Son muchas las especulaciones en las que se ha visto envuelta la jóven artista y cantante. Se ha dicho de ella sobre su homosexualidad, su adicción a las drogas, sus interminables y enloquecedoras rumbas, la forma en que se viste y recientemente le critican el cambio de look tan radical al que se ha sometido.

Pues bien, algunos investigadores de la farándula, se pusieron en la tarea de buscar fotos de LiLo desde el año 2004, cuando la novel actriz estaba dejando de ser una de las consentidas de Disney y tomaba su camino hacia las grandes ligas de Hollywood.

Aunque la blonda chica dice haber dejado sus hábitos de rumba y estar lejos de las drogas o el alcohol, parece que ha surgido en ella una nueva adicción y es a las cirugías.

Es posible que no se haya sometido a una sola, pero su rostro demuestra un notable cambio a sus 25 años y una vida profesional por delante bastante larga, o al menos eso creen muchos. Sus cachetes no parecen los de siempre y ahora tiene un look muy parecido a los muñecos infantiles con caras redondas y abultados cachetes.

Sus labios también lucen diferentes y sus más recientes fotos y apariciones en TV no muestran a una saludable Lindsay, sino una agobiada por querer tener todo bajo control.

 

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados