Humble Pie: Smokin’

146 0

Steve Marriot y su “Pastel de Pobres” nos deleita con un palpitante disco hecho al estilo de las mejores obras del blues-rock de los años setenta.

Del núcleo de Small Faces, una de las agrupaciones más recordadas del movimiento "Mod" británico, surgió una serie de bandas que con el paso del tiempo se harían legendarias; uno de sus integrantes, Steve Marriot, decidió abandonar la banda y fundar a Humble Pie con el propósito de satisfacer su afición por el blues. Al mismo tiempo, sus antiguos compañeros de Small Faces unieron fuerzas con Rod Stewart y Ron Wood para formar a The Faces, banda de juerguistas alcohólicos cuya música recordaba a los Rolling Stones. Wood y Stewart ya se habían convertido en celebridades gracias a su participación en la primera alineación del Jeff Beck Group, mítico proyecto que desaparecería como consecuencia de un grave accidente automovilístico que mantuvo alejado de los escenarios a Jeff Beck por espacio de un año y medio.

El nuevo proyecto musical de Steve Marriot también serviría como catapulta para la celebrada carrera de Peter Frampton, quien incómodo con su imagen de teenager rompecorazones, decide dar mayor importancia a sus habilidades como instrumentista. Parte de los mejores momentos de Frampton en Humble Pie se encuentran en el álbum Rock On, donde también haría las veces de compositor. Hubo canciones de ese periodo como "Shine On", que continuaría interpretando posteriormente como solista.  Aunque Peter Frampton decidió abandonar a Humble Pie después del magistral directo Performance – Rockin The Filmore, publicado en 1971, su asocio creativo y personal con Steve Marriot jamás terminó, y con el paso de los años continuaron grabando juntos en distintos álbumes.

El vacío dejado por Frampton no era fácil de ocupar. Sin embargo, los miembros de la banda encuentran en Dave "Clem" Clemson al sustituto indicado. Era un músico que compartía sus mismas aficiones musicales, y que al mismo tiempo traía consigo un buen background musical, producto de su temprana formación como pianista y de su experiencia en bandas hoy clásicas como Bakerloo y Colosseum, esta última toda una institución del jazz rock y del género progresivo. Al asumir el rol de guitarrista líder, la banda adopta una mayor orientación al blues y al soul.

La alineación del conjunto, ahora compuesta por Marriot en la voz líder, guitarra, harmónica y teclados, Clemson en las guitarras y teclados, Greg Ridley en el bajo y Jerry Shirley en la batería, ingresa febrero de 1972 a las instalaciones del estudio Olimpic Sound de Londres en para dar inicio a las sesiones de grabación del disco que hoy conocemos como SmokinEl resultado es un total de nueve canciones finísimas entre las que destacan la larga y elaboradísima "I Wonder", en donde Clemson se explaya a su gusto en sus emotivos y desgarradores fraseos, y "Old Time Feelin", que sorprende por el delicioso sonido slide acústico de sus guitarras y por el apoyo contundente de un piano que en su ejecución evoca la tradición del viejo Mississippi. El trabajo de teclados es notable en temas como "Road Runner/Road Runners G Jam", apoyado por el órgano Hammond de Stephen Stills, quien destaca aquí como la principal intervención extra-nominal del álbum, y por esa voz ronca y sobresaliente de Marriot, de clara intención negra, febril y algo forzuda, pero de un delicioso estilo soul. Uno de los temas más recordados del disco fue "30 Days In The Hole", que a partir de entonces haría bastante identificable el sonido de la banda, mientras que "You Re So Good For Me" es el tema más pasional y relajado del disco, adobado con acogedores arreglos vocales femeninos.   

Aquella era una época de grandes agrupaciones. El recuerdo de Eric Clapton durante sus años en Cream y la ascensión meteórica de Led Zeppelin y otras grandes bandas de esa primera gran invasión británica opacó la obra de muchos músicos. De Smokin´ nunca se ha hablado lo suficiente en los textos de la historia del género, pero es una de las exquisiteces discográficas más entrañables de aquella década dorada del rock, gracias a ese sonido emotivo, robusto y sucio. Con él, los Humble Pie ratificaron su reputación como líderes del sonido boggie de los primeros años setenta.

Iván Darío Torres

Otros links relacionados