El tiempo vuela y en este 2014 Kathy Sáenz cumplió 20 años deslumbrando con su talento y belleza en las pantallas colombianas. Muchos han sido los roles: protagónicos, antagónicos, de reparto, todos con el denominador común de que su interpretación nunca pasa desapercibida, como también sucede actualmente con la de Liubica, a quien encarna en ‘Un sueño llamado salsa’.

Kathy Sáenz

Al igual que con sus anteriores personajes, al caracterizar a esta envidiosa mujer que goza con la desgracia ajena, en especial con lo malo que le pase a Margarita (Valerie Domínguez), a Kathy le ha servido para profundizar más en la naturaleza humana y sus complejidades.

“Todo el tiempo estoy buscando mi proceso como ser humano. Tengo tres hijos, eso cambia mucho tu visión de la vida. ¿Sabes? Antes era como más liviana, fresca y como más superficial. Al ver a mis hijos, veo mentes y personalidades que son un poquito de ti –asegura la actriz–. En la medida que te conoces mejor, los puedes criar y educar mejor, pero también aprendes mucho de ti misma. Eso creo que también aplica para los personajes”.

En esa búsqueda de su ser, de entender la condición humana, Kathy Sáenz medita, analiza, observa su entorno, habla de eso con su esposo, el también actor Sebastián Martínez, con sus amigos cercanos, con su terapeuta. Pero como parte también de ese proceso, se transforma para la pantalla en mujeres que pueden ser totalmente diferentes a ella o en ocasiones todo lo contrario.

En el caso de Liubica, fue lo primero. Mientras esta mujer se describe como alguien sencillo, tímido, de jeans, camiseta y tenis, su personaje en ‘Un sueño llamado salsa’ es un huracán encerrado en ajustados vestidos, con la sensualidad a flor de piel, imponente, sin pudor de conseguir las cosas sin importar lo que tenga que hacer. A pesar lo ‘mala’ que pueda parecer, Kathy recalca que al igual que todos sus personajes, de ella aprendió bastante.

“LOS PERSONAJES HACEN QUE PUEDA VER CON MÁS CLARIDAD LA VIDA Y CONOCERME A MAYOR PROFUNDIDAD”

¿Qué se le viene a la mente cuando le nombran Liubica?
Salsa, diversión, y mucho trabajo, duro, arduo, pero que disfruté.

¿Qué significó este personaje para su carrera?
Cada personaje para uno es transcendental e importante, o por lo menos yo lo veo así. Cada uno representa una parte especial. Los personajes hacen que pueda ver con más claridad la vida y conocerme a mayor profundidad.

Ha interpretado varias villanas muy recordadas como el caso de Paulina en ‘Pura Sangre’. ¿Cómo hacer para que no se parezca un personaje a otro?

La pauta la da el libreto, como está escrito y concebido. Un personaje bien escrito, bien estructurado, es necesario para hacer un buen trabajo y que uno los disfrute. Cuando no lo están, ahí es cuando uno sufre. Basarte en el libreto te va a dar direccionamientos distintos así se traten de villanos, porque son formas de maldad distintas, con intenciones y orígenes diferentes. Todo el mundo tiene una dosis de maldad y la expresa de forma distinta. En esa medida, si partes de esa naturaleza única del personaje, serán seres diferentes.

Kathy Sáenz

 

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados