Jorge Cao dictará talleres de actuación en la casa Ensamble de Alejandra Borrero

86 3

El inescrupuloso Manuel Gómez, que aparece cada noche en El último matrimonio feliz encarnado por el actor Jorge Cao, enseñará sus tecnicas de actuación frente a un grupo de 35 alumnos.

Su poderosa habilidad para desafiar al enemigo con un sentido de diplomacia único y después enterrarle el cuchillo no tiene límites en El último matrimonio feliz, donde interpreta a Manuel Gómez.

Esas técnicas de actuación, con las que convence ser otro hombre, son las que imparte en su vigésimo octavo taller de actuación, en Colombia, dictado a 35 alumnos, en la casa que  hace poco inauguró la actriz Alejandra Borrero.

“Me encanta estar con jóvenes que son inquietos y que se toman la profesión con seriedad. Yo estoy en la disposición de darles lo mejor que pueda”.

Este cubano, con 45 años de trabajo artístico sobre sus hombros, advierte que son la disciplina y el profesionalismo lo que le ha enseñado a abrir y a salir rápidamente de los caminos de la fantasía.

“Por supuesto que uno entrega mucho de las pasiones y
percepciones que se tienen del mundo. Por supuesto que hay mucho de uno en ellos. Pero la actuación no se trata de ser igual a, sino que yo puedo ver y ser y habitar en la piel de”, asegura.

Para él la clave es observar a través de todos los sentidos y ser capaz de mostrarse como otro y al mismo tiempo como él en una
personificación.

“Esa es la profesión del actor”, dice este hombre que llegó a Colombia hace 14 años y que siempre ha estado en producciones importantes.
“De la imaginación -dice tratando de justificar a su personaje- y a partir de un guión muy bien escrito, un actor comienza a construir un ser humano vivo lleno de contradicciones, con virtudes y defectos como lo es Manuel Gómez.

Él depende emocionalmente de todos los que lo rodean porque su carencia de amor es total”. Y aunque en alguna época lo llamaron el villano de América, Cao ha sabido darle un sentido completamente opuesto a sus encarnaciones de
malo.

Si bien su voz fuerte imparte autoridad, ha sabido diferenciarse en malos como los que ha hecho en La mujer del presidente, La venganza, Te voy  a enseñar a querer, El precio del silencio y ahora en El último matrimonio feliz. “He hecho  trabajos fuertes.
Trato de construir personajes humanos con virtudes y defectos y no al villano tradicional. Cada uno ha sido diametralmente opuesto”, asegura.

En la trama de la historia no solo será capaz de entregarle a su esposa a su propio sobrino para poder enfrentarla y no darle nada de plata,
sino que su ira lo conducirá directo a la clínica por culpa de un infarto. “Yo creo que Manuel va a recuperar y a reconquistar a Camila y que la actitud de ella va a lograr que se vuelva una mejor persona, o por lo menos eso es con lo que yo sueño, vamos a ver qué dicen las libretistas”.
Por ahora se divierte no solo con Manuel sino con sus alumnos de clase. Con los cuales desde ya prepara la obra de clausura, La mariposas se lanzan al vacío, y trabaja junto a otros destacados actores un monólogo que podría estar presentando en octubre.

Así mismo, estudia los guiones de dos películas, una en Colombia y la otra en República Dominicana, pero solo en febrero, cuando terminen las grabaciones de El último matrimonio feliz, podrá dedicarse a otras actividades.

Fuente: El Tiempo

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.