Juan Carlos Coronel tiene una ‘Superstición’

120 0

Ahora desde la independencia, el cantante cartagenero renueva su espíritu salsero y se enfrenta al reto de reactivar sus proyectos. Incluye una versión de la canción ‘Rosario Tijeras’, de Juanes.

Revitalizado, el cartagenero Juan Carlos Coronel vuelve a escena con ‘Superstición’, un álbum que procura reunir todas sus influencias y que además lo enfrenta al hecho de que debía reactivar una carrera salsera que había dejado atrás.

El disco compila material de dos años de trabajo, marcados por diferentes episodios en su vida, buenos y malos, como la muerte de su padre en un accidente, el nacimiento de su hijo Daniel Alejandro, e incluso su participación como jurado en el ‘reality show’ Factor X.

“A la semana del nacimiento y 20 días después de lo de mi papá, me llamaron al ‘casting’ del programa, que hice a ‘regañadientes’ porque no quería hacer televisión, no había pertenecido a ese mundo, y de la noche a la mañana me encuentro radicado en Bogotá mientras hacía el Factor X, y trabajando en el disco cuando podía, y tuve que pasar y vivir todo esto para poder llegar al punto de lo que quería hacer”.

Paradójicamente, tras pasar por Factor X, ante cientos de concursantes que buscaban una oportunidad, ahora Coronel afronta su carrera con humildad, y rescata que “lo más importante de haber estado ahí fue aprender del talento de los demás, que pasaban por ahí, con mucho o poco, y que lo ponen a uno a prueba”.

El disco fue editado a finales del 2008 por su propio sello, Don Juan Music, que montó luego de que vio enredado su futuro con su anterior contrato discográfico.

“Este cambio en mi carrera surgió a raíz de las desavenencias con las compañías que estaba trabajando últimamente, sentía que las cosas no estaban enfocadas ni perfiladas ni nada, me decepcioné tanto con la manera como venían malgastando mi carrera que decidí hacer un alto en el camino, organizar mi propio sello y mi propio estudio”, afirma el cartagenero.

Por eso, tomó las riendas del trabajo como productor musical y ejecutivo, decidido a golpear puertas nuevamente, como lo hacía en el principio de su carrera, antes de brillar en el Festival OTI de 1991. Aunque ha seguido cantando y produciendo para otros, quería volver a hacer “música popular bien hecha”.

“Quería hacer un disco que revelara toda mi experiencia, todos mis años en la música, y a la vez buscar un punto de partida para proyectar mi carrera, en el que encontrara un sonido y un estilo para no parecerme a nadie, que es lo más difícil”.

Entonces se aferró a amigos arreglistas y productores de la industria y se atrincheró en su estudio: “Tenía las ideas claras, era como tener plastilina y comenzar a darle forma, basado en el folclor de nuestra costa, de la depresión momposina, de los tambores del Magdalena, los ritmos vernáculos nuestros como la puya, el bullerengue, la cumbia”.

Pero, procurando ser respetuoso con lo tradicional, agregó elementos a base de trombones y guitarra para universalizar el resultado: “Yo crecí con el sonido de la Fania, de Willie Colón, del trombón ese estridente callejero de Nueva York, y ahí acudí al maestro Alberto Barros”.

De ese híbrido de sonidos surgió el ‘folcloronel’, un estilo que el cantante quiere proponerle al público colombiano, como una nueva dosis de ritmos.

Y es que aunque Coronel se declara respetuoso del trabajo de todos sus colegas músicos, no puede ocultar que lo que más lo aburren son las repeticiones.

“Con tanta corriente, con ese cuento del tropipop, que a todos nos aburrió, y la mal llamada fusión que crea es confusión, eso me hace enemigo de lo facilista y de lo coyuntural, estamos dados a irnos todos a una cosa que funciona. No, a mí eso no me llamaba la atención”, dice.

‘Superstición’ es el título del álbum que incluye once cortes, en su mayoría arreglos de clásicos tropicales, como ‘Muchachita’ -original del compositor Alejo Durán-; ‘Se me pegó tu nombre’, de Amaury Gutiérrez, o incluso ‘Rosario Tijeras’, canción que Juanes escribió para la película inspirada en el libro de Jorge Franco.

“Un día se la escuché cantar a mi hijo, que es fanático de Juanes, y me pareció que era muy fácil de adaptar al sonido de la salsa de los años 70 (…) hablé con Juanes y él me dijo ‘hágale maestro’, así que quise hacer mi versión de los hechos”, comenta Coronel.

El resultado de todo el disco trajo, además, un balance de su vida: “Todos los artistas que hacemos música, si hacemos un balance objetivo, nos damos cuenta de que alguna vez nos hemos equivocado (…) en mi caso, he tenido muchos desaciertos y cosas que he manejado con la emoción cuando uno envuelve lo profesional con emoción”.

Por eso, apunta, ahora “soy ecuánime, comparto y escucho lo que la gente me dice, y cuando no encuentro consonancia, me reprimo un poco, antes me sentía el dueño de los pollitos, y me dejé manejar por gente que me hacía equivocar, nadie lo puede querer a uno más que uno mismo, antes nunca tuve la palabra, ahora la tengo yo”.

Fuente: Vive In

Otros links relacionados