‘Es el cumpleaños más triste de mi vida’: Diego Maradona

“Es el cumpleaños más triste de mi vida. El que no quiero festejar. Me insistieron (para celebrarlo) Dalma (su hija mayor), Verónica (su novia), pero no me quebraron. Tengo algo dentro del pecho que no me deja festejar”, comentó ‘Pelusa‘ al diario deportivo Olé, de Buenos Aires. “Voy a estar en lo de mi vieja, vendrán a saludar mis hermanos, suegros y mis sobrinos, pero después me voy a mi casa”, añadió.

Maradona indicó que se imaginaba en estos días con la indumentaria de seleccionador, pero tras el Mundial el presidente de la federación (AFA), Julio Grondona, le exigió que diera de baja a su equipo de colaboradores como condición para renovar su contrato, lo cual no aceptó. “Haber quedado sin posibilidades me dolió mucho. Ya cuando quedamos fuera del Mundial (en cuartos de final) empecé mi luto íntimo”, aseguró.

“Yo luché mucho por los jugadores y lo seguiré haciendo aunque muchos no hayan hablado (de su desvinculación de la selección). Los 40 días en Sudáfrica fueron maravillosos, por eso digo que nos debemos una charla con todos”, reflexionó.

Diego afirmó que “fue un orgullo muy grande” para él haber entrenado a Lionel Messi. “Conmigo fue feliz. Yo lo entendí como nadie. Y si el Checho (Sergio Batista, seleccionador interino) dice que ahora Messi es feliz, es porque se disfrazó de payaso, porque el Checho no puede hacer feliz a nadie”, afirmó. “Que no me jodan. Yo respeto hasta que me falten el respeto.

A Lío, ahora que tengo tiempo, seguramente lo voy a ver a Barcelona y hablaremos como lo hicimos muchísimas veces en mi habitación, mano a mano los dos”, agregó. Al recordar su última charla con el jugador del Barça, dijo: “A él le pasaban las cosas que me pasaron a mí. A nivel familiar, en los partidos, exactamente igual. Yo le conté mis experiencias”.

“Lío tuvo en Sudáfrica muchas más situaciones de gol que yo en México’86 y no pudo marcar uno. Yo tuve el culo de que cuando había que definir, la pelota iba dentro del arco. Él lo hacía como yo y si no era figura el arquero, pegaba en el palo. Hizo figuras a todos los arqueros que jugaron en contra nuestra”, apostilló. Maradona dijo que recordará toda la vida el momento que pasó con Messi en los vestuarios tras la derrota por 4-0 ante Alemania. “Cuando Grondona hizo la charla en el vestuario, el llanto de Lío era más fuerte que sus palabras. También hablamos en Pretoria. Vino con el Kun (Agüero) y con Maxi (Rodríguez). Me pidieron que me quedara y yo les dije que iba a ver. Vinieron todos. Llegamos acá y parecía que habíamos ganado la Copa del Mundo. Pero a la semana yo ya estaba fuera”, indicó.

Al referirse otra vez a su cumpleaños, “Pelusa” dijo: “el regalo soñado no lo voy a tener. Porque el mejor regalo hubiera sido la selección”. Reconoció, asimismo, que sueña que al celebrar los 51 pedirá volver a dirigir al equipo albiceleste. Maradona aseguró que el mejor equipo en el que jugó fue el Nápoles, ganador de las Ligas de Italia 1986-87 y 1989-90, y no la selección argentina campeona del mundo en México’86, que dirigía Carlos Bilardo, actual director de selecciones de la AFA. “Bilardo dijo que él me hizo a mí. Él nunca me dio una orden o una forma de jugar. Antes del Mundial de México fuimos a Colombia a jugar contra Junior de Barranquilla, y nos dieron un baile que nos dio vergüenza”, recordó “Nos tuvimos que volver a México. Hicimos una reunión entre los jugadores porque no teníamos el equipo, y no lo tenía Bilardo. No sabíamos de qué jugábamos. Pregunten a Valdano de qué jugaba y no sabía. Le preguntabas a Burruchaga y lo mismo. Le preguntaban por mí y Bilardo te decía “libre por toda la cancha”, añadió.

“Entonces que (Bilardo) no le mienta a la gente. El equipo se hizo a través de los partidos y de los hombres que había dentro de la cancha. Porque ni nos entrenábamos. En el 86, el tipo más importante de la selección era el preparador físico. Porque lo que decía Bilardo no lo entendíamos, entonces el ‘profe’ pasaba por las habitaciones y nos hacía la traducción”, cementó. Al elegir a un entrenador en su carrera mencionó a César Menotti, y entre los futbolistas a Romario, Ronaldinho, Zidane, Messi, Riquelme, Caniggi, Baggio, Van Basten. “Me gustaba ir a verlos jugar”, afirmó.

“No estoy muerto, me siento entero. Pero no estoy para festejos”, finalizó.

Fuente: Eltiempo.com

Otros links relacionados