Le Corbusier, el legado de un arquitecto que pensó en una Bogotá moderna

102 2

La Alcaldía Mayor de Bogotá, trabajando por recobrar la memoria colectiva de los bogotanos y fortalecerla, prepara a través de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte y el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, y junto con universidades de Bogotá, como Los Andes, Nacional, Javeriana y Tadeo, la exposición “Le Corbusier. Plan Director 1947-1951: La ciudad”. El montaje reúne las proposiciones hechas a mitad del siglo XX por este representante del Movimiento Moderno arquitectónico, cuyo plan tocaba distintos aspectos del desarrollo urbano de Bogotá, como la relación de ésta con su entorno a nivel regional y nacional, sus zonas habitacionales, el examen de sus vías de circulación, el centro cívico y la unidad del barrio.

El montaje en honor a Le Corbusier se ofrecerá gratuitamente en el Museo de Bogotá (cra. 4 No. 10-18) desde el miércoles 21 de abril de 2010 (inauguración a las 7 p.m.) hasta el 29 de junio del presente año. Simultáneamente, en la Casa de la Moneda del Banco de la República se instalará el complemento de la exposición, cuyo nombre es el mismo, sólo que ésta no tiene el subtítulo “La ciudad”, sino “El plan”. La exposición se constituye también de dinámicas distintas al propio montaje, como una publicación y un seminario internacional a realizarse los días 22 y 23 de abril de 2010, donde expertos discutirán sobre el grado de contribución real que para Bogotá trajo el proyecto de Le Corbusier.

Esta presentación en el Museo de Bogotá, que hace parte del proyecto Patrimonios y Memorias, del capítulo “Ciudad de Derechos” del Plan de Desarrollo Distrital, estará compuesta por una sala didáctica para niños, un aeromodelo (que hace alusión a la importancia que Le Corbusier otorgaba en sus proyectos a las imágenes aéreas), videos de Bogotá de mitad del siglo XX, planos originales de los años 20, 40 y 50 que atestiguan el crecimiento de la Capital, e imágenes de El Bogotazo y fotos que evidencian la influencia real de los planteamientos del Plan Director en el desarrollo de la ciudad.

A él, a Le Corbusier, Bogotá le debe parte del origen de sus valores construidos y del trazado urbano de algunas de sus zonas. Es indiscutible, entonces, que su labor figura en la historia de la Capital, y como tal, merece un espacio que convoque a la ciudadanía para que ésta haga una revisión de su legado. Allí la razón de la realización de esta exposición por parte del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, también organizada por un grupo de universidades de Bogotá, como Los Andes, Nacional, Javeriana y Tadeo.

La ciudad donde habitamos, en sus formas y estilos, en sus trazados y distribución espacial, fue pensada por alguien, de cuya concepción se partió para materializar y crear, para que de la nada, de un espacio relativamente desolado, naciera una ciudad donde empezarían a entretejerse historias y vivencias humanas, cuyo devenir depende en alto grado de las características del espacio donde ocurren. Allí radica gran parte del sustento que en términos patrimoniales tiene esta constructiva exposición.

Le Corbusier (1887-1965)

Le Corbusier fue su nombre artístico, que muchos se debaten entre si lo tomó del apellido de su padre o de su bisabuela, y que en nuestra lengua significa ‘el cuervo’. Pero su nombre real fue Charles Édouard Jeanneret-Gris, nacido en Suiza el 6 de octubre de 1887. Su padre se dedicaba a lacar cajas de relojes y su madre era pianista y profesora de música.

Su exitoso futuro como arquitecto empezó a forjarse con los primeros oficios: cincelador y grabador. Luego pintor, gracias a las enseñanzas de su primer maestro, aún en Suiza. Los periplos que hizo cuando recién empezaba el siglo XX, en los que compartió con reconocidos arquitectos, contribuyeron en su aprendizaje. Para 1911 ya había pasado por Francia, Alemania, EE.UU., Italia, Austria, Rumania, Turquía y Grecia. En esta etapa realizó muchos diseños, que a petición suya no pasaron a conformar su portafolio histórico de obras.

A su regreso a Francia, donde se radicó desde 1916, organizó junto con un primo un equipo de arquitectura y diseño, del cual resultó su primer proyecto urbanístico: la villa contemporánea, diseño conceptual de una ciudad habitada por tres millones de personas.

Finalizando la década de los 20, viajó a Sudamérica, donde dictó conferencias –era también profesor– y arrojó valoraciones y sugerencias en el plano del desarrollo urbano de importantes ciudades de esta región, entre ellas Bogotá, a la que visitó por primera vez en 1947, para luego retornar cuatro veces más, siendo testigo del cambió físico que produjo en la ciudad el que es tal vez el más nefasto recuerdo en la historia de esta urbe: El Bogotazo.
Para la capital colombiana, tras la serie de periplos a ella y después de consultas y análisis técnicos alimentados por otros teóricos europeos –todos de la línea del Movimiento Moderno de arquitectura, del cual Le Corbusier es digno representante–, planteó el Plan Piloto (o Plan Director), que proyectaba una ciudad con características inéditas: un Centro Cívico, cuyo modelo se reproduciría en los barrios; una red vial jerarquizada, base de la circulación y de las composiciones intermedias; nuevos parámetros de zonificación, e ideas de cómo integrar a la ciudad con la región circundante e incluso la distante.

El Plan Piloto, a cargo de Le Corbusier, serviría de base para el diseño del Plan Regulador, del cual eran responsables Sert y Wiener, y que profundizaba en los detalles de ejecución del Plan Director. Es decir, mientras que el Plan Piloto era el modelo, el Plan Regulador definía en detalle sus formas y especificaba sus sistemas estructurales.

A pesar de que los planteamientos de Le Corbusier para Bogotá no fueron cristalizados en su totalidad, su propuesta tuvo alto impacto en la ciudad porque impulsó el análisis técnico y metodológico de quienes se encargaron de la planeación urbana que vendría, además de convertirse en importante fundamento teórico para los círculos académicos de la arquitectura y el diseño en la ciudad. Fue, en últimas, un instrumento de desarrollo resultado del examen de las condiciones formales de la ciudad existente.

Le Corbusier moriría en 1965 en su sitio de recreo en el Mediterráneo francés, cuando haciendo caso omiso a las recomendaciones de su médico, se aventuró a nadar y después fue hallado muerto por unos pescadores, siendo en apariencia un ataque cardíaco el motivo de su defunción.

Exposición:

Le Corbusier en Bogotá. Plan Director 1947-1951: La ciudad
¿Dónde y cuándo?
Museo de Bogotá. (Cra 4 No. 10 – 18).
Del 21 de abril al 29 de junio de 2010.
Horario: De martes a viernes de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
Fines de semana y festivos de 10:00 a.m. a 5:00 p.m.
Teléfono: 3521865-3521864
Entrada gratis.

Fuente: Comunicaciones Instituto Distrital de Patrimonio Cultural

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.