La actriz Mónica Lopera está feliz en Lóndres

Hace dos años, cuando terminó de grabar la telenovela En los tacones de Eva, su protagonista, Mónica Lópera, armó viaje a Londres y se fue con objetivos claros: perfeccionar el inglés, estudiar actuación y descansar de las cámaras y las grabaciones.

Había estado en los proyectos Francisco el matemático, Un ángel llamado azul y Eva. Las grabaciones de esta última duraron más de un año: “Ya no quería saber de nada. Necesitaba descansar y dejar descansar a la gente. Londres me pareció un sitio fascinante”, cuenta.

Y se fue a vivir con una familia inglesa al barrio Little Venice, “una pequeña Venecia, con barquitos”. A los tres meses empezó a buscar trabajo. Si bien se había ido con los ahorros de su carrera, tenía claro que sólo relacionándose con la gente en el día a día, en un trabajo, podía perfeccionar su inglés. “Una cosa es la academia. Allá te dan las bases, pero en el contacto diario se aprende de verdad”.

En sus largas caminatas conoció Harrod’s, la cadena de almacenes más grande de Londres. Empezó a pasar hojas de vida.

“Me llamaron como de cuatro partes, pero me decidí por Dior. Hice ocho entrevistas, ya que, por ser una de las tiendas más prestigiosas del mundo, pide un estándar alto en presentación personal, experiencia en ventas e inglés. Creo que les llamó la atención que fuera colombiana, que hablara español, que fuera actriz y me perdonaron no tener experiencia en ventas aunque me vendí bien, como buena paisa”, dice.

Por Internet

Ahí duró ocho meses. Alternaba su trabajo con las clases de inglés y sus talleres de teatro en la Universidad de Londres. Luego pasó a las tiendas de Prada, pues necesitaba un horario más flexible por su carga académica y sobre todo porque fue incluida en el elenco de Who Killed Summer, serie por Internet en la que representó a una española.

Se dio cuenta, entonces, de que sí había posibilidades y aunque la soledad, el frío, la comida y la soledad la hacían dudar, se quedó en Londres: “Cada quien vive en su mundo y en un agite total. Eso de la vida social no existe”.

Ahora está en Bogotá, “pero de paseo”. Quería visitar a su papá, recibir los apapachos de su mamá (es hija única), comer arepa, sancocho y fríjoles, y volver a sentir la comodidad de su casa.

Dentro de tres semas volverá a Londres y dará un grito de victoria cuando reciba su visa de trabajo, porque eso significa que podrá estar aquí y allá. “Tuve que rechazar dos ofertas que me hicieron aquí (El cartel 2 y Salvador de mujeres), pero quiero dejar las puertas abiertas, porque deseo volver a las producciones colombianas. Estar lejos hace que uno se reenamore de la profesión”, dice la actriz.

La serie en la que trabajó mostraba la vida de seis jóvenes que hacen un recorrido por los mejores festivales de música del país y Lopera era la española. Fue una producción de 20 capítulos, dirigida por Gavin Rowe, realizador de videos musicales. “Fue mágico, un trabajo de mucha improvisación, pero nos fue bien. Tuvo muchas visitas”, dice.

Ahora, trabaja en la boutique de una rusa que atiende a clientes como la cantante Rihanna y está a la espera de un largometraje y de otra serie.

“Le estoy apuntando a proyectos importantes. Londres es un mercado donde los latinos no son muy fuertes, así que puedo hacer de cualquier extranjera: italiana, francesa o libanesa, porque tengo la pinta. Hay oportunidades y eso es lo que importa. Cada vez me gusta más Londres, pero no cierro las puertas en mi país”, concluye.

Fuente: El Tiempo

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados