Jorge Celedón, majestuoso en el festival ‘Francisco El Hombre’ de Riohacha

Publicado en at 11:21 am
106 0

Impecable y majestuoso, así fue el espectáculo ofrecido por Jorge Celedón y Jimmy Zambrano, quienes cerraron el telón del III Festival ‘Francisco el Hombre’ que se realizó en Riohacha, capital de la Guajira, ante más de 20 mil personas que vibraron con sus canciones.

La esplendorosa noche iluminada por una fantástica luna llena a orillas del mar Caribe, fue encantada por los ídolos del vallenato que abrieron su espectáculo con la canción ‘Parranda en el Cafetal’, despertando el fervor de una gran multitud que en la playa de la popular calle Primera, disfrutó al máximo un concierto inolvidable.

Celedón en medio de su entusiasmo invitó a la tarima al rey vallenato Orangel ‘El Pangue’ Maestre, con quien interpretó dos clásicos: ‘Mi poema’ y ‘El viejo Miguel’, mereciendo aplausos del público.

“Me siento orgullo del ‘Festival Francisco el Hombre’, por su impulso a nuestro folclor y al apoyo a las nuevas generaciones del vallenato, a través de sus diferentes concursos”, dijo el Cantautor de Villanueva, elogiando a su vez la organización y el éxito del certamen.

El Cantautor vallenato saludó a sus colegas Alejandro Palacio y Peter Manjarres, con quienes compartió escenario; y los ganadores del Festival: Carlos Mario Zabaleta (Mejor Cantante y Mejor Canción Inédita); José Darío Orozco y Javier Matta (Mejor Conjunto y Mejor Acordeonero).

La agrupación más esperada del evento interpretó ‘La Invitación’, estrenando su nuevo show con el maestro Carlos Piña en el clarinete; Ramón Benítez, en el bombardino y Carlos ‘El Chino’ Acosta, en la trompeta.

En el tema ‘No todo puede llamarte amor’, el pianista ‘Chelito de Castro’, invitado especial, también le puso su sello elegante. Todos ellos, con el acople de los demás integrantes del conjunto, vistieron de gala la última noche del III Festival ‘Francisco el Hombre’.

La parranda de Jorge Celedón y Jimmy Zambrano, culminó a las 3 de la madrugada del lunes 21 de marzo y fueron despedidos como los grandes, con honores, aplausos y una lluvia de papeles de colores que volaron con la brisa caribeña.

Fuente: Prensajorgeceledón