Aunque es común verlo en la pantalla, en Tres Caínes es la primera vez que Julián Román encarna un personaje de la vida real. En esta serie es Carlos Castaño, un hombre que equivocó el camino y junto a sus hermanos escribió uno de los capítulos más dolorosos de la historia del país

De niño, a Julián Román le parecía increíble que los amigos de su papá, el respetado actor Edgardo Román, cuando subían al escenario del teatro eran otras personas diferentes a las mismas que saludaba minutos antes. Aunque su padre, nunca lo presionó para que tuviera su misma profesión, el hecho de crecer entre tablas, luces, telones, cámaras, vestuario, directores, productores y actores, influyó bastante para que este bogotano criado en Bogotá decidiera seguirle los pasos.

En los últimos treinta años Román es eso que veía de niño: en un set de televisión, un escenario de teatro o un estudio de cine, se dedica a ser otras personas, que en su mayoría nada tienen que ver con él. Este camino le ha brindado alegrías, reconocimiento y premios, como recientemente un India Catalina en la categoría de Mejor Actor Antagónico de Telenovela, Serie o Miniserie por su interpretación del malvado Solipa en Corazones Blindados.

Curiosamente en su larga carrera de este actor, nunca ha encarnado a ningún personaje que se base en uno de la vida real. Con ‘Tres Caínes’, serie que protagoniza, le llega esta oportunidad. Julián Román se pondrá en los zapatos, o mejor, en las botas de Carlos Castaño, un hombre que junto a sus hermanos Fidel y Vicente Castaño, por venganza crearon un ejército privado que equivocó el camino y participaron de algunas de las tragedias más dolorosas en la historia reciente Colombia.

Afrontar este personaje para Julián Román no fue nada fácil. “Desde que estaba en el casting tenía ciertos nervios por asumir este papel, porque se van a mostrar cosas realmente dolorosas para el país. Pero son historias que creo se deben contar”, afirma el actor.

Los distintos temas que se abordan en la serie no son ajenos para Román. Aunque directamente ni a su familia o a él lo ha tocado alguno de los hechos protagonizados por los Castaño, el actor confiesa que como ciudadano desde mucho antes de saber que interpretaría a este personaje, se ha preocupado por saber de esta historia. “La gente como uno, de las ciudades, piensa que se trata de hechos muy lejanos, que nunca los tocarán y por eso no les importa.

Pero si no conocen la historia de la violencia en Colombia nunca podrán saber la respuesta de por qué nuestro país tiene una guerra interna de más de 50 años. Cambian los protagonistas, llámese políticos, guerrilla, paramilitares o narcotraficantes, pero la violencia sigue”, asegura Román, quien se apasiona hablando de estos temas, pero que de inmediato añade que no toma partido por nadie, sino simplemente le gusta investigar para formarse una opinión con argumentos.

Sobre cómo fue transformarse en la pantalla en Carlos Castaño, acerca de su posición al respecto de series que tocan temas delicados como es el caso de ‘Tres Caínes’, sobre su relación con el elenco de la serie y muchas otras cosas cuenta Julián Román en esta entrevista:

ENTREVISTA: “MI OPINIÓN ES QUE SI NOSOTROS MISMOS NO CONTAMOS NUESTRAS HISTORIAS QUÉ VAMOS A ESPERAR, ¿QUÉ HOLLYWOOD NOS LAS CUENTE Y ELLOS DEN SU VERSIÓN DE LOS PARAMILITARES, Y DE ESTE TIPO DE GRUPOS Y PERSONAS AL MARGEN DE LA LEY?”.

De la familia Castaño, sobre Carlos es el que más documentación existe. ¿De toda esta información en qué se basó para la construcción de personaje?

Que Carlos Castaño fuera de su familia la persona más pública, por decirlo de alguna manera, era una ventaja y una desventaja al mismo tiempo, porque si bien se encuentran más herramientas para la construcción del personaje, se puede caer en la imitación y hasta en la caricatura, pero lo que uno busca como actor es encontrar esa esencia. Me basé principalmente en la investigación de Gustavo Bolívar. También intenté ver el mayor número de entrevistas que concedió y los documentales que sobre su vida y sobre los paramilitares han hecho. Todo para buscar esa esencia del personaje.

¿Qué encontró?

Encontré una persona llena de ira y de rencor. Alguien muy inteligente, como las grandes mentes criminales. Infortunadamente su genialidad se enfoca en otras cosas, y él y sus hermanos generaron uno de los conflictos más dolorosos y atroces de este país. Los Castaño utilizan la guerrilla como justificación de la violencia, como el que te cierra en el carro, y te pega tres tiros, y si se le pregunta dice ‘es que me cerró y a mi no me cierra nadie’. Todo el mundo justifica la violencia y ellos la justificaron con su tragedia familiar.

¿Cuál es el punto débil de personas cómo esta que hacen tanto mal?
Leyendo la vida de tanto malo, lo de Carlos Castaño es parecido en el sentido de que su talón de Aquiles siempre fue su familia, como es el de todos. Su hija estaba enferma, eso lo alejó y ahí fue donde los otros paramilitares y narcotraficantes aprovecharon para acabarlo. En ese aspecto es en lo que se acercan a nosotros. Es algo muy loco, bizarro e irónico, un tipo que tenía hijos y se desvivía por ellos, pero que no tenía ningún remordimiento en ir a un pueblo y hacer una masacre. Por más que trata uno de entenderlo como actor para poder hacerlo, es algo que nunca he logrado entender.

Fuente: canalrcn.com

Otros links relacionados