Escuchar el nombre de Carmelo Martelo, es sinónimo de hombre dicharachero, sencillo y descomplicado, quien coge la vida suave y siempre va ‘ligero de equipaje’. Así es el personaje que representa Freddy Flórez en ‘La Playita’, una divertida comedia en la que le da vida a un barranquillero alegre y espontáneo, quien muchas veces se gana algunos problemas con sus compañeros por entrometido. Aunque Freddy es bogotano, ha demostrado su versatilidad para representar a un costeño y lo ha hecho tan bien, que ha logrado ganarse el cariño y respeto del público, pues algunos creen que Flórez es de la costa.

carmelo

Cuando el actor supo que había la posibilidad de representar a Carmelo, lo primero que hizo fue irse a su casa a preparar su monólogo y le elaboró al personaje una hoja de vida, evaluando cómo podría ser su comportamiento y sus costumbres. Y fue gracias a su creatividad, su chispa y sus frases que ya se han vuelto populares, que el bogotano se ganó el casting de uno de los personajes más llamativos de la comedia. “Para mí Carmelo ha sido una bendición, salir a la calle y encontrarte con el cariño del público y ver que hay tanta receptividad con este personaje, es el mejor premio que uno puede recibir como actor”, cuenta Flórez muy emocionado, quien además agrega que hacía mucho tiempo no experimentaba esta sensación de reconocimiento.

A diferencia de Carmelo, en su vida cotidiana Freddy es un hombre más tranquilo y pausado, pero afirma que le gustaría parecerse un poco más a su personaje, pues hay que aprender a tomarse la vida no tan en serio.

“CREO QUE DEFINITIVAMENTE SÍ TENEMOS MUCHO QUE APRENDER DE LOS COSTEÑOS, QUIENES SE TOMAN LA VIDA CON MÁS ALEGRÍA, NOSOTROS LOS DEL INTERIOR NOS ESTRESAMOS MUCHO POR POCO”.

Háblenos sobre las características de Carmelo Martelo
Carmelo es costeño específicamente barranquillero, es un hombre de 30 años muy alegre, que se goza la vida y que no necesita mucho para estar contento. Creo que esa es una de las ventajas de él, porque a veces los seres humanos se complican la vida por muchas cosas y entre más tienen, son menos felices. Es un tipo sencillo, alegre, desparpajado, escandaloso y es muy expresivo, por eso siempre está moviendo las manos y los ojos. También es un gran amigo, una persona de buen corazón y humilde. Viene de una familia de bajos recursos, por eso ha tenido que luchar toda su vida, siempre tiene muy buena conexión con las personas que sufren, es amante de la rumba y le encantan las mujeres.

Para usted que es de Bogotá, ¿Cuál fue la propuesta que presentó para ganarse el casting de este personaje?
Cuando me hablaron de Carmelo, me dieron el perfil de él, lo único que me dijeron es que era costeño y que estaba encargado de los servicios generales del centro Comercial La Playita. A partir de ahí empecé a estructurarlo y a hacerle una hoja de vida, imaginando qué hacía antes de venirse a vivir a Bogotá, cuáles eran sus sueños, qué lo ponía triste, etc., y después de eso empecé a armar un monólogo que consistía en que Carmelo le enseñaba a un cachaco cómo levantarse a una costeña. Esa fue mi propuesta, afortunadamente a los directores y libretistas les gustó mucho y gracias a Dios me quedé con el personaje.

¿Qué elementos empezó a involucrarle dentro de la construcción del personaje?
Ahí ya entraron en juego los elementos de los directores y de los libretistas. Empezamos ensayos para determinar cómo iba a ser la relación de Carmelo con cada uno de los personajes, como el mopri (primo Amaury), con la cara e bostezo (Soledad), la cara e mosquito (Margarita), el cabeza e jopo (el cachaco), cada uno tiene su apodo. Carmelo siempre le está poniendo sobrenombres a las personas y a las cosas y ese trabajo va muy de la mano con los directores para hacer al personaje más divertido.

¿Cómo ha sido la recepción del público con Carmelo? ¿Qué le dicen en la calle?
Para mí ha sido una bendición, este es un personaje maravilloso porque la receptividad de la gente ha sido increíble. Es impresionante cómo les ha gustado la comedia y Carmelo. Yo viajo cada 15 días a Medellín porque mis hijas viven allá y la última vez que estuve, me fui a un centro comercial y la gente salía a pedirme fotos y autógrafos, algo que no me pasaba hace mucho tiempo. Este tipo de personajes son los que se ganan el cariño de la gente y eso me parece algo increíble.

¿Cómo ha sido el trabajo con el elenco haciendo comedia?
Muy divertido, es una mamadera de gallo constante, hasta el punto de que hemos tenido que cortar escenas porque no aguantamos la risa, sobre todo con Santiago Rodríguez, porque él es muy chistoso, siempre sale con algún apunte o algo nuevo. Pero también tengo que decir que ha sido un ritmo muy pesado, porque somos un elenco pequeño y Carmelo por ser el chismoso, está involucrado en todo. Pero vale la pena totalmente, porque es un trabajo que estamos haciendo lo mejor posible y eso lo ha disfrutado el público.

Algunas personas de la costa han criticado la comedia, porque argumentan que están vendiendo una imagen de ellos que no es real, que los costeños son escandalosos. ¿Usted qué opina de eso?
En mi caso que soy bogotano, te puedo decir que no hay un solo hablado para los rolos, ni una misma forma de ser, porque aunque sean de la misma ciudad, su lenguaje y sus costumbres son diferentes. Asimismo pasa en Barranquilla, en La Guajira o en otras ciudades. Tú puedes encontrar costeños en Cartagena a los que ni siquiera se les siente el acento o te vas para la plaza de Bazurto y encuentras otros acentos distintos. Esto no se trata de ridiculizar a los demás, sino de que cada uno represente un personaje. Carmelo es un costeño y seguramente habrá muchas personas que se parezcan a él, como otros que no tengan nada que ver con este personaje. Esa es la diversidad de nuestras culturas. Claro que hay costeños que son callados, pero también hay otros que son más expresivos.

¿A qué actor admira de la comedia?
A Santiago Rodríguez, lo admiro profundamente porque tiene una chispa y una espontaneidad únicas. Es un hombre muy creativo y para la comedia es muy bueno.

Dentro de las cosas que caracterizan a Carmelo está su vestuario colorido y sus accesorios. ¿Cuáles son esos elementos que hacen parte de su vida diaria?
Una de las características de él, es que tiene en uno de sus brazos pintadas 7 estrellas, que simbolizan las 7 que el junior de Barranquilla se ha ganado. Él es hincha furibundo de su equipo. También le gusta ponerse pulseras y escapularios, porque es un hombre que cree en Dios. A él le gusta mucho el colorido, por eso se pinta el pelo de mono y usa ropa de colores fuertes.

¿Freddy Flórez también cree en Dios como Carmelo?
Muchísimo, yo soy católico, practicante. Soy mariano y rezo el rosario todos los días. Fui criado en familia católica y hacia el año 2006 tuve un cambio en mi vida a raíz de una decepción amorosa. Un primo me aconsejó acercarme a Dios y me presentó a un amigo sacerdote con quien hablé y empecé a involucrarme más con las cosas de la iglesia y a leer los evangelios. Eso le dio un cambio a mi vida increíble y ha sido maravilloso.

¿Cómo es un día en su vida cuando no actúa?
Generalmente los días que tengo libres son los domingos, entonces me levanto temprano y voy a hacer ejercicio, luego regreso voy a misa y en las tardes me gusta compartir con mi familia. Soy separado hace dos años y medio y como mis hijas viven en Medellín, me voy a visitarlas cada vez que puedo.

¿Cuáles son las enseñanzas que le han dejado Carmelo y qué opina de él?
Yo le admiro a Carmelo que es una persona natural y transparente, porque nosotros vivimos tratando de complacer a la gente, a los papás, a la esposa, a los hijos, a la sociedad, pero a Carmelo no le importa eso, él vive su vida como quiere y eso le da paz y tranquilidad. Me parece chévere de él que le gusta ir ligero de equipaje. Me gustaría poder aplicar esas cosas en mi vida, porque las cosas materiales llegan y se van y hay que darles más importancia a las cosas de adentro. Creo que hay mucho que aprender de Carmelo en ese sentido.

¿Hay alguna característica que identifique a Carmelo y a Freddy?
Sí, a los dos nos gusta la rumba, el vallenato, las mujeres. A mí me encanta eso, pero ya no lo hago como antes. Después de que me casé le baje a todo eso. Ahora me gustan otros planes, pero cuando hay que parrandear, lo hago hasta el otro día. En la parte de lo mujeriego, no nos parecemos en nada, porque Carmelo es muy atrevido con las mujeres.

¿Cuáles son las frases que usted le creó a Carmelo?
El más común es ‘Ay Chuchi’, esa la usa cuando está emocionado por algo que va a pasar. También dice mucho ‘tanta carne y yo comiendo hueso’, porque le gustan las mujeres caderonas y ‘nos pi’ (nos pillamos). Con esos dichos la gente lo identifica y es muy divertido escucharlos diciendo esas frases.

¿Cuál es el mensaje de esta comedia para los televidentes?
Creo que el mensaje de fondo, es la amistad. Estos costeños a pesar de que viven en una ciudad que no es la de ellos y que pasan por muchas vicisitudes y extrañan su tierra, están unidos y ellos son como una familia, que se apoyan en todo. Y creo que definitivamente sí tenemos mucho que aprender de los costeños, que se toman la vida con más alegría, nosotros los del interior nos estresamos mucho por poco.

¿Cuáles son las redes sociales donde lo pueden seguir y qué le dicen sus seguidores sobre este personaje?
Ha sido maravilloso, me han escrito muy buenos comentarios en Twitter me encuentran como @FreddyFlorez73 y en Facebook también me pueden encontrar como Freddy Flórez. La gente es muy amable y cariñosa y siempre nos expresan a través de mensajes su agradecimiento por alegrarles las noches después de un día estresante.

FREDDY-FLOREZ

Fuente: Canal RCN

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados