Lanzan una colección de clásicos modernos

135 0

Alfaguara publicará cuatro libros al año del prestigioso catálogo estadounidense. Los títulos seleccionados serán inéditos o recuperaciones de obras fundamentales pero no disponibles. El propósito es tender puentes atlánticos que establezcan una comunidad literaria en la que Alfaguara también sugerirá obras al NYRB. Las tres primeras obras son: El caso Tuláyev, de Victor Serge; Animal acorralado, de Geoffrey Household y Siete hombres, de Max Beerbohm.

Una de las colecciones más destacadas del panorama editorial estadounidense en los últimos años es sin duda la de la célebre revista The New York Review of Books. Con impecable criterio ha recuperado libros descatalogados o presentado por primera vez importantes obras en traducción a los lectores de lengua inglesa.

Alfaguara, que desde hace años mantiene una colección de clásico modernos, se alía con esta iniciativa a fin de fomentar la presencia de obras inéditas, poco conocidas o no disponibles, entre los lectores de lengua española y con el sello NYRB Alfaguara.

El acuerdo entre ambas editoriales pretende establecer un gran espacio de diálogo y de intercambio de obras, ideas y proyectos, en el que Alfaguara aportará títulos al prestigioso catálogo estadounidense.

The New York Review Books- NYRB

El brazo editorial de la legendaria revista The New York Review of Books ha tenido como objetivo recuperar obras fundamentales pero poco conocidas o ya no disponibles desde hace decenios entre los lectores de Estados Unidos. Su catálogo cuenta en la actualidad con más de cien títulos. Desde Richard Hughes hasta la selección ilustrada de historias fantasmagóricas, The Haunted Looking Glass, de Edward Gorey; la obra de J.F. Powers o el singular universo literario de J.R. Ackerley o de Robert Burton. La nómina de autores de la colección de clásicos es amplísima y ecléctica, y ofrece realismo y ficción, pasado y presente con autores como Dante, Girolamo Cardano, Blaise Cendrars, Joan Didion, Vasily Grossman, Hugo von Hofmannsthal, Stefan Zweig, Edmund Wilson, Simone Weil, Italo Svevo, Raymond Queneau, Harpo Marx o Jessica Mitford, Alberto Moravia, Robert Walser, Colette, Álvaro Mutis y Adolfo Bioy Casares, por citar a unos cuantos.

Como ha señalado su director editorial, Edwin Frank, la colección del NYRB permite reflexionar sobre la fascinante cuestión de qué es un clásico o de cómo debemos definirlo. Para enfrentar este recurrente problema, se ofrece una propuesta original de libros sorprendentes, que mantienen su plena vigencia al seguir expresando lo que la alta literatura, y sólo ella, puede expresar.

La colección incluye autobiografías, narrativa, crítica, filosofía, y las obras están acompañadas siempre de una introducción especialmente encargada a importantes críticos o escritores como, por ejemplo, John Udpike o Susan Sontag.

La legendaria revista The New York Review of Books

The New York Review of Books es la mayor tribuna intelectual de los Estados Unidos. Fue fundada en 1963 cuando los editores Robert Silvers y Barbara Epstein, junto con colaboradores y amigos, decidieron crear un nuevo estilo de revista en la que los más destacados intelectuales pudieran discutir y reflexionar en profundidad sobre los libros y cuestiones más actuales. Se trataba de un foro de discusión al que se fueron sumando escritores y pensadores como W.H. Auden, Elizabeth Hardwick, Hannah Arendt, Edmund Wilson, Susan Sontag, Robert Penn Warren, Lilian Hellman, Norman Mailer, Gore Vidal, Saul Bellow, Robert Lowell, Truman Capote, William Styron y Mary McCarthy. El resultado tuvo una gran acogida, lo cual demuestra la necesidad de discutir y reflexionar sobre libros importantes como requisito indispensable de toda actividad literaria, uno de los objetivos de la publicación.

La revista ha ofrecido desde entonces grandes artículos sobre lo que está sucediendo en cada momento, sobre la obra de autores, libros recientes y polémicos o artículos muy debatidos en todo el mundo, como los de Noam Chomsky, Joan Didion, Nadine Gordimer, Desmond Tutu, Václav Havel, Richard Lewontin, John Searle, Steven Weinberg y Paul Krugman, entre muchos otros.

En 1984, Rea S. Hederman adquirió la publicación, la cual sigue manteniendo la misma formula que ha seguido funcionando entre sus más de 100.000 lectores quincenales y ha sido imitada por decenas de revistas en todo el mundo.

La crítica ha dicho:

«Los Clásicos del NYRB es una recuperación de títulos extraordinaria. Elegante y excelente en su selección y en el diseño de los libros.»

The Washington Post

«Enhorabuena a los Clásicos del NYRB… están publicando últimamente un catálogo excepcional.»

The Guardian

«Una resurrección oportuna y milagrosa.»

Elle

«La colección en conjunto es impecable. Una vez descubierta es como si tuvieras de buen amigo a un lector increíble que constantemente te presta libros desconocidos, pero sumamente entretenidos. Coleccionarlos puede volverse una compulsión.»

Vogue

Las tres primeras obras de la colección

Siete hombres, de Max Beerbohm

En Siete hombres, el brillante escritor y caricaturista inglés Max Beerbohm proyecta su linterna cómica sobre el fantástico mundo de los decimonónicos años noventa, la época de Oscar Wilde, Aubrey Beardsley, del joven Yeats, así como del propio primer éxito de Beerbohm. En brillantes escorzos, el autor retrata la vanidad de Enoch Soames, que gracias a un pacto con el diablo puede trasladarse al futuro para saber que le ha deparado la fama; pinta a Maltby y Braxton, dos elegantes novelistas cautivos de una despiadada rivalidad, y plasma a «Savonarola» Brown, autor de una tragedia en verdad increíble que abarca todo el periodo del Renacimiento italiano. Siete hombres, una de las obras maestras del humor moderno por primera vez traducida al español, es también un lúcido homenaje al delicioso y excéntrico carácter de una época ya del todo pretérita.

«El más impecable de mis contemporáneos… Prefiero Siete hombres a todos sus libros.» Bertrand Russell

Sir Henry Maximilian Beerbohm (1872-1956) nació en Londres y estudió en Oxford. Publicó su primera colección de ensayos, titulada The Works Max Beerbohm, en 1896, y pronto consolidó una reputación como brillante caricaturista y crítico. Se casó con la actriz estadounidense Florence Kahn y se trasladó a vivir en Rapallo (Italia), la mayor parte de su vida.

El caso Tuláyev, de Victor Serge

En una helada noche moscovita, el camarada Tuláyev, un alto cargo del Gobierno, muere de un disparo en plena calle. Comienza la búsqueda del asesino. La investigación, llevada a cabo en el contexto del Gran Terror soviético, se realiza por todo el mundo e implica a una serie de sospechosos cuya única relación es su inocencia, al menos del crimen que se les imputa.

El caso Tuláyev, distinguida por la honda generosidad de espíritu de su autor, el legendario libertario Victor Serge, es sin duda la mayor narración sobre las purgas de Stalin jamás escrita. No es sólo una novela sobre el Estado totalitario, sino también un clásico relato de aventuras del siglo XX que puede situarse a la par de obras como Por quién doblan las campanas, de Ernest Hemingway y La condición humana, de André Malraux.

«Serge fue para mí un ejemplo de la fusión de dos cualidades opuestas: la intransigencia moral e intelectual con la tolerancia y la compasión. Aprendí que la política no es sólo acción sino participación.» Octavio Paz¡

«No conozco a ningún otro escritor que pueda en verdad compararse con Victor Serge. La esencia del hombre y de sus libros está en su postura frente a la verdad. Para Serge el valor de la verdad se extendía mucho más allá de su narración simple (o compleja).» John Berger

Victor Serge (1890-1947) nació en Bruselas, hijo de exiliados políticos de Rusia. Durante cinco años estuvo en prisión en Paris por sus ideas anarquistas, en el año 1919 se desplaza a Rusia para dar soporte a la Revolución Bolchevique. Serge trabajó como editor del diario de la Internacional Comunista, pero fue expulsado del Partido Comunista y encarcelado por su condena al creciente poder de Stalin. Puesto en libertad primero, pero de nuevo arrestado, su deportación a la zona del Asia Central suscitó las protestas internacionales de eminentes figuras tales como André Guide, quien logró ponerlo en libertad y a salvo, exiliado en Francia. Victor Serge continuó escribiendo ficción y, durante un tiempo, ayudó a Trosky, en algunos de sus trabajos. Tras la ocupación alemana de Francia huyó a México donde murió en 1947. Es autor de numerosos libros como El primer año de la revolución rusa, Memorias de mundos desaparecidos, Medianoche en el siglo, Ciudad ganada, From Lenin to Stalin y Men in Prison.

Animal acorralado, de Geoffrey Household

De paso por un país extranjero, un cazador inglés se pregunta si es capaz de infiltrarse en el campamento de un dictador, apuntarle e incluso abatirlo. Cuando se plantea si debe llevar a cabo lo que ha empezado como una broma, es detenido por la guardia del dictador. Sus captores lo encarcelan y torturan, pero el anónimo héroe de Animal acorralado logra evadirse y regresar a su país, aunque tampoco allí está a salvo. Sólo queda desaparecer en los márgenes de la sociedad o refugiarse como un animal en su madriguera.

Animal acorralado es un clásico del suspense, una asombrosa exploración de la violencia, la psicología del superviviente y el hechizo que ejerce el lado salvaje del ser humano.

«Household elevó las novelas de misterio a la categoría de arte.» The New York Times

Geoffrey Household (1900-1988) nació en Bristol y se educó en Oxford. Trabajó por todo el mundo, incluyendo la Europa del Este, Estados Unidos y América del Sur, como banquero, vendedor y escritor de enciclopedias. Durante la II Guerra Mundial, trabajó para la Inteligencia británica. Entre sus obras destacan, A Rough Shoot, Watcher in the Shadows, Rogue Justice y la autobiografía, Against the Wind

Fuente: Prensa Alfaguara

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados