Heaven and Hell en Bogotá: la capital por fin recibe a Black Sabbath

Publicado en at 12:04 pm
91 0

372_0114Nadie podría haber dado crédito a lo anunciado cuando se supo acerca de la visita de Black Sabbath, o como se hacen llamar ahora, Heaven and Hell, a nuestro país. Algunos nos tomamos la libertad de llamarlos Black Sabbath, porque la era de discos como Heaven and Hell y Mob Rules fue una de las más prolíficas en la historia de esa colosal agrupación. Meses atrás habían confirmado su asistencia en su portal oficial. Los días pasaban y el evento parecía dilatado porque en ninguna parte se mencionaba la venta de los tiquetes, hasta que faltando escasas tres semanas para el evento, finalmente se conocieron los precios de la boletería, y fue todo un alivio. Precioso aliciente para los entusiastas del hard rock tradicional. Colombia comenzó el 2009 con una serie sorprendente de eventos, y ahora se nos concede la prerrogativa de recibir a Tonny Iommi, Geezer Butler y a otra leyenda mayúscula: Ronnie James Dio, vocalista de Elf, Rainbow y de su propio proyecto durante la década del ochenta, cuando se cansó de hacer relevos y se aventuró a probar fortuna en solitario.

El primer álbum de Black Sabbath con Dio, Heaven and Hell, publicado en 1980, supuso en su momento un tónico para el hard rock, con toda su urgencia sonora y la inagotable elucubración épica que al grupo trajo el elfo mayor. Un álbum oscuro, pero monumental, en el que demostraban al mundo que la banda podía continuar haciendo discos monumentales sin Ozzy. A los de Black Sabbath les iría mejor de lo que esperaban, con canciones como “Neon Knights”, que ascendió pronto a la posición # 22 de los charts, y se embarcan en una gira exitosa de veinte fechas a lo largo de su natal Inglaterra. En Nueva York hicieron una presentación memorable compartiendo cartel con Blue Oyster Cult, grupo seminal que por entonces trabajaba con Martin Birch, el mismo productor del Heaven and Hell. Un lindo recuerdo de aquella noche fue el video Black and Blue, que recuperaba las actuaciones de ambas bandas. Ronnie llegó en el momento indicado a Black Sabbath, cuando la banda se encontraba en su peor forma como consecuencia del abuso de sustancias y de la pérdida de su vocalista original, recuperando así el esplendor, porque en discos como Never Say Die, grabado en un tiempo record de 48 horas (así lo confesaron los integrantes del grupo), y con una banda deteriorada por los estupefacientes, ya se había perdido mucho.

Con Ronnie vendría otro buen álbum, Mob Rules, ahora con Vinnie Appice en la bateria, y de nuevo con la colaboración de Geoff Nichols en los teclados. Luego presentan el directo Live Evil, valioso testimonio de aquella etapa, que vendió muy poco pero que en lo estrictamente musical era muy disfrutable, y a principios de los noventa reaparecen con Dehumanizer, disco con interesantes canciones como “TV Crimes”, “Computer God”, o “I”. Muchos tendrán razones para argumentar que los Black Sabbath de Dio deberían haber salido entonces bajo otro nombre, pero seguramente aquello no hubiera sido la mejor estrategia comercial, teniendo en cuenta que a excepción de Osbourne la banda seguía siendo la misma, y que el propio Iommi, ahora cabeza del grupo, seguía minuciosamente todos los procedimientos para llevar a buen término la promoción de sus discos. A lo largo de los ochentas y noventas pasaron por la banda innumerables sesioneros y vocalistas como Ian Gillan o Tony Martin, pero después de la de Ozzy, la de Dio fue la formación sabática más apreciada de todas.

Hoy, después de casi tres décadas completas, los integrantes de aquella formación deciden rebautizar el proyecto con el título del primer álbum de Black Sabbath en voz de Ronnie. Es así como se animan a adelantar en 2007 una gira internacional con motivo de su compilado Black Sabbath: The Dio Years. Con el material de dicho tour lanzan en agosto de ese mismo año el DVD Heaven & Hell: Live from Radio City Music Hall. Ni una sola canción de la etapa Ozzy se interpreta en ese directo, y seguramente tampoco lo harán hoy en suramérica. Sólo vemos aquí a un siempre eficiente Ronnie James Dio que conserva intacta su voz a sus 67 años, y a un Tonny Iommi que es como una botella de buen vino añejo, haciendo sonar mejor que nunca su Gibson SG, y con toda su mística intacta sobre el escenario. Eso es lo que veremos en el Coliseo el Campín de Bogotá el próximo 5 de Mayo, cuando Dio, Iommi, Butler y Appice hagan acto de presencia. Oirémos también material reciente, pues la banda promociona por estos días algunas canciones de su nueva entrega The Devil You Know, que podrá adquirirse en las tiendas internacionales a partir del 28 de abril, y que desde ya promete ser uno de los mejores discos de 2009. Todavía no se menciona si habrá alguna banda colombiana como acto telonero, y esperamos que la organización siga facilitando toda la información que haga falta, a menos de dos semanas del evento. Agradecimientos especiales a todos los promotores involucrados, y los mejores éxitos para estos británicos a quienes hemos esperado por largo tiempo. Cuentan con el afecto y respeto de todos sus fieles seguidores colombianos.

Iván Torres.