Janet Jackson volvió con “Discipline”, un nuevo álbum muy sexual

123 0

Hace tiempo que se consagró como una de las divas más exitosas de la música pop, pero Janet Jackson admite que crecer artísticamente siendo la hermana menor de Michael Jackson fue difícil. La última de los nueve hermanos Jackson estaba en pañales cuando sus cinco hermanos mayores comenzaron a grabar éxitos en el grupo Jackson Five, y tenía mucho por demostrar cuando grabó su primer disco.

"Yo estaba saliendo de la sombra de ellos, o por lo menos pensaba estarlo cuando hice Rhytm Nation" en 1989, dijo en entrevista con la AFP.

 

Sólo consideró que por fin lo había logrado en 1993, con su álbum "Janet", que vendió 20 millones de discos en el mundo entero.

 

"Finalmente, cuando hice 'Janet', pensé OK, lo logré. Por fin logré hacerlo por mí misma, sin apoyo de otros. Comencé a sentirme bien en ese aspecto en ese momento", relató.

 

Sin embargo, crecer a la sombra de los Jackson Five también le dio una rica formación musical desde pequeña, admitió. Según ella, esa experiencia explica en parte la variedad de estilos musicales de sus discos.

 

"Estuve expuesta a tantos estilos diferentes de música, eso por tener tantos hermanos y hermanas. Cada cual escuchaba algo distinto y obviamente todo eso era acumulado por la hermanita menor".

 

Más de 20 años después de alcanzar su primer disco de platino, Jackson espera que su décimo larga duración, "Discipline", sea un regreso al éxito tras dos discos que decepcionaron en ventas.

 

El nuevo disco que saldrá a la venta el 26 de febrero en Estados Unidos es catalogado como un clásico producto de Janet, que mezcla dance, pop y temas lentos.

 

"Mi música siempre fue una mezcla así. La única cosa que no hice esta vez y que probablemente haré la próxima, es un disco de música rock", dijo. "No hay nada nuevo que yo no haya hecho antes. Yo sé cuál es mi línea. Trato de no alejarme demasiado del sendero trazado".

 

La industria de la música anticipa que el disco podría revertir un revés en la carrera de Jackson, que comenzó a decaer tras el episodio del seno desnudo que quedó sorpresivamente expuesto ante las cámaras de televisión en 2004.

 

Pero ella rechaza la idea de que su álbum sea un regreso, como algunos lo sugieren en la industria discográfica. "Yo nunca me fui a ningún lado. Creo que un regreso se da sólo cuando alguien se fue a otra parte".

 

Aunque sus dos últimos discos — "20 años" (2006) y "Damita Jo" (2004) — no conocieron el éxito masivo de "Rhytm Nation" o "Janet", ambos vendieron más de 1 millón de copias.

 

"La industria musical no es lo que era hace unos años. Hay gente que sigue haciendo buenas ventas pero no al nivel que lo hacíamos en una época", comenta Jackson. "Si este fuese el disco que hace que vuelva ese tipo de éxito me encantaría, y me gustaría que fuese con un disco mío".

 

Jackson, de 41 años, admitió hace diez que padecía depresión, inseguridad y baja autoestima.

"Estoy en una etapa mucho mejor. Todavía tengo momentos en que me encierro en mi pequeño mundo pero nunca dura demasiado tiempo. No es lo que era antes, creo que todos tenemos días así".

Un tema que es constante en sus discos y que está presente en el último es un sentido muy intenso de su sexualidad.

"Creo que mi último álbum también es muy sexual. Salió así. Yo no me lo propongo de antemano. No me digo: 'Voy a hacer un disco sexual'. Sucede así y punto".

Según ella, a menudo admiradores le confiesan que sus hijos fueron concebidos mientras escuchaban una de sus canciones, sobre todo "Velvet Rope", "Would you Mind" y "Any Time, Any Place".

 

"Eso me hace sentir muy bien, porque justamente de eso se trata. Se trata de crear música que llegue a la gente y la ponga en cierto estado de ánimo, y ese es el estado de ánimo en el que uno quiere estar", comentó, afirmando esperar que el tema "Discipline", que da nombre al álbum, seguirá en esa misma línea.

 

Janet confiesa que la presión de ser una figura pública es a veces insoportable, sobre todo a causa de la actual obsesión de los medios con los famosos. "Sin duda alguna es mucho peor que en el pasado, pero pienso que a muchos famosos les gusta que así sea", comentó.

 

"Hay momentos en que una está deprimida y quiere estar sola, fundirse en la muchedumbre y de repente aparece" un paparazzi.

 

"Cuando estoy en la luz roja del semáforo, se bajan del auto y me rodean y vuelven a meterse en el auto con la luz verde. A veces es demasiado", afirmó.

 

La cantante no descartó que sus hermanos puedan volver a reunirse como los Jackson Five, pero dio a entender que lo más difícil es convencer a Michael, poco visible desde el juicio que lo absolvió de acusaciones de pedofilia hace dos años.

"Espero que sí, porque yo sería la primera en comprar una entrada", dijo. "Sé que mis hermanos quieren, pero es más duro para Michael".

 

De cara a las elecciones presidenciales de fin de año en Estados Unidos, Janet Jackson parece vacilar entre Hillary Clinton y Barack Obama, ambos demócratas.

"Los dos me entusiasman. Es difícil para alguien como yo, tener que optar entre un afro-americano y una mujer".

Fuente: Globovision/AFP