiser Chiefs, Róisín Murphy (la cantante de Moloko), Jamiroquai, José Gonzalez, MGMT, Presidents of United States of America… Ritmos jamaicanos y mestizos a cargo de Che Sudaka, Lee Scratch Perry (el padrino del dub), Ky-Mani Marley (el único hijo del legendario Bob) o la mezcla de jazz y ska de The New York Ska Jazz Ensemble. Músicas de inspiración gitana y balcánica con Goran Bregovic y su nueva formación a la cabeza. (por cierto, de ascendencia húngara),

Habrá DJs y electro en una carpa especializada que tendrá al dúo francés Justice como máximas estrellas. Hasta los amantes del metal y el hard rock más duro tienen su espacio en el escenario Hammerworld. Y en este rebosante menú musical no podía faltar un lugar dedicado al jazz, que contará, entre otros, con la presencia de Maceo Parker, maestro del funk, al que recientemente pudimos ver en España.

La estrella es la isla

Pero aunque la música sea el plato fuerte, esta bulliciosa micro-ciudad en la que se convierte durante siete días la isla de Óbuda (en el centro de Budapest) ofrece todo tipo de espectáculos. Concebido como un festival multidisciplinar, Sziget ofrece una amplia selección de artistas internacionales en campos como el teatro, la danza, el circo, las marionetas, el cine o las bellas artes.

Proyecciones de cortometrajes, películas y animación, teatro callejero, lecturas de poesía en húngaro y otros idiomas (incluido el español, con una sesión a cargo de Casi Flamenco), instalaciones organizadas por los museos de la ciudad, talleres varios, comidas de todos los lugares del mundo… Y por supuesto cerveza y pálinka, el licor tradicional húngaro.

Un extenso programa cuya única pega será saber qué elegir. Por eso, la mejor manera de vivir Sziget y no morir en el intento es instalarse con una tienda en la zona de acampada y vivir al máximo el ambiente que se respira en lo que algunos han llamado el Woodstock europeo del siglo XXI.

Y si eres de los que trabajan en agosto, no te sientas mal por perdértelo. ¡ADN.es estará ahí para

Fuente: ABN

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados

Teatro Petra cumple 25 años

Por - 19/08/2010 0
Con el estreno de “Imago Mundi”, coproducida con España y Holanda, el Teatro Petra, creado por Fabio Rubiano y Marcela…