Fernando Vallejo presentará en Colombia ‘El don de la vida’

Ferrnando Vallejo ha presentado una nueva novela. Colombia sigue siendo el escenario de todos sus males sin remedio. ¿Y cuáles son sus males? Todo bicho viviente que se le ponga por delante. “El don de la vida” es el título de una novela donde el don de la vida no es tal.

No hay vida sino muerte. Fernando Vallejo nos tiene acostumbrados a toda clase de exabruptos. No sorprende demasiado, porque sumamos capítulos a su larga historia de desamor con la vida y ronronear a la muerte. Sus únicos amigos son los perros. Pero no he venido a escribir de Fernando Vallejo por más que me guste su amargara, sino a preguntarme ¿qué tiene Colombia que tantos desafectos genera entre lo más selecto de sus creadores? Pongamos también el caso de Doris Salcedo en el mundo del arte.

Ella, que logró meter un pie de la Tate de Londres con su pieza Shibboleth para la Sala de Turbinas -la famosa grieta-, se siente como esa hija no querida lo justo y necesario por la madre patria. Hace unos años cené, junto a otros colegas y el por aquel entonces agregado cultural de la embajada española (José Antonio D’Ory), con ella y su marido en su casa de Bogotá y la premisa para que el encuentro no se convirtiera en desencuentro con los comensales era que de Colombia mejor ni hablar. Y no hablamos, si no recuerdo mal. Pero ella respira por la herida.

Como Vallejo. Luego también está esa generación más reciente de artistas a los que la violencia les ha marcado a fuego, tal es el caso José Alejandro Restrepo, Raimond Chaves, Rafael Ortiz y Wilger Sotelo. Lo que allí se ha vivido, y aún se vive, no es para menos. Con el cañón de una pistola en la sién. Así es Fernando Vallejo, así es el arte contemporáneo colombiano por mucho que les desagrade a sus compatriotas.

Fuente: ABC. es

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.