Jane Fonda, ahora con 74 años, regresa a la pantalla grande en una producción francesa  “Et si on vivait tous ensemble”, en la que deja ver una vez digna.

En el año 2005, Fonda estuvo en  “Monster-in-Law”, película que resultó decepcionante en donde hacía de comparsa de Jennifer López.

Además de ser una gran actriz es una activista política, pionera del aerobic, empresaria millonarias, mito sexual.

Jane Fonda había tenido más de siete vidas en 1986, cuando tras una gran interpretación en “The Morning After”, de Sidney Lumet, sugirió que su carrera en el cine se había acabado.

Con ese filme recibía su séptima nominación al Óscar en dieciocho años, estatuilla que había conseguido en dos ocasiones (con “The Return” y “Klute”), y con aquella decisión dejaba huérfano al celuloide de uno de sus rostros más vibrantes y expresivos.

Ahora, a sus 74 años, con una madurez envidiable, Jane Fonda parece que por fin ha recuperado la forma y el fondo. En “¿Y si vivimos todos juntos?”, dirigida por Stéphane Robelin y de estreno en España este fin de semana, apuesta precisamente por un envejecer digno junto a Geraldine Chaplin y Guy Vedos.

Hablando un espléndido francés, Fonda interpreta a Jeanne, una mujer que, enferma de cáncer y con un marido con principio de Alzheimer, se resiste a acabar sus días en un asilo y monta una comuna de lujo con otros compañeros de generación.

El siguiente paso será también sensiblemente político, pues interpretará a Nancy Reagan, viuda del expresidente de EE.UU. Ronald Reagan, en la película “The Butler”, una aproximación a la figura de Eugene Allen, mayordomo que sirvió en la Casa Blanca entre 1952 y 1986.

 

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados