La banda «King’s X» y el viaje místico de Gretchen

108 0

King’s X, reconocida banda formada en la ciudad de Springfield, Missouri, publicó en 1989 una obra maestra sin precedentes titulada Gretchen Goes to Nebraska. La calidad de sus composiciones y el carisma interpretativo de sus integrantes terminó consolidando a esta banda como una nueva promesa dentro del ambiente musical norteamericano.

El power trío conformado por el bajista y vocalista Doug Pinnick, el baterista Jerry Gaskill y el guitarrista Ty Tabor, unió fuerzas en 1980, luego de que los dos primeros trabajaran durante su etapa escolar como una banda de rock cristiano, aunque el carácter filosófico de sus textos iría cambiando con el paso del tiempo. De hecho, King’s X es una banda que siempre ha gozado de gran respetabilidad fuera del entorno religioso y ha recibido buena aceptación dentro de una selecta minoría de amantes del hard rock. Durante sus primeros años de actividad artística se presentaron en diferentes auditorios privados de Missouri. Para entonces eran conocidos como Sneak Preview, pero en 1985 se trasladarían a Houston, con el fin de conseguir un contrato de grabación y continuar perfeccionando su peculiar sonido.

Gracias a la ayuda de Sam Taylor, quien había trabajado como productor de videos para los texanos ZZ Top, en 1987 consiguen su primer contrato con el sello Megaforce, subsidiario de Atlantic, y logran lanzar un año después su primera placa de estudio, Out Of The Silent Planet. Buena parte de la crítica y el público se sentía un tanto desconcertada con esa particular mezcla de estilos, pero sería en 1989 cuando los de Houston lograron su consagración definitiva gracias a ese soberbio Gretchen Goes To Nebraska.

La música de King’s X resulta difícil de clasificar; su sonido deja sentir la influencia de Jimi Hendrix, Rush, Queen, Led Zeppelin, Todd Rundgren, Funkadelic y Free; se mueven dentro de corrientes progresivas, arreglos duros, un tratamiento vocal repleto de armonías y gran profundidad lírica, lo que hace que su sonido resulte especialmente atractivo. Pocas bandas conseguían un balance tan acertado y exquisito entre esos estillos aparentemente dispares. La producción de Gretchen Goes To Nebraskaestuvo a cargo del mismo Sam Taylor, quien posteriormente trabajaría en otras producciones en solitario de Doug Pinnick y Ty Tabor.

Los riffs de guitarra de Ty Tabor, abiertos y de gran cuerpo, sorprenden desde el comienzo del tema de apertura, "Out of the Silent Planet", una canción oscura y grandilocuente, de indiscutible destreza en términos interpretativos, y que augura un álbum enigmático y sorprendente. Otras canciones como "Everybody Knows A Little Bit Of Something", "The Burning Down" y "Over My Head" son piezas ejecutadas sobre arreglos vocales conmovedores y sólidos. La seductora voz de Doug Pinnick, posee cierta inclinación gospel en ocasiones, pero es decididamente fervorosa. Aunque la banda no tuvo la intención de grabar un disco de mensajes religiosos, les cuesta desligarse de dichos contenidos, como lo demuestran en canciones como "Mission," o "Pleiades". Lo cierto es que la banda sale favorecida y termina enriqueciendo su propio imaginario lírico con mensajes misteriosos y cautivadores.

"Summerland" es una estupenda canción de matices oníricos, y "Send a Message" posee los solos de guitarra más coloridos y aguerridos de Ty Tabor, dotados de gran fortaleza interpretativa e imaginación; una canción absolutamente magistral en la misma onda de experimentación de su disco inmediatamente anterior. Gretchen Goes To Nebraska es un crisol de estilos donde se mezclan acertadamente el perfeccionamiento progresivo, la fortaleza del rock pesado y la sensibilidad de los géneros negros.

A lo largo de éste álbum, King’s X demuestran porqué terminaron convirtiéndose en otra gran banda de culto atípica e inigualable, indiscutiblemente genial. Sus integrantes gozan de especial reconocimiento en el ambiente musical de su país, e incluso han participado en innumerables proyectos, rodeados por otros grandes intérpretes del metal y del rock. Doug Pinnick ha llevado a cabo una carrera en solitario importante, además de haber trabajado en asocio con Supershine y Trouble, oriundos de Chicago. Ty Tabor también ha grabado como solista, y formó parte de la alineación de Platypus, en donde también aparecen otros virtuosos del panorama progresivo como Derek Sherinian y John Myung.

King’s X fue una banda que inexplicablemente nunca alcanzó el éxito que merecía, a pesar de haberlo tenido todo para conquistar el mercado y la escena internacional. Aunque pocos la conozcan, Gretchen Goes To Nebraska es una de las máximas obras conceptuales del rock norteamericano grabadas a finales de la década de los ochenta. Durante más de dos décadas de actividad artística, King’s X han publicado once producciones oficiales en estudio, pero esta sigue siendo una obra absolutamente insuperable.

Textos: Iván Darío Torres G.

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados