Hoy es el estreno de la película ‘En Agosto’

183 0

En el futuro, Verónica, una joven indígena, camina por un puente en una Bogotá parcialmente inundada y en la que no para de llover. Verónica intuye que algo malo va a ocurrir y acelera su paso. En el presente actual, Pedro, un anciano, espera la llegada del fin del mundo en un día profetizado por Isabel, su difunta esposa, y recuerda otras predicciones hechas por ella que, en efecto, se cumplieron. Pedro se tranquiliza al recordar una que nunca ocurrió sobre interminables lluvias y una gran inundación. De vuelta en el futuro, Verónica realiza una ceremonia ancestral; mientras tanto, una gigantesca ola se cierne sobre la ciudad. En el presente, Pedro recuerda la hora señalada por su esposa y ve en el reloj que está a menos de un minuto de que su profecía se cumpla.

Sinopsis corta En Bogotá, Pedro, un anciano y Verónica, una joven indígena, esperan la llegada de fin del mundo en agosto; cada uno en un tiempo distinto: el presente actual y un distante futuro.

Día-fragma fábrica de peléculas sociedad con Oruga animation studios presenta En Agosto, cortometraje de quince minutos en animación 2D y 3D que tomó alrededor de dos años en ser realizado. La película fue escrita y dirigida por Andrés Barrientos y Carlos Andrés Reyes. Producida por Daniel García. La música es de Sergio Trujillo y la agrupación Sinopis.    “Isabel tenía un poder que nunca pude entender… Me pregunto si tenía razón cuando dijo que hoy sería el fin del mundo.” Pedro, EN AGOSTO

La primera versión de EN AGOSTO fue concebida en al año 2000, contaba con tres episodios y fue realizada en video. Después de innumerables problemas técnicos se pospuso su finalización y eventualmente se llegó a la conclusión de que el proyecto como estaba planteado no iba a ningún lado. Sin embargo, algo mantuvo el impulso para seguir adelante y buscar otro camino; se siguieron las conversaciones durante un par de años y surgieron varias ideas, unas no incluidas en el resultado final y otras sí. Se crearon tres historias interconectadas y el proyecto se llamó TRÍPTICO.

Una de las tres no encajaba en esa primera versión del guión y se eliminó llevando a que la primera y la última historia se unieran para dar paso a un segundo borrador que cobró mayor sentido. El título del proyecto ya no tenía mucha lógica. Después de varias re-escrituras resultó la versión definitiva con la que se inició el proceso de preproducción. Desde ahí hasta tener el primer corte de edición de la película pasaron casi dos años más y en ese momento se vio la necesidad de crear nuevas escenas que terminaron de armar el rompecabezas. “En agosto nació de la idea de fundir los mundos artísticos personales de ambos. El primer proceso fue poner sobre papel todas nuestras obsesiones sobre las ciudades, sobre Bogotá, sobre el comportamiento humano, sobre los pequeños detalles, sobre los ritos, sobre las rutinas que a veces son también ritos, sobre pequeños momentos que pueden ser mágicos si se les observa con atención como poner un mantel en una mesa y quitarle las arrugas.”

– Andrés Barrientos Andrés Barrientos y Carlos Andrés Reyes escribieron una historia ambientada en Bogotá en dos momentos distintos: El presente actual y un distante futuro; sin embargo, los recuerdos de los personajes principales los llevan a principios de los años cuarenta e incluso a un pasado antes de la conquista. El personaje de Pedro espera la llegada del fin del mundo un 15 de agosto.

Este mes tiene relevancia desde varios puntos de vista, implica tiempos de cambio y según la proporción numérica de la regla dorada frente al resto del año, el 15 de agosto es el punto más alto, y como en una montaña rusa, desde ahí todo baja. Al equiparar esta fecha con la vida de un ser humano, representa el ocaso de la vida, la cercanía a la muerte, el fin del mundo propio. En Bogotá, agosto tiene una fuerte connotación histórica con una particular profecía: “El 31 de agosto de un año que no diré, sucesivos terremotos destruirán Santafé”. Esta profecía hecha por el padre Francisco Margallo en 1827 ha estado ligada a la historia de Bogotá, dándole un ingrediente mítico a la vida de la ciudad: El 31 de agosto de 1917 hubo un fuerte temblor; en 1967 y 1973, en la misma fecha, ocurrieron temblores de intensidad media sin mayores consecuencias. El extenso panorama del mundo antepasado indígena fue determinante para la construcción de la trama y para esto se utilizó una de las leyendas más emblemáticas de Bogotá: El mito de Bochica.

Es difícil establecer una única versión sobre esta leyenda, empezando porque no existe un glosario claro para definir los nombres de sus principales protagonistas; sin embargo, la esencia de esta historia se mantiene. Bochica (también conocido como Nemqueteba o Zuhé), apareció por el oriente de la altiplanicie donde moraban los chibchas, tenía largos cabellos y barba blanca, estaba descalzo y vestido con un manto blanco. Infundía respeto. El pueblo chibcha era entonces ignorante y el benévolo anciano venía con la misión de instruirlo: les enseñó a cultivar la tierra, a tejer y colorear mantas, a elaborar objetos de barro como ollas y cántaros para cocer los alimentos, a trabajar el oro y sobre todo, cómo vivir en armonía y establecer la diferencia habida entre el bien y el mal. Las virtudes fueron practicadas con su ejemplo y la vida espiritual germinó con sus enseñanzas.

Dentro de la leyenda se cuenta cómo la sabana de Bogotá estuvo inundada por una lluvia que solo paró por la intervención del anciano al liberar el agua con su bastón formando una cascada conocida como “el salto del Tequendama”.  Un día simplemente desapareció sin dejar huella. “Algo que siempre nos llamó la atención de Nemqueteba es que es un personaje similar al de otras culturas americanas, un hombre blanco de barba que enseñaba a los indios aparece también en Perú con Manco-Capac, en México  con Quetzalcoatl, etc.

Para algunos indica la presencia del hombre blanco en América antes de la conquista.” Carlos Andrés Reyes La leyenda indígena dentro de la historia cobra realismo y el propio Nemqueteba en su paso por Bogotá anuncia una profecía conocida como el Jainoge: “Ese día, la Tierra estará cubierta de agua y de fuego”.

Según el profesor de lenguas uitoto Odo Bigidima, la tierra cubierta de agua se refiriere a grandes inundaciones provocadas por como el planeta se calentaría excesivamente en el futuro (el fuego), en otras palabras, por el calentamiento global. La palabra Jainoge conlleva en sí mima varios significados: “Gran catástrofe”, “inundación”, “morir sumergido”.

El personaje de Isabel, la difunta mujer de Pedro, poseía también un don de profecía, tenía sueños premonitorios o veía el futuro en objetos tan simples como una taza de café; en sus fatídicas visiones hay incendios, apagones y una gran inundación; algunas de éstas fueron inspiradas en sucesos del pasado de Bogotá como el Bogotazo (9 de abril de 1948), sutilmente la toma del Palacio de Justicia (1986) e incluso en la profecía uitoto del Jainoge… En uno de sus sueños Isabel vio el fin del mundo.

Fuente: Prensa Laboratorios Black Velvet

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados