La actriz ahora es percibida por la audiencia como una mujer que se liberó de un matrimonio sumiso y viciado. Además se destaca que quiera enfrentar una vida sin uno de los hombres más poderosos de la industria del entretenimiento.

En todos los divorcios de celebridades, una de las dos partes genera más simpatía y adquiere mayor popularidad que la otra. En el caso de Tom Cruise y Katie Holmes, es ella quien ha sido expuesta en los medios de una mejor manera que su ex esposo.

En la copiosa cantidad de periódicos y portales de Internet dedicados a la pareja desde que Holmes presentó su solicitud de divorcio el 28 de junio, la actriz ha sido mostrada con mucha más compasión. Sea verdad o no, la narrativa que ha emergido habla de una esposa encerrada que se libera de la servidumbre de un matrimonio extraño y viciado.

La revista Us Weekly ha reportado que la pareja “peleó brutalmente” en torno a la crianza de su hija bajo los preceptos de la cientología. El diario The Daily News anunció con que Holmes está entrando a “una nueva fase”. Un titular del sitio web de farándula TMZ bramó “Tom me trataba como un robot”.

Esa quizás también sea la versión más conveniente de una relación que aún en sus inicios generó camisetas en las que decía “íLiberen a Katie!”.

La maquinaria de Cruise ha comenzado a negar vehementemente tal versión. El abogado de Cruise Bert Fields ha dicho que están permitiendo que “la otra parte juegue con los medios hasta que todos se cansen”. La Iglesia de la Cientología no quiere ser vista como la causa de separación.

Mientras la industria global de las noticias de la farándula se prepara para un prolongado y posiblemente turbio divorcio, lo más probable es que siga colocando en sus primeras páginas espinosos detalles sin confirmar citando fuentes anónimas.

“No es completamente certero de que esta sea Rapunzel escapando del castillo, que es lo que a la gente le encanta usar”, dice Larry Hackett, editor de la revista People, que dio la primicia del divorcio. Lo califica como la historia de celebridades más noticiosa de los últimos dos años, a excepción de la muerte súbita de Whitney Houston.

“El peligro con este tipo de noticia es el mismo peligro que hubo cuando todo esto empezó”, dice Hackett. “Son las conjeturas sobre la iglesia y todas esas cosas, y existe abundante información de que ciertamente parece posible. Pero como con cualquier otra historia, hay que agotarla”.

¿Liberación o publicidad?

En la semana y media después de que solicitó el divorcio, Holmes también ha llamado la atención con un puñado de apariciones públicas. Participó como jueza invitada en un episodio de “Project Runway” de Lifetime, fue fotografiada llevando a su hija de 6 años, Suri, a comer un helado, y fue vista visitando el Museo de Arte para Niños.

Esto sólo ha alimentado la visión de que Holmes ahora vive más libre y, al mismo tiempo, de que está orquestando una campaña de relaciones públicas.

“Creo que está siendo inteligente. Si uno cae en una mentalidad de búnker, uno crea más demanda” de fotógrafos, dijo el publicista de celebridades Howard Bragman, vicepresidente de reputation.com. “A mis clientes que están bajo la mira de los paparazzi les digo, ‘Anda y vive tu vida’. Eso permite que el globo se desinfle un poco, por así decirlo”.

Si Holmes realiza suficientes visitas al supermercado, dijo Bragman, “los paparazzi se van a cansar y van a decir, ‘Ay, qué aburrida’, y esperarán a que Alec Baldwin le suelte un manotazo a alguien”.

Harvey Levin, fundador y director editorial de TMZ, dice que ambas partes ya están promoviendo sus propias versiones de los eventos: la posición de Holmes es que está librando a Suri de la cientología; la de Cruise es que este es un asunto de dinero. “Es realmente repugnante”, dice.

“Aún no se sabe toda la historia, y nunca se sabrá”, añadió Levin. “Esto está en las fases iniciales”.

In Touch Weekly y su revista hermana, Life & Style Weekly, están entre muchas publicaciones enfocadas en el ángulo del escape de Holmes. Sus portadas anuncian “La pelea por Suri” y “Katie liberada”, respectivamente.

“Nos intriga saber quién es Katie en realidad”, dice Dan Wakeford, editor en jefe de ambas revistas. “Ha pasado tanto tiempo escondida y dominada y controlada por Tom, que realmente queremos saber cómo es ella y cómo va a cambiar”.

“Katie ciertamente está ganando la batalla en los medios por un amplio margen, de momento”, agrega Wakeford. “Siempre ha sido vista como una figura bastante dócil y ahora de pronto emerge como una realmente fuerte, y eso es inspirador para nuestros lectores”.

Fuente: Emol

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados