Katty Perry sufrió un accidente luego de lanzarse por un tobogán en un parque acuático pues al salir de la piscina su bikini le jugó una mala pasada dejándole al descubierto toda su cola ante el público que la observaba atentamente.

Pese a sus intentos por arreglarlo rápidamente, uno de los ayudantes la cubrió con una tabla para que pudiera salir.

La intérprete de “Firework” se salvó por poco de haber mostrando más de lo debido. Una buena lección para ajustar un poco más la bikini.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados