Gran concierto por la Paz en Bogotá

Por primera vez en la historia, la Orquesta Filarmónica de Bogotá y la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia tocarán juntas. Para celebrar la Declaración de Independencia serán más los violines, los oboes, las flautas. El próximo domingo 20 de Julio

El 20 de julio de 2008, en el Parque Simón Bolívar, las dos orquestas, junto con jóvenes músicos de la Fundación Batuta, tocarán una de las piezas más memorables de la música universal: el cuarto movimiento de la Novena Sinfonía de Beethoven. Los versos del poeta Friedrich Schiller, que en español se conocen como la Oda a la Alegría, retumbarán con toda su fuerza en la tarde bogotana.

Será este un día propicio para que las dos orquestas estrechen sus vínculos. Según Aníbal Dos Santos, actual primera viola de la filarmónica, “la presentación es una apuesta enorme que va a necesitar de un gran trabajo de logística. Pero lo más interesante es que esta es una forma de comenzar una integración de dos orquestas que funcionan de forma paralela. Además, la obra de Beethoven se presta para una orquesta de gran tamaño”.

La música será la protagonista de esta fiesta nacional que ha organizado el Ministerio de Cultura. De manera simultánea, en 900 municipios del país se presentarán solistas, grupos, ensambles, bandas de géneros tan heterogéneos como el jazz, la música llanera, el rock, las danzas de la Amazonía y la música clásica, entre otros.

En Bogotá, además de las orquestas ya mencionadas, tocarán Andrés Cepeda, Aterciopelados, el Ensamble Sinsonte, Toto la Momposina, Dr Krápula y Primero mi tía. También estarán presentes los cantantes líricos colombianos más importantes de todos los tiempos: la mezzosoprano Martha Senn y el barítono Valeriano Lanchas, junto a los solistas Marisa Pérez, Manuel Contreras y músicos de varias universidades del país y de los mejores coros de la ciudad.

El prestigioso director colombiano Andrés Orozco Estrada, quien actualmente está a la cabeza de la orquesta de Gratz en Viena, viajará desde Austria para hacerse cargo de este ensamble, que congregará a 120 músicos en un mismo escenario.

“Será este un día propicio para que las dos orquestas estrechen sus vínculos, en una fiesta memorable como la celebración de nuestra independencia, amenizada por un gran Concierto Nacional, que promueve la hermandad entre todos los compatriotas”, señaló la Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotà, Catalina Ramírez Vallejo.

El productor musical del concierto es Iván Benavides, reconocido músico colombiano, creador de grupos como Sidestepper y el Bloque de Búsqueda, y principal promotor de la música independiente en Colombia. Benavides ha sido productor de Carios Vives, consultor de festivales como el Colombiage de Londres y Rock al Parque. Ha dictado conferencias en reconocidas universidades como Columbia University y la UNAM en México. Según Benavides, los artistas que se escogieron para tocar en Bogotá representan las más diversas tendencias. “Queremos mostrar la diversidad de la ciudad a través de las múltiples expresiones musicales con que cuenta”.

Una de esas múltiples expresiones se podrá apreciar cuando se presente la maestra de la música tradicional Totó la Momposina. La música de esta colombiana nacida en Mompox, música de tambores, gaitas, coros y cobres, ha puesto a bailar hasta al más tieso de los polacos. Su disco La candela viva fue grabado con el sello musical Real World, del genial Peter Gabriel.

Cuando el Ensamble Sinsonte su suba al escenario el público podrá apreciar una fusión del jazz, los ritmos urbanos y la música de de los llanos colombianos y venezolanos. Sinsonte es el nombre de un pájaro que habita en casi toda América al que los indígenas llamaban el pájaro de las 400 voces por su habilidad de imitar los sonidos de otros pájaros. Según el maestro Manuel Bernal, los integrantes de esta agrupación “hacen música que nos toca, con la que no podemos ser indiferentes”.

La música del sexteto Primero mi tía también es una propuesta de fusión. Esta agrupación, que logra articular en un solo sonido el folclor de la Costa Pacífica y el frenesí de la música improvisada, grabó, a juicio de revista Semana, uno de los diez mejores discos del año 2005.

Las grandes ciudades tienen una vida subterránea donde han nacido bandas de música legendarias, nuevas propuestas artísticas, movimientos de vanguardia. Bogotá no es la excepción. En pequeños bares repletos de humo, en garajes donde las guitarras rugen estridentemente, allí empezaron a tocar grupos como Doctor Krápula y Aterciopelados.

Doctor Krápula es un referente obligado del ska en Bogotá. Ha sido nominado en dos ocasiones en los Premios MTV y su álbum Bombea vendió más de 10 mil copias en todo el país. Aterciopelados, por su parte, fue la primera banda de rock colombiana con reconocimiento internacional. Su estética kitsh, inspirada en las busetas, los iconos religiosos populares, el colorido de la calle, se impuso en los años noventa. Y canciones como Quién mató a la gomela, Candela y Bolero Falaz son ya unos clásicos.

Andrés Cepeda completa la lista. Este músico que comenzó en el grupo Poligamia, mezcla en su música el bolero, el son, el pop, la música cubana. En 2007 fue nominado al Grammy Latino por su canción Para amarte mejor. En Bogotá hay música para todo el mundo.

Los instrumentos que se escucharán el 20 de julio lo confirman: tambores del pacífico, bandolas llaneras, gaitas, marimbas, guitarras eléctricas, baterías, contrabajos, trompetas. Y se verá el ir y venir de la mano del director conduciendo la Novena Sinfonía de Beethoven, la misma que el compositor alemán estrenó en 1824, cuando ya estaba completamente sordo. Hoy, casi doscientos años después de aquel concierto, esta obra nos sigue conmoviendo como la primera vez.

Fuente: Comunicaciones Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte 

Related Post