Ilia Calderón y su hija, la raza que realmente importa es ser humanos

1107 0

Durante esta semana se han presentado fuertes ataques a inmigrantes de todas las razas en las principales ciudades de Estados Unidos, siendo el punto más destacado la ciudad de Charlottsville, en el estado de Virginia, dónde se han registrado disturbios y ataques entre grupos raciales de diversos orígenes y miembros del Ku Klux Klan. La periodista Ilia Calderon, colombiana de raza negra y que hace parte del equipo periodístico de Univisión, aceptó el reto de entrevistar a uno de los voceros de los grupos que están liderando las protestas y las agresiones contra los grupos de inmigrantes que están llegando a los Estados Unidos.

Durante la entrevista, la periodista fue asediada por el propio entrevistado y varios miembros del grupo supremacista, quienes además intimidaron al equipo de trabajo que acompañaba a Calderón en el momento de estar grabando sus declaraciones, sobre todo porque Calderón tiene resumidos en toda ella, los rasgos que menos quieren los supremacistas en su país: latinos, negros y migrantes de otras razas.

Ante este ataque brutal que ha recibido la periodista, queremos hacer un respetuoso homenaje a Ilia Calderón, quien con su carisma y belleza, conquistó no solo las pantallas de Univisión, sino que además ha conformado una familia que solo puede ser concebida en la cabeza de personas abiertas a la posibilidad de que entre humanos nos podemos amar y buscar la felicidad, sin importar el credo o el color de la piel.

Su familia está conformada por Eugene Jang, un joven americano de origen koreano, quien se enamoró de ella en 2010 y desde entonces han sido una pareja inseparable y una clara demostración de que es posible la vida entre parejas de diferentes razas y orígenes culturales cuando hay comprensión y educación. Y Anna, una bella americana de origen ‘colombo-koreano-americano-negro’ que es desde ya una belleza exótica.

Además, la familia de Jang es bastante diversa ya que su medio hermano es de nacionalidad egipcia. Así que Eugene toda su vida ha lidiado con los temas de raza en su vida, lo que no le ha impedido acercarse a Ilia y ofrecerle amistad y cariño.

Su hija, Anna, quien nació en 2012, es ahora una bella niña de ojos rasgados, color de piel negro y cabello rizado y ha sabido llevar desde pequeña su condición racial, ella sabe que es la prueba viviente del amor entre dos personas que decidieron traerla a la vida tras varios intentos de ser padres.

Hace unos años Ilia, sabiendo que esta situación se iba a repetir día tras día con su hija y con ella misma, con su esposo y su familia, escribió esta sentida carta que publicó en varios medios.

“Me preocupa el mundo en el que vivo, pero me preocupa aun más el mundo en el que va a vivir mi hija.

Un día, en un parque cualquiera, un niño le dice a una niña: ‘Eres fea, eres negra’. Su respuesta fue más inteligente de lo que todos nos hubiéramos imaginado: ‘Entonces tu corazón es del color de mi piel’.
Que dolor profundo saber que a sus 7 años tuvo que aprender a contestar así.

Una vez, la hija de 5 años del gerente de una compañía para la que trabajé, me dijo: ‘No me toques, tu eres negra’.
Su padre inmediatamente saltó a regañarla y me dijo: ‘Lo siento, los niños son crueles’.

¡Qué descaro! culpar a su hija, quien a esa edad tan sólo puede repetir lo que escucha de los adultos que la rodean.
Estamos llenos de ‘frasecitas’ que se han vuelto tan comunes que las aceptamos sin pensar en el daño que pueden causar a los demás.

Bien lo dijo la dra. Maya Angelou: ‘La gente va a olvidar lo que haces. La gente va a olvidar lo que dices. Pero jamás olvidará como los hiciste sentir’. Y sucede todos los días, a todas horas y sin darnos cuenta.

Cuántas veces toda la familia va en el auto con sus hijos y pasan frente a un accidente en el que está involucrada una mujer.
El padre dice: ‘Claro, tenía que ser una mujer, es que no saben manejar’.
Y usted, señora que va al lado ¿hace algo para corregir una actitud que discrimina a su propio género?

¿Cuántas veces en su vida usted ha halado sus ojos con sus dedos para burlarse de los asiáticos? O ¿ha usado un plátano para burlarse de los negros? O ¿ha juzgado a los indios por su olor? A propósito, ¿le ha preguntado a alguno de ellos a qué huele usted?

¿Cuántas veces los hispanos han discriminado a hispanos de otros países llamándolos ‘indios’? (como si fuera un insulto y como si todos no descendiéramos de comunidades indígenas).

Pero cuando un estadounidense, discrimina de alguna manera a algún hispano, salen todos a poner el pecho, a criticar, a decir que son racistas y a exigir justicia.

Grave también expresarse con desprecio de quienes prefieren amar a alguien de su mismo sexo. O creer que todos los musulmanes son terroristas, o seguir señalando a los judíos .

Me preocupa que vivamos entre todos estos comentarios, comunes en los corrillos, las reuniones familiares, de amigos y de trabajo. Y nadie dice nada. Existe una doble moral.

Hay una línea muy delgada, y con frecuencia traspasable, entre la crítica y la sátira, y la ofensa a quien no escogió ser como es.

Mi hija no tiene la culpa de tener sus ojos rasgados, su piel oscura y su cabello rizado.Ella es producto del amor de dos personas quienes decidieron traerla al mundo contra todas las adversidades. Eso debería ser suficiente. ¿Por qué tendrían que importar sus características físicas?

Cada día confirmo porqué también tengo que enseñarle a responder con dignidad a quien quiera hacerle daño por lo que ve por fuera. Doble tarea. Prepararla para ser una persona ejemplar y prepararla para enfrentar a quienes no lo son.

Pregunto: ¿Como padres nos hemos tomado el trabajo de hablar con nuestros hijos acerca de respetar y aprender de las diferencias? ¿Les explicamos que un niño, con dos papás o con dos mamás, o con un papá o una mamá, son como ellos, producto del amor?

¿Les hemos explicado que ni el peso, ni el color, ni las capacidades o discapacidades, hacen a una persona mejor o peor? ¿Les hemos dicho que se acerquen a ese niño, al que todos rechazan en la escuela? Porque es mejor estar al lado de él, que al lado de quienes se burlan de él.

¿Les hemos explicado que ese ‘dolorcito’ que sienten en el corazón, cuando ven a alguien indefenso, se llama compasión? ¿y que es un sentimiento bueno y noble?

Enfoquémonos en la verdadera diferencia, que es hacer la diferencia en las nuevas generaciones. Es un trabajo de todos.

Y usted ¿cómo prefiere que su hijo tenga el corazón? ¿negro, blanco o en la tibieza del gris? Los niños no nacen discriminando. No les enseñen a discriminar”.

¿Qué piensas de su carta?

Por eso, como latinos y colombianos, como ciudadanos del mundo que somos, rechazamos esta clase de actitudes contra las personas de diferente raza, religión o color de piel. Y consideramos importante que apoyemos la diversidad racial y que aceptemos que en esta nueva etapa de la humanidad, el racismo ya no debe ser tolerado ni aupado por ninguna organización o persona.

 

 

Besitos mañaneros para desearles un lindo jueves. #tbt @annajangc

A post shared by Ilia Calderon. (@iliacalderon) on