‘Hay que saber perdonar’ dijo el Padre Cutié en su primer sermón en Iglesia Episcopal

tn_alberto_03El Padre Alberto Cutié dijo el domingo que “la iglesia enseña que hay que saber perdonar” durante su primer sermón en una parroquia episcopal desde que se unió a esta Iglesia, tras el escándalo de las fotos en que se le vio besando a su novia en la playa.

Cambio de sotana

Alberto Cutié pronunció su primer discurso en la Parroquia de la Resurrección en el norte de Miami, un templo de la Iglesia Episcopal a la que se unió, al parecer, porque permite el matrimonio de los pastores, a diferencia de la Iglesia Católica.

Misa Episcopal del Padre Alberto

El ex sacerdote católico romano fue recibido por los feligreses con una ovación de pie e hizo bromas antes de su discurso. “Mis cosas están guardadas en el depósito”, bromeó aludiendo a su “mudanza” de comunidad espiritual. En ningún momento se refirió directamente a su separación de la Iglesia Católica.

Padre Alberto dejó la Iglesia Católica

Según varios miembros de esta parroquia, normalmente asisten a misa unos 40 fieles. En cambio, el Padre Alberto convocó a alrededor de 300 personas, muchas de ellas del credo católico romano -incluso feligreses de la Parroquia San Francisco de Sales, que Cutié administró hasta que fue suspendido de esa función- que vinieron a escuchar el primer sermón que el sacerdote ofrece en casi un mes. Otros tantos eran fieles episcopales que llegaron de otras comunidades del sur de Florida, incluso de Key West.

“El espíritu de Dios ha sido bueno conmigo. Les tengo que decir algo: Dios es el único a quien seguimos”, dijo el padre ante la concurrencia, donde se encontraban, en primera fila, su novia, Ruhama Canellis, y el hijo de ésta.

El Padre Alberto afirmó también que la iglesia enseña a buscar a Dios, no a la gente, y agregó: “La iglesia enseña que hay que saber perdonar. […] Nosotros nos olvidamos que incluso en nuestras dificultades el espíritu de Dios está ahí para manifestarse”.

El sermón de Cutié, pronunciado enteramente en inglés, mantuvo el estilo coloquial y cálido que lo convirtió en un líder de la comunidad católica romana de Miami. “Lo que tú eres es el regalo de Dios para ti”, dijo. “Pero lo que hagas de ti mismo es tu regalo para Dios”.

“La Iglesia es comunidad, la Iglesia es perdón, la Iglesia es aceptación”, recalcó. “Es vivir el espíritu de Dios, y el espíritu de Dios es para todos. Dios los bendiga”, finalizó el sacerdote ante una larga ovación de los asistentes.

Cabe resaltar que poco antes de concluir la misa, fueron recibidos en la comunidad episcopal unos 60 fieles nuevos, aunque se desconoce cuántos de ellos eran católicos o ateos.

Terminada la ceremonia, los feligreses se congregaron a la salida del templo y acompañaron a Frade y Cutié en la bendición de tres cruces que adornan ahora la fachada del recinto.

“¡Que se case, que se case!”, empezaron a gritar muchos en apoyo al Padre Alberto, mientras que otros aprovecharon las decenas de cámaras y micrófonos para manifestarse en contra de las tradiciones de la Iglesia del Vaticano.

“Nos sentimos muy contentos de que hoy, día de Pentecostés, el Espíritu Santo esté bendiciendo a esta Iglesia”, dijo el obispo Frade en una rueda de prensa a la salida de la parroquia. Sin embargo, lamentó por otro lado la amarga reacción de la Arquidiócesis Católica de Miami ante el ingreso de Cutié en la confesión episcopal. “Realmente me siento triste porque yo amo la Iglesia Católica”, afirmó.

En los últimos días muchos han calificado a la Iglesia Episcopal de “oportunista” y de querer “sacar provecho” de la popularidad del Padre Alberto. “Bueno, la otra opción [la de no aceptar a Cutié en esta comunidad] es tirar a Alberto a la basura, y él es un hombre de Dios que quiere servir a Dios. Nosotros consideramos que nadie debe ser destrozado por amar a una mujer”.

“Yo les diría también que no es para tanta algarabía”, añadió el obispo. “Alberto sigue realmente en la misma liga, lo único es que ha cambiado de equipo. Para nosotros, él no ha cambiado de religión, él no ha dejado de ser católico, y cuando uno está en un lugar que no le gusta, se va a otro lugar”, agregó.

Fuente: Univisión

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados