Isabel Cristina Cano, ganadora en ‘Nada más que la verdad’ es un ejemplo de integridad

Isabel Cristina Cano tenía la certeza que iba a llevarse los cien millones de pesos en Nada más que la verdad. La angustia y depresión, la llevaron a pensar en su muerte y en la necesidad de brindarles estabilidad a sus tres hijos. Este pensamiento fue su mayor motivación para inscribirse en el programa.

De su experiencia, recuerda particularmente el procedimiento en el polígrafo pues los nervios y la ansiedad por responder a cada pregunta le produjeron mucha angustia.

La participación en el estudio, al lado de Jorge Alfredo Vargas fue a otro precio, pues allí lo que sintió fue una sensación de libertad, aunque confiesa que pensó muy bien cada frase, ya que no quería herir a nadie de su familia.

Hoy, una vez emitido el programa, asegura que su participación en Nada más que la verdad, es un ejemplo de sinceridad que quiere dejar en sus hijos.

Además de comprar una casa para sus hijos e instalar un negocio familiar, la mayor satisfacción de Isabel Cristina luego de su participación, es haber podido liberar sensaciones y resentimientos del pasado hacia personas muy cercanas por quienes había sufrido mucho.

“Todas las preguntas fueron personales y muchas de ellas hacían referencia a esos errores que uno comete en la vida, otras al dolor que me produjo los celos de mi esposo que nos llevó a separarnos o recuerdos de mi infancia”, analiza Isabel Cristina Cano.

A pesar de haber vivido situaciones económicas complicadas, esta bogotana, heredó el empuje paisa de su familia y se le mide a todo, así que los domingos no duda en sacar su bandeja y vender merengones para aumentar sus ingresos.

Gracias a su fe, esta practicante cristiana ve el futuro más despejado pues se visualiza trabajando con y para sus hijos, en un negocio de comidas que le permita tener solvencia económica para su hogar.

Fuente: Prensa Canal caracol

Related Post