Lindsay Lohan aburrida en la fiesta de Super Bowl

62 0

Lindsay Lohan se veía aburrida en las fiestas del Super Bowl y no era la única.

Sentada en un sillón de cuero blanco, a pocos metros del lugar donde se encontraba el pinchadiscos, saludó sin mucha emoción al actor Christian Slater y después volvió a mirar a su lata de Red Bull. En algún momento se acercó a hablar con su novia Samantha Ronson, que no le hizo mucho caso y volvió a mirar una lista de canciones en la fiesta de la revista ESPN.

Ese breve instante fue el acento de la más importante noche de fiestas en el año para el futbol estadounidense. Al parecer las estrellas no se han presentado en grandes cantidades en Tampa, donde los festejos anuales del Super Bowl han sido hasta ahora una desilusión mayor.

Sin duda las personas asiduas a los clubes nocturnos locales han disfrutado en esos sitios, pero las alfombras rojas sólo han contado con atletas desconocidos y estrellas de programas de realidad virtual, dejando a los admiradores decepcionados por la falta de concurrencia.

Sean “Diddy” Combs, Fergie, Jermaine Dupri y Mario López figuraban en la lista de invitados especiales de la fiesta de Maxim, una de las más anunciadas en la semana del Super Bowl, pero nunca llegaron.

Kim Kardashian, una de las anfitrionas de la fiesta Leather & Laces, llegó una hora después de las otras anfitrionas, Carmen Electra y Jenny McCarthy. Caminó por la alfombra roja con sus hermanas, y su madre, Kris Jenner, la entrevistó por un largo rato pues era la encargada de “cubrir” la fiesta para el sitio de internet de celebridades The Insider.

Kardashian llegó 20 minutos antes de su novio Reggie Bush, el corredor de los Saints de Nueva Orleans. Todo ocurrió por un problema de sastres, sus pantalones hechos a la medida resultaron demasiado cortos y tuvo problemas para encontrar otros. Bush pudo alcanzar a su novia para las fotos y dijo que le regaló una bolsa Louis Vuitton para remediar su retraso

Fuente: Esmas

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados