Iron Maiden en Venezuela dejó mucho para recordar

94 3

g_iron3jpg320235thumbFinalizada la espera, la afición venezolana se sacudió la noche de este jueves con la fuerza de la legendaria banda británica Iron Maiden que vino al país como parte de su gira mundial “Somewhere Back In Time World Tour”.

A pesar de las dificultades, que incluyeron un cambio de localidad a última hora y el desplazamiento del público de VIP por parte de los de la “general”, un nutrido grupo de amantes del buen metal disfrutó de la afamada banda en todo su esplendor.

Poco antes de las ocho de la noche Lauren Harris, hija del bajista Steve Harris, comenzó a calentar a la audiencia con un pequeño show en medio de los empujones de algunos de los de “general” que, previo pago al personal de seguridad, se “colaron” en la zona VIP.

Unos minutos después de las 8:00 pm llegó lo esperado. Luego de un video de presentación de la actualidad de la banda y su recorrido por Latinoamérica, la clásica “Aces High”, del álbum Powerslave dio inicio a la velada en la que los británicos ofrecieron un recorrido por su rica discografía.

En medio de la esperada “Two Minutes to Midnight”, también del álbum Powerslave, Bruce Dickinson inició su comunicación con la audiencia pidiéndole un grito a Venezuela que respondió con una sonora ovación.

La situación en la “olla” se tornaba cada vez más asfixiante, al punto de que el propio Dickinson tuvo que, en inglés, pedir a la concurrencia que no empujara y disfrutara del concierto.

El vocalista recordó que pasaron 17 años para regresar a Venezuela y prometió que no pasaría un período tan largo para que se vuelvan a presentar en nuestro país, al tiempo que se disculpó ante el público venezolano por no hablar español.

Janick Gers lanzando al aire su guitarra, Dave Murray haciendo piruetas y Adrian Smith atacando fuerte todos los temas ratificaron el poderío en directo de la banda, mientras Steve Harris simulaba ametrallar las pendulantes cabezas de los aficionados que coreaban sus reconocidos clásicos del rock.

Bruce Dickinson, quien demostró que sus condiciones como vocalista permanecen intactas a pesar del tiempo, se paseó con su vestuario por las diferentes etapas de la banda ilustradas en su momento por “Eddie” en las portadas de los álbumes. Asimismo el escenario fue variando de acuerdo al tema y el álbum al cual pertenecía.

A mediado de la velada se erigió sobre el decorado un Bruce Dickinson ondeando la bandera inglesa ataviado con el vestuario de “The Trooper” originando una sonora ovación del público de múltiples edades.

Se sucedieron uno y otro éxito que recordaban uno tras otro diferentes etapas de los ingleses. “Wrathchild”, “Run to the Hills”, “Phantom of the Opera”, “The Evil That Men Do”, “The Number of the Beast”, “Rime of the Ancient Mariner” y “Fear of the Dark”, entre otros, fueron coreados por los miles que se reunieron en el estacionamiento del Poliedro de Caracas.

Finalizando el concierto, y en medio de los acordes del tema homónimo de la banda, salió al escenario “Eddie”, vestido de androide como en la portada del Somewhere In Time, desatando la más sonora de las ovaciones de la noche. Sólo unos minutos de la mascota en tarima bastaron para desencadenar el delirio de los asistentes.

La banda finalizó su presentación con el rudo tema “Sanctuary” de su primer álbum. Tras el fin de la presentación, los músicos lanzaron al público objetos de recuerdo como baquetas y muñequeras y se despidieron, tras lo que una tímida petición de la audiencia no fue suficiente para que los británicos ofrecieran unas canciones extra.

La agrupación, que venía de presentarse en Costa Rica en el inicio de la gira latinoamericana de su tour mundial, tuvo que mudar su espectáculo para el estacionamiento del Poliedro debido a que el Estadio Universitario, localidad original para la presentación, está en proceso de refacciones.

Muchos de los concurrentes a la cita con el metal arribaron tarde al estacionamiento del Poliedro debido a la confusión originada por lo tardío del anuncio de cambio de localidad. “Yo llegué al estadio (Universitario) y cuando vi eso solo me asusté, un vigilante fue quien me dijo que era aquí” señalaba un joven que viajó desde Valencia para ver a la mítica banda.

Algunas deficiencias en el sonido y las pantallas gigantes destacaron en el concierto, a nivel técnico y la sensación de que tal vez el público venezolano no supo convencer a los británicos de regalar unos temas más, fueron las notas negativas de un espectáculo que devolvió a Venezuela después de 17 años el sonido de la bandas más representativa del heavy metal británico.

La gira latinoamericana de los Maiden seguirá por Colombia, Perú, Brasil, Argentina, Ecuador y Chile.

Al finalizar la gira se lanzará “Flight 666”, un documental producido por el estudio Banger Productions de Toronto, Canadá, que mostrará las presentaciones de la banda durante el Somewhere Back In Time World Tour.

Fuente: ElUniversal

Comments are closed.