Enrique Iglesias encantó a New York

Publicado en at 08/02/2011
117 0

El pasado sábado el cantante español puso a vibrar a los asistentes al Madison Square Garden.

Su habilidad para interactuar con el público y hacerlo reír, cantar y bailar a su antojo quedó demostrada la noche del sábado en su concierto en la ciudad de Nueva York.

La tercera fecha de su gira mundial ‘Euforia’ fue una oportunidad para confirmar por qué este artista, cuya calidad vocal ha sido puesta en duda muchas veces, puede aún movilizar multitudes, en este caso 15.000 personas.

Él mismo no se toma demasiado en serio. Esto le da la oportunidad de ser completamente libre, especialmente sobre un escenario.

Con sonidos de beats pegajosos y una imagen desmelenada, pero atractiva, Iglesias se ha posicionado por más de una década en los primeros lugares de la música latina y anglo.

El concierto se sintió como una gran fiesta, con una oferta musical que invitaba a bailar y un anfitrión que no permitió en ningún momento que los ánimos se bajaran.

Para ello contó con invitados de lujo como Wisin & Yandel, que lo acompañaron en ‘No me digas que no,’ y Juan Luis Guerra en ‘Cuando me enamoro’, los dos temas están incluidos en su último álbum.

La sorpresiva aparición de estos grandes de la música causó que los gritos subieran unos cuantos decibeles en un público ya eufórico.

“Me crié con él, es mi ídolo, lo admiro y ahora puedo considerarme su amigo”, dijo de Guerra, el cantante antes de abrazarlo y alzarlo.

El repertorio incluyó clásicos como ‘Nunca te olvidaré’, ‘Por amarte’ y ‘Bailamos’, así como éxitos de su último disco, ‘Heartbeat’ y ‘I like it’, con el que remató en medio de gritos ensordecedores.

El cantante de 35 años pareció por momentos como un adolescente haciendo travesuras en el escenario, como cuando se tomó una foto de sus partes privadas con la cámara de una fan.

En un momento del show, invitó a miembros de la audiencia a la tarima, quienes fueron dos señores, un americano de 42 años y un hispano de 47 años. “¿Qué diablos están haciendo ustedes en un concierto de Enrique Iglesias?”, les preguntó el artista.

Las jóvenes que se pusieron minifalda, a pesar de los 3 grados bajo cero en la ciudad, se quedaron vestidas y alborotadas.

Más adelante, al cantar el sencillo ‘Hero’, la escogida para subir al escenario fue una señora boliviana divorciada, a la que casi le da un paro cardiaco cuando al final de la canción Iglesias le plantó un beso en la boca por varios segundos.

A diferencia de otros cantantes de su género, Iglesias parece feliz teniendo un contacto físico con sus seguidores, ya sean niñas de 12 y 13 años u hombres gay en sus 40.

Siendo él mismo un hispano de verdad, ya que se crió en Miami, Iglesias se preocupó por comunicarse tanto en inglés como en español con su público.

“No saben cuan feliz estoy hoy”, dijo, agregando que era la cuarta vez que se presentaba en el Madison Square Garden. Paso seguido, sacó una botella de licor y brindó por la ocasión. “Me voy a emborrachar esta noche, no me importa”, dijo.

Sin duda, el español sabe como compensar sus flaquezas. La noche del sábado fue una prueba de que lo que le falta en voz, le sobra en encanto.
La gira continuará por varias ciudades estadounidense, antes de pasar a México y luego a Europa en marzo y abril. Aún no se han confirmado fechas para Sudamérica.

Fuente: Vive.in