En exclusiva entrevista con la escritora Laura Gallego

108 0

¿Hay un adolescente en su casa que no lea? Ponga un libro de Laura Gallego en sus manos y prepárese al asombro. Música, videojuegos y televisión quedarán a un lado frente a las hipnóticas historias de este maga de la novela fantástica. Con novelas como Memorias de Idhún (SM) y La emperatriz de los étereos (Alfaguara) ha logrado algo con lo que los gobiernos y los profesores sueñan: que millones de jóvenes lean. “Por favor, escribe más largo, porque acabo muy rápido tus libros”, son frases frecuentes en los foros y páginas web dedicados a las gruesas novelas -700 páginas en promedio- de esta escritora española de 31 años de visita en Colombia.

Con veintiún años y mientras usted era estudiante universitaria recibió un reconocido premio de literatura infantil en España. ¿Qué significó ser famosa tan joven?

En realidad ganar ese premio no me convirtió en una persona famosa. Significó, eso sí, que vi cumplido mi sueño de publicar y ser una escritora profesional, pero los primeros años que estuve trabajando como tal nadie me conocía. Escribo para contar historias y no para ser famosa; es más, soy una persona tranquila y muy celosa de mi intimidad, por lo que nunca he buscado la fama y en muchas ocasiones hasta he huido de ella. Lo único que quiero es escribir, contar historias y compartirlas con los demás.

Según el número de registros de su página web (www.lauragallego.com) usted ha recibido más de un millón de visitas en cinco años y contesta gran parte de los correos que le llegan. Está muy cercana a sus lectores de modo virtual y le interesa la comunicación con ellos a través de internet. ¿No la desgasta esto y le quita tiempo para escribir?

Sí que desgasta mucho, y sí que quita tiempo para escribir, pero sé que es importante. Me escribe mucha gente joven, adolescentes que han descubierto la magia de los libros y que en muchos casos hasta sueñan con ser escritores. ¿Cómo no voy a comunicarme con ellos? Sin embargo, cada vez son más, y resulta mucho más difícil atenderlos a todos como se merecen. Por eso hace tiempo que ya no contesto a los e-mails por falta de tiempo material. Al correo convencional sí que contesto, pero llevo mucho retraso.

Díganos los piropos más bonitos que le hayan dicho sus lectores.

Recuerdo uno en especial, de un chico que me dijo: “Gente como tú hace que leer valga la pena”. También me siento muy feliz cuando me dicen que se han enganchado a la lectura gracias a mis libros.

Tengo la impresión de que la leen más las chicas que los chicos.

A mí y a todo el mundo. No sé cómo será en Colombia, pero en España las estadísticas dicen que en general las mujeres leen más que los hombres.

¿Percibe que hay interés en la literatura fantástica en América Latina?

Sí, y se nota por ejemplo en cosas como el fenómeno fan de Harry Potter, que ha pegado muy fuerte allí. Pero no conozco tan bien el panorama como para poder hablar de ello con profundidad.

Miles de jóvenes han leído sus libros en España y seguramente lo empezarán a hacer en Colombia. ¿Cómo se imagina a esos lectores?

No lo sé, porque es la primera vez que visito Colombia y aún no conozco a mis lectores de allí. Pero por otros autores (como por ejemplo Jordi Sierra i Fabra) sé que es un público entregado y muy cariñoso. Me hace mucha ilusión tener la oportunidad de conocerlos.

Díganos con tres adjetivos cómo es usted.

Imaginativa, perfeccionista, hipersensible (no necesariamente por este orden)

Una frase famosa con la que se sienta identificada…

Pondré tres:

La fantasía, aislada de la razón, solo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos (Francisco de Goya)

La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos (Paulo Coelho)

El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración (Thomas Alva Edison)

¿Por qué Coehlo como epígrafe en sus libros? ¿No teme que la acusen de superficial o sentimental?

La obra de Coelho El alquimista me impresionó mucho, quizá porque lo leí a una edad en la que necesitaba leer ese libro. Tenía 17 años y soñaba con ser escritora, y El alquimista habla de cómo los sueños pueden hacerse realidad. A mí, desde luego, no me pareció superficial. Hubo un tiempo en que leía muchos libros de Paulo Coelho y comenzaba cada una de mis novelas con una cita suya porque me parecía que hablaban de cuestiones fundamentales, de temas universales, que podían aplicarse también a lo que yo escribía. Ahora ya no lo hago, porque he ido cambiando y mis gustos literarios también. Por otra parte, no me preocupa que me “acusen” de sentimental. Los sentimientos son algo bueno, positivo, y yo, por lo menos, no me avergüenzo de ellos.
De todas formas, no entiendo qué tiene que ver el hecho de que yo cite a un determinado autor con el contenido o la “superficialidad” de mi obra. ¿Si citase a Dostoievski, a Kafka o a Shakespeare –autores que también he leído- debería temer que me acusaran de pedante?

Después de que un joven ha leído uno de sus libros, ¿qué le recomienda como nueva lectura?

Depende del libro que haya leído y de sus gustos literarios. Las recomendaciones siempre trato de hacerlas lo más personalizadas posible, porque lo que a mí puede gustarme mucho, a mi vecino puede aburrirle, y viceversa.

En una palabra denos su opinión sobre estos escritores: Cornelia Funke, Michael Ende, J. K. Rowling, Philip Pullman, Stephanie Meyer, David Lozano.

Lo he intentado, de verdad, pero no se me da bien ser concisa, y mucho menos describir el trabajo de un artista con una sola palabra. Diré, sin embargo, que he leído obra de todos esos autores, que los sigo y que estoy encantada de que la literatura fantástica juvenil tenga tantas voces, nuevas y veteranas, y tan variadas. Admiro especialmente a Michael Ende porque su obra La historia interminable es mi libro favorito desde que tenía nueve años.

¿Qué reto a le propone a los profesores que dicen que los jóvenes no leen?

Es difícil responder a esto, porque soy escritora y no me considero educadora. No sé qué hacer para que los jóvenes lean más, pero de las conversaciones que he tenido con distintos profesores y sus experiencias en animación a la lectura he llegado a la conclusión de que muchas veces parece funcionar el simple método de dejarles leer lo que quieran. Llevarlos a una biblioteca y que escojan sus propias lecturas. También que hay que intentar engancharlos a la lectura de pequeños, porque de adolescentes es mucho más difícil. Y que muchos chicos y chicas que empezaron leyendo cómics se han convertido más tarde en ávidos lectores de todo tipo de libros, así que no hay que desdeñar ningún tipo de lectura que les pueda interesar.

Un mensaje en especial para sus lectores en Colombia.

¡Hola a todos! Tengo muchas ganas de conoceros y espero que podamos vernos en los eventos que organizaremos en Bogotá y en Medellín. Gracias por todo y… ¡seguid leyendo!

Fuente: Alfaguara Colombia

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.